lunes, 31 de octubre de 2011

¡Hasta el próximo año!

Para mi amiguísima, que sin estar
estuvo presente

Después de estos dos días maratonianos debería estar agotada... en vez de eso, siento una energía tan inmensa que tengo que compartir; un sentimiento de infinita alegría y de que estamos cambiando el mundo.

Este fin de semana El Parto es Nuestro ha celebrado su Asamblea Anual, con la participación de socias y socios de todos los puntos de España.
Ha sido un placer ver las caras conocidas, conocer caras nuevas y abrazar una y otra vez a cada mujer y su historia. Desde aquí pido disculpas a todas aquellas a las que miré con cara de pez antes de darme cuenta de quién era cada quien. Tengo un grave problema con la habilidad de recordar caras... soy incapaz de retenerlas (y sin embargo me puedo acordar de su teléfono y fecha de cumpleaños). Esto hace que me presenten 3 veces a una misma persona y aún así me cueste reconocerle. Por favor, aceptad mi disculpa por este despiste.

Recibí y di abrazos... tantos abrazos a todos... mis niveles de oxitocina estaban desbordados y tuve la emoción en el ojo durante los dos días enteros.
Resolvimos un montón de cosas importantes, se propusieron temas nuevos y dimos un par de vueltas sobre algunos temas antiguos que se solucionaron fácilmente.  Una asamblea en la que todo fue fluido y en la que se vio claramente un relevo generacional que me hizo sentir que ya no soy "nueva" y que todos estos años dentro de la Asociación han pasado rapidísimo.


Por primera vez no nos hemos reunido en círculo como cada año, porque era imposible encontrar un sitio para sentar a las 100 personas asistentes de esta manera. En vez de eso, hemos ocupado los espacios de la Ciudad Deportiva de Valdelasfuentes, un hermoso complejo deportivo en el que hemos estado comodísimas. Nos han cedido tres salas espaciosas: una para grupos locales, otra para la guardería y el auditorio para nuestra Asamblea.
Una gran alegría ha sido ver a tantos socios implicados. Hombres igual de emocionados que nosotros, igual de guerreros. Tomando la palabra, dando ideas, proponiendo cambios, haciéndose cargo de cosas.  Estamos avanzando por un buen camino y el recorrido hasta ahora ha sido fructífero y positivo.

He echado de menos a muchas socias antiguas que no han podido llegar por razones varias. Y algunas que fueron bajas en su momento... pero que siguen en el activismo aunque no formen oficialmente parte de la asociación.

También he renunciado a seguir siendo parte de la Junta Directiva. Ha sido un placer poder trabajar al lado de este equipo de currantas, y lo dejo porque creo que es mejor implicar a más gente para que el trabajo se divida más y mejor. Ello no significa que deje de trabajar para EPEN (seguiré con mis tareas de comunicación, blog, grupos de Madrid...)  sino que dejo de "figurar" en plantilla y paso a ser curranta de base. Eso nos permitirá tener una persona más en el equipo y a mí, la sensación de que estoy más liberada. A veces lo necesito.

Fui la última en irme. Me quedé sola en el auditorio que nos acogía. Ya sin mujeres dando la teta, sin niños, sin maridos... sin ese ruido de risas y emociones. Apagué el proyector y di una vuelta recogiendo las cositas olvidadas. Sintiendo que estoy en el lugar en el que tengo que estar y que esto me da la vida... que no podría dejarlo nunca. 

Y por fin la puerta se cierra... Suspiro ya con nostalgia ¡¡hasta el próximo año compañeras!!



jueves, 20 de octubre de 2011

Reunión en el cole

¡Vaya! llevo casi un mes sin escribir... y es que cuando tengo más actividad en otros campos, mi pobre blog lo nota y en seguida se queda abandonado...
Tengo muchas cosas que contar y mi idea es inundar de posts esta semana; lo lograré?  Empezaré haciendo un resumen de la reunión de padres en el cole de piojilla, pero en los días siguientes hablaré de conciliación, libros nuevos, puerperio, embarazo adolescente...

Pero hoy quiero contar la reunión. Allá vamos.


Estábamos citados a las seis, pero como los chiquillos salen a las cinco y el patio es tan agradable, desde esa hora nos juntamos varios padres a conversar mientras los niños jugaban.

Una profesora risueña nos recibe en el aula. Los padres tenemos contacto con ella a diario y la reunión de hoy es en realidad para contarnos las actividades previstas, las salidas, la forma de trabajar.

Me siento en la pequeña sillita, al lado de Papá Conejo y los demás papás y mamás que asistimos. La profe nos saluda y en el primer momento no atiendo nada... Es imposible no distraerse con tanta obra de arte pegada en la pared, pinturas y dibujos de maestros, hechas con deditos de cinco años. Busco sin querer (o queriendo?) los de mi Piojilla y los encuentro. Qué ilusión.

Durante la hora y pico que duró la reunión no hemos escuchado ni una sola vez la palabra ficha. El diálogo se me ha hecho corto... La profe ha empezado hablando sobre la filosofía del cole, constructivista y pedagogía activa, que acerca al niño a aquellos conocimientos que le interesan, sin forzar, sin imponer, a través de materiales concretos. Que el objetivo es que el niño desarrolle aquello que le gusta y utilice sus habilidades (únicas y especiales), busque sus propias soluciones para una misma meta y las sienta útiles. 

El cole de Piojilla no es una escuela libre, marca el camino a seguir, pero aún así, el aprendizaje es ameno y lo que verdaderamente importa es el esfuerzo, las formas de llevar a cabo la tarea, más que el resultado en sí. En un sitio para ser feliz.



La profe sigue: Nos habla sobre el acercamiento a la lecto-escritura. A esta edad, nos dice, empiezan a tener curiosidad por lo que "ponen" las cosas. Por eso, no silabeamos, no repetimos ni escribimos en un papel pa-pa-pa, ma-ma-ma. Eso no tiene sentido y conduce al aburrimiento absoluto. En vez de eso, el niño tiene la posibilidad de averiguar qué dice aquello que le llama la atención y principalmente aquello con lo que tiene contacto a diario. Palabras enteras, con significado para el pequeño investigador. Es un proceso mucho más lento, pero más divertido y sin contenidos vacíos.
Cada niño tiene un ritmo. Algunos reconocerán las letras al final del año, alguno leerá algo, otro no lo hará... o sólo sabrá copiar alguna letra. No os preocupéis si vuestro hijo no sabe ninguna. Aprenderá a leer tarde o temprano. Aquí todos sabemos leer, cierto?

(Al respecto, recuerdo que el año pasado le pregunté a la profe de 4 años ¿En este cole, a qué edad empiezan los niños a leer? y me contestó: Cuando están preparados. Me encantó esta respuesta)

Habló de la importancia de la autonomía, de dejar que el niño explore y sienta que puede tomar decisiones. En la clase (y desde muy pequeños) se nombran encargados para todo. Pequeños encargos como traer folios, averiguar el menú, traer la merienda de la tarde, dar un mensaje a otro profesor. Van de dos en dos y les hace sentir orgullosos y dignos de confianza. También de ser reponsable de sus acciones, empatizar con la emoción del otro y poder ponerse el en "lugar de".

El niño debe ser libre, lo cual no supone perder autoridad, pero si poner límites sensatos y servir de guía respetando sus ritmos, sus tiempos y su individualidad. Por cierto, dice: hemos puesto juegos nuevos en el patio de mayores (juegos de cuerdas, palos para subir, barras...) sé que os pone muy nerviosos verles trepar... -a mi incluída- pero, quiero repetir lo que dice el profe de Educación Física: Si el niño sube, es porque puede.

¿Y la estimulación? Estimular es no poner freno al interés del niño. Ofrecerle herramientas para satisfacer su curiosidad en cualquier ámbito. No significa forzar y desbordar de conocimientos y materiales con los que no se identifica o que no le parecen atractivos. Hay tanto estímulo visual innecesario que a veces se pierden, dejan de obsevar el detalle, lo sencillo y la capacidad de concentración no se ejercita -algo que es importante para el futuro- y luego pensamos que nuestros hijos son hiperactivos u otras etiquetas que hay hoy en día y que encasillan.

Habló de jugar, de las relaciones entre compañeros, de las salidas a mirar los árboles, las hojas, las frutas del mercado, el acercamiento al arte y la pintura (les encanta Miró!), del vivero... del dibujo libre, de los cuentos, de la asamblea... podría contar muchas más cosas, pero sólo quería dar una pincelada para recordarlo en el futuro, para compartir que otro tipo de educación es posible cuando hay vocación y compromiso y que no hacen falta grandes infraestructuras ni materiales de vanguardia para ser feliz y aprender.

Salgo de ahí pensando en que lo que pagamos es poco y que es una pena que no puedan ser así todos los coles; que esto sea un privilegio. Que hubiera querido abrazar a la profe (lo hice al día siguiente de todas formas) pero que había mucha gente intentando hacerlo y conversar con ella.  Busco a Piojilla - ¡son casi las siete de la tarde y lleva aquí desde las nueve!- y aparece con las mejillas coloradas, sudorosa y en mangas cortas. Le digo que nos vamos casa y me dice: Un ratito más!!!






Cinco

Mi pequeño. Mi dulce amor, bebé hecho de dulce y besos de azúcar. Cinco años que han volado y casi no puedo creerlo. Como si hubiera sido...