viernes, 16 de noviembre de 2012

Sustitutos del sexo



Hacer el amor es, casi en todos los casos, una experiencia grata. A veces más, a veces menos… pero en la teoría y en la práctica, el sexo gusta a la gran mayoría de la población (y si no, no seríamos tantos los humanos). Aporta cientos de cosas buenas a la salud física y mental. Es tan gustoso que incluso cuando hay enfermedades graves y contagiosas se puede leer en múltiples sitios la forma de tener relaciones sexuales seguras.

Si alguien nos dijera:

“Ufff a mí no me gusta. Me duele y no me siento bien cuando lo hago”  O: Me da asco todo lo que tenga que ver con ello. No puedo ni pensar en mantener una relación con alguien… puaj… Yo no practico el sexo ni me dejo tocar… que luego se cae todo y estéticamente queda fatal.

Pensaríamos que esa persona necesita ayuda. Porque lo normal –y lo habitual- es disfrutarlo. No se nos ocurriría decirle: No pasa nada, cómprate una muñeca hinchable y te apañas bien, que mi tío Fulanito lo hizo así y está muy contento.

No le diríamos: Ya… es que no todas las personas pueden. Algunos están condenados a no practicar sexo jamás…  Ni: Sí, hay gente que odia el sexo y tener asco/desagrado/inapetencia continua, es normal también…

Le recomendaríamos algún terapeuta, algún grupo. O quizá le daríamos algún consejillo por si nuestra experiencia le ayuda. Nos interesaríamos por la persona en cuestión… Pensaríamos que ¿A lo mejor necesita terapia psicológica? ¿Un sexólogo? ¿Una persona entendida que pueda ofrecerle recursos para resolverlo?

Pongámonos en el que caso de que busca esa ayuda.

Si la persona en cuestión busca ayuda en un médico o terapeuta, lo normal sería que éste intente dar con el problema, físico o emocional, que le impide disfrutar de la sexualidad plenamente. ¿Qué pensaríamos de aquel sanitario que en vez de ayudarle a resolver la situación le regalase un sustituto? Atención a esta escena:

Coma chocolate, hombre, deje de preocuparse que el sexo no es para todo el mundo. Vea una peli subidita, y siga el método "hágaselo usted mismo" que hay gente que nace así, sin la capacidad de amar al otro. Lo “natural” está muy bien, pero cuando se puede. Cuando no se puede, pues hay que tirar de otras cosas. Tome, una tarjetita de la tienda XXX. Encontrará lo que necesita en varios formatos: plástico, silicona… y si le sigue dando grima, apague la tele temprano y no piense más en ello. Cuando no se puede, no se puede.

Que rara sería esta situación. ¿No pensaríamos que le están tomando el pelo?  ¿No buscaríamos otra opción si fuese nuestro caso? ¿Una segunda opinión al menos?

Buscando sobre este tema en sitios de difusión masiva nada científicos (así tipo página enfemenino) para ver qué se cuece en otros mundos diferentes del mío, encontré un articulín y me ha gustado este párrafo que copio:

…algunas sienten dolor cada vez que realizan el acto sexual. En pleno siglo XXI, y dadas las posibilidades de tratamiento, ese sufrimiento es irracional. Sobre todo porque no sólo afecta al bienestar físico, sino a la relación de pareja y a la propia autoestima. 

He seguido buscando y resulta que en ninguna de estas páginas (y aclaro que no es información científica ni nada muy estudiado, sino que allí está al alcance de cualquiera) se aconsejan sustitutos, se menosprecia ese dolor o inapetencia ni se aconseja dejarlo estar. Al revés. Se dice que hay que buscar ayuda, que no es algo normal y que no hay que tener miedo ni pudor para encontrar soluciones al problema.

En ningún foro he encontrado que los que sienten dolor/inapetencia sexual continua se sientan ofendidos porque otros puedan y deseen practicar sexo.  La gente busca ayuda. Y otros aconsejan buscarla. Alguno habrá que decida la abstinencia porque sí, sin tener problemas… pero no he encontrado ninguno.

A los demás, ningún forero le dice a otro que se resigne o que aprenda a vivir sin ello. Que compre sustitutos o similares. El tema del sexo es suficientemente serio y conocido como para saber que lo normal es lo placentero. No hay guerra entre los que viven a plenitud el momento y quienes sufren o no lo desean.

Eso sí… si la persona de la que hablamos no tiene problema alguno –ni mental, ni físico, ni emocional, ni de dolor u otros, ni es cura o monja condenada al celibato- y elige la abstinencia sexual por decisión “propia e informada”… seguramente respetemos su postura, pero nos parecerá un perro verde.

Ahora bien. Pensemos en la lactancia materna. Lo normal es lo placentero. Lo normal es amamantar. Disfrutarlo y si se tienen problemas, buscar ayuda. Pero en cambio recibimos cientos de sustitutos. Nos dan pocos recursos para seguirlo intentando y nos cuentan experiencias funestas que se resolvieron fenomenal con un biberón. Hasta los ámbitos sanitarios… nos dicen que no pasa nada si no amamantamos. Nos ocultan los riesgos de las fórmulas artificiales. Nos apedrean en los foros si comentamos lo bien que nos va. Nos tachan de radicales si defendemos nuestro derecho a amamantar en cualquier sitio y lugar.

¿No os parece ridículo?

10 comentarios:

Cari dijo...

pues si ridiculo, creo que la comparacion no solo te sirve para la lactancia sino para cualquier acto sexual incluyendo el parto.

Silvia Durá dijo...

Muy buena entrada, Claudia. Así es, las personas que dicen que aborrecen dar de mamar, que lo detestan, que no pueden con ello, tienen un problema, y nadie les recomienda solucionarlo. Al contrario, se habla de respeto a la libertad de la madre de no dar de mamar y de dar biberón, nadie habla del respeto a la libertad del bebé de ser amamantado y ahí se acaba el asunto.

Háblame Bajito dijo...

Genial :)

Marta Gómez dijo...

Muy buena comparación... Da que pensar... No tenemos una cultura de lactancia (pero sí una cultura de sexo) y pueden darse esas circunstancias absurdas en la que la persona desea amamantar, pero nadie sabe ayudarla y acaban ofreciéndole sustitutos... :-( Gracias por aportar tu granito para cambiar eso!!

Anónimo dijo...

Cómo pueden comparar el acto sexual de una pareja, con el amamantamiento de una mujer hacia su hijo??!!

Lalita dijo...

Pues si...Pensaba en que lo compararias con el parto... Pero concuerdo con otra opinion en los comentarios, que se puede comparar con cualquier cosa referente a la sexualidad en general.
De todos modos, yo solo queria escribir para comentarte lo guapa que sales en la foto, chica!jeje

elena dijo...

Pues no me parece mal el comentario, pero se ha saltado una opción. ¿qué pasa si el problema es que mi pareja sólo quiere hacer en sitios públicos? ¿Es natural hacer el amor en sitios donde todos puedan verlo? que por si puesto no es loa misma pregunta que si amamantar o hacer el amor sea algo natural y que sea algo que que deba favorecerse. Un poco de rigurisidad, por favor.
Mamá con lactancia prolongada

Pitima Alvarez dijo...

Esto mismo lo comentamos en mi blog hace ya tiempo, y yo hice la misma comparación.
En seguida te dicen que quieres imponer tu verdad, que eres inflexible y que no aceptas la opción elegida por otras madres.
Es una pena, pero así es.
A la gente le escandaliza que se comparen tales cosas, como si no fueran ambos actos sexuales, estricta y rigurosamente hablando.

Falta mucho para concienciar y convencer. Las soluciones absurdas están al orden del día en esta sociedad inmadura y civilizada que tenemos montada.

Un saludo.
Muy buen post.

ESTHER dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vicky dijo...

Muy buena la comparación, el tema de la lactancia puesto solo al final da un efecto sorpresa que haría reflexionar hasta a los que no tienen nuestra misma opinión...lo triste en todo caso es que una mujer pierda esta experiencia tan integral y tan "placentera" a causa de la cultura en la que vivimos, no todas tenemos la suerte y la oportunidad de recibir información alternativa a lo habitual (tristemente lo artificial es hoy lo habitual...), estoy de acuerdo hay que seguir concienciando y difundiendo!