Y de repente adiós…

última salida, último día.  Aquel 31 de julio a las 11 de la mañana, llamé desesperada a Lola, la directora, porque no teníamos cole....