martes, 25 de marzo de 2008

Huevos de pascua

El domingo, como todos los años, escondimos los huevos de Pascua para jugar a encontrarlos. Esta vez también participó Sofía, que cada vez está más viva e imita a su hermana en todo.
Ha sido una alegría verlas buscar y desarmar el salón en busca de los huevos de chocolate, abrirlos todos (aunque sea sólo para ver la sorpresita), comerse un trozo, guardar el papelito porque es bonito, armar el juguete que venía dentro, volverlos a esconder, volverlos a encontrar.


Jugamos a esto desde que la Pioja mayor tenía dos años. Le prometí un huevo por año... y claro, a los 5 años eran cinco huevos y ahora me ha tocado comprar 14! 12 para Valeria y 2 para Piojilla. Mientras buscaban los huevos Pioja mayor me preguntaba que si cuando tuviese 40 años también tendría 40 huevos... ya me veo comprándolos!


Tenemos chocolate para un año, pero seguramente durará sólo unos días... los niños son así.
La felicidad está hecha de estos momentos. Las amo.

jueves, 13 de marzo de 2008

la teta....

¿Qué es la justicia?

¿Cómo se enseña a un hijo lo que es la justicia?
¿Como explicarle que hay gente que va a la cárcel por robar una gallina y otros que roban millones se pasean libres por la calle?

¿Que las influencias lo son todo, que el dinero, y no la fe, mueve montañas y que el poder no lo tiene súperman?

¿Cómo explicar que la injustica no es el no poder comprar todo lo que uno quisiera, sino el que exista gente que no pueda tener lo indispensable?

Mi larvita/mariposa... A veces no tengo respuestas para todas sus preguntas e incluso me cuestiona cosas que jamás me había puesto a pensar.

Me asombra su madurez en unas cosas y me sorprende su ingenuidad en otras. Quiero que entienda lo que es la justicia, pero no sé como explicarle una teoría que parece hecha de nube porque la realidad es siempre diferente.

Igual es que hoy estoy triste y veo más gris el mundo...

domingo, 9 de marzo de 2008

De niña a mujer...

Ayer se celebró la Asamblea de El Parto es Nuestro y llevé a Valeria para que me ayudara. Como había mucha gente que no nos conocía "de cara", se sorprendían mucho cuando se enteraban de que Pioja mayor y yo somos mamá e hija.
Y los comentarios, ya se sabe: "Claro, es que te ves tan joven...."

A mí me halagaría si no fuera porque me doy cuenta de la realidad. No es que yo parezca joven... es que ella parece una mujer. Es una mujercita y a veces quisiera poder detener el tiempo y protegerla de todo lo malo, de todo lo que pueda oír, de todo lo que pueda ver, de todo lo que puedan hacerle, de todo lo que pueda decidir y que no sea del todo bueno para ella.

Verla enorme, hermosa y espigada me produce vértigo. Es un sensación ambivalente, mezcla de orgullo y miedo.

Qué difícil es ser mamá. Y una piensa que a medida que crezcan serán más independientes, existirán menos problemas y será más fácil.
Nada más lejos de la realidad. Es un camino cuesta arriba pero eso sí: un camino hermoso.

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...