miércoles, 24 de diciembre de 2008

Feliz Navidad!!!

Queremos compartir con todos este resumen de 2008.
¡¡Un gran abrazo y cariñosos deseos de la Familia Conejo - Piojo!!


¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO!

viernes, 19 de diciembre de 2008

Una mudanza y dos hasta pronto


Estos días han sido frenéticos. Hace poco vimos un piso que estaban reformando. Nos gustó mucho y no estaba mal de precio así que decidimos volver a cambiar de maceta. Nos habían dicho que nos lo entregaban el 1 de diciembre pero hasta el 10 no había miras. Papá Conejo se iba de viaje el 13, así que tuvimos que empaquetar todo en un plis y en una verdadera operación hormiga, tener todo listo y meterlo en un piso a medio hacer.

Ahora mismo tengo cajas, cajitas y cajones sembrados en el pasillo y el mayor desorden que uno pueda imaginar. Por no encontrar, todavía no me he encontrado ni a mi misma; hay olor a pintura fresca, estamos sin gas y sin puertas en los armarios de la cocina. Un caos.

Como siempre, Papá Conejo no desesperó. Él en persona trasladó prácticamente todo y con la ayuda de mi papá montaron todo lo que podía montarse. Contra reloj y agotados, veíamos que no acabábamos nunca y que ni siquiera teníamos hecha su maleta, no habíamos comprado ningún regalito para llevar... no habíamos tenido tiempo de mimarnos ante la ausencia inminente.

No sé cómo, pero finalmente lo logramos y ya estamos en la casita nueva. Sofía al principio pedía irse a casa, pero en los últimos tres días ya ha hecho suya ésta y ha sembrado sus juguetes por todos los rincones que ha podido. Más que una casa, poco a poco va impregnándose de olor a hogar. Todavía no hemos montado el árbol de Navidad. Tengo que buscarlo.

Pero además de mudanza, hemos tenido dos hasta pronto. Por un lado, la pioja mayor que se fue de viaje a Andorra con su cole y que ha estado toda la semana fuera aprendiendo a esquiar. Por otro, Papá Conejo, que se fue a Bolivia para quedarse hasta mediados de enero.

Los preparativos del viaje de Valeria han sido de locos. Hemos metido en la maleta todo lo que habíamos comprado para el esquí y resulta que nos hemos dejado los gorros fuera. Me he dado cuenta ordenando las cosas de su habitación y encontrarme con los gorros escondidos. Pobre Vale… con la cabeza fría se le habrán ido las ideas.

He estado en contacto con ella toda la semana. Se la está pasando estupendamente y eso que se ha caído más en estos días que en toda su vida junta. Vuelve hoy por la noche y no puedo más de ganas de verla. No hay fotos porque también se olvidó llevar la cámara.

El viaje de Papá Conejo es un tema aparte. Un mes entero sin mi amor… estoy tan triste sin él, que con cualquier cosita lloro. Estaremos sin Hugo estas fiestas y se me hace eterno. Cuento los días para volver a verle como si tuviera quince años… es inevitable.
Hoy cumple 33 años y estamos tan lejos! Cómo quisiera abrazarle y cantarle el cumpleaños feliz!
Mi vida: pásatelo bien y disfruta mucho tu día. Te amamos.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Educar a una adolescente

Papá Conejo y yo tenemos un poquito de cada. Por un lado, pasamos las rabietas de los dos años y por otro, enfrentamos la difícil tarea de criar a una adolescente. Como de adolescentes no tenemos mucha idea y vamos improvisando sobre la marcha, leemos todo aquello que nos interesa sobre el tema y que parece rescatable.

Nos encontramos con muchos escritos cuyo mejor mensaje es "doma a tu hijo y serás feliz", pero también con valiosos artículos que nos hacen reflexionar, intercambiar ideas y ponerlas a debate. Tenemos una pequeña "escuela de padres" montada en casa: Papá Conejo y una servidora somos alumnos de todos estos gurús virtuales y hoy me gustaría compartir con todos este artículo de uno de los favoritos: Bernabé Tierno.

Llevo el papelito en el bolso - una fotocopia muy subrayada y leída- y me obligo a repasarlo cada vez que puedo...

Educar a un adolescente
BERNABÉ TIERNO 14 de septiembre de 2007

- Lo primero que hay que tener en cuenta es que estamos ante un ser frágil, muy sensible e inseguro, bastante desconcertante y con poca capacidad para controlarse y para resistir a las frustraciones. No le critique, ni le agobies. Intenta siempre el diálogo y las buenas maneras, sin perder la firmeza.

- Jamás te tomes sus palabras y actitudes como algo personal. Está afirmando su personalidad y por eso tiene esas expresiones de “fuerza” o de displicencia. Es sólo una pose. No te importe reconocer tus propios errores ante el adolescente para que te vea cercano y él reconozca también sus fallos y limitaciones.

- Déjale hablar, escúchale atentamente y por favor, no le juzgues ni condenes y mucho menos le descalifiques. Transmítele lo que piensas y confía siempre en sus capacidades y en su cordura y sensatez. Dile que sabes que es capaz de aprender de sus errores.

- Si tienes que corregirle en algo hazlo siempre después de haberle reconocido algún mérito o cualidad. Confía en su capacidad para corregirse y dile que tú, como cualquier persona, también te equivocas.

- Enséñale a establecerse límites a sí mismo, desde el ejemplo claro de cómo tú te estableces tus propios límites.

- Utiliza siempre su experiencia, su opinión y su criterio como punto de partida y dile en qué aspectos estás más de acuerdo con él. Después le razonas tus propias ideas, pero sin dogmatismos ni imposiciones.

- Si compartes con él tus vivencias pasadas, cuando eras adolescente como él, tus fallos, tus temores, tus éxitos, tus dudas, tus crisis y aventuras, lo más probable es que él también lo haga y establezcáis una estupenda relación padre-hijo.

- Dile que te encanta que tenga su mundo, sus secretos y sus amigos y que comparta contigo y con su madre lo que le parezca oportuno. Respeta siempre su intimidad.

- Los padres y educadores con autocontrol, cercanos, sensibles, responsables y disciplinados son el mejor y más práctico referente para el adolescente. Mostrarnos ante él como humanos, imperfectos y con limitaciones, le tranquiliza y le ayuda a crecer interiormente como persona.
Ilustraciones: Valeria Varita, de Ema Thompson.

martes, 2 de diciembre de 2008

Mírale las manos...


Hay días que las rabietas de la pequeña me superan y llego a dudar de todo lo leído, de todo en lo que creo. Hay días en los que me cuesta mucho hacer el ejercicio diario de paciencia que dicen los autores... cuando estás cansada, has tenido un día horrible y llegas a casa y te espera más....

Se me juntan las palabras, la impotencia y la lágrima en un solo tiempo y quisiera gritar como una loca, huir o tirarme por la ventana.


Por eso, el consejito que me dio mi buena amiga Maximoto, de mi grupo Las Ocho Grandes, y que a su vez le fue dado por Andorra -otra mamá amiga-, ha sido emocionalmente demoledor.

"cuando te sientas así, cuando veas que o te tiras a las vías del tren o te desquicias... cuando sientas que ya no puedes más, antes de gritar o de perder el control: mírale las manos.

Cuando veas lo pequeñitas que son te darás cuenta de lo pequeña que es, de lo poquito que basta para hacerle daño."

Este ejercicio de mirarle las manos, las manitas pequeñas de niña de 2 años, ha sido más radical que cualquier capítulo de los libros que leo. Me ha desarmado completamente.

Pero además, después de verle las manitas no puedo evitar abrazarla y sentir que la apretujo con todo mi corazón... y amarla hasta el infinito. Porque ella, es mi hijita... mi chiquitina.

No quiero hacerle daño jamás...

jueves, 27 de noviembre de 2008

Asamblea EPENERA - ¡El parto es nuestro!


El sábado anterior, en una jornada "maratoniana" (como dirían en la tele) se realizó la Asamblea Extraordinaria de El Parto es Nuestro. Estuvieron mis ídolas: Ibone, Fran, Ana Polo, Isabel, Azu, Choni, las Martas, Ángela... mujeres tan valiosas que por eso es que no hay dos. Y sentirme cerca de ellas, y ser participe de esto tan grande que están logrando, compartir la comida, las risas y sentir todos los achuchones, besos y caricias... me hace fuerte. Faltaron otras caras queridas, pude ver otras más nuevas pero igualmente apreciadas. Recuerdo a Gabriella, Sonia, Ana Espino, Estela, Stella, María José, Miri, Diana.... podría seguir, pero entonces pero me quedaría alguna sin nombrar y todas son maravillosas.
Helena Eyimi, tan dulce, vino a decirme que estaba feliz de escucharme (me sonrojo!! Si es ella la que da paz!) y recibí tantos abrazos y tantas palabras bonitas que no puedo acordarme de todas; las llevo en el corazón.

La Asamblea nos reunió, nos unió, nos fundió en un sólo abrazo. Salieron propuestas interesantísimas, debatimos, preguntamos. Nos hacía tanta falta poner voz a los sentimientos que alguna lágrima brotó.

Luego la cenita en casa de Stella, con tantas cosas ricas que no pude con todo. Desde aquí mi agradecimiento a la anfitriona por ofrecer tan generosamente tan bello hogar y cocinar tan rico. No hubieramos podido cenar mejor en otro sitio.

Me emociona el resultado obtenido y tanta ilusión que queda. Hay tantos proyectos por hacer y faltan tantas manos! Desde aquí animo a la participación masiva y al ímpetu desmedido, a que emprendamos la tarea que más nos guste y seamos activas del cambio.

Hace poco parecía que "algo que se movía". Hoy puedo dar fe, ya que lo vivo en primera fila, de que no sólo se mueve, sino que va con marcha.
Con la misma marcha de estas mujeres increíbles.

¡¡Chicas, cuánto habéis logrado!! ¡¡Miles de gracias!!



:-)

jueves, 20 de noviembre de 2008

Día internacional del niño

Mientras yo escribo esto, en otras latitudes miles de niños y niñas pasan hambre, frío y están expuestos a la violencia de la guerra, del abandono, del desamparo.


Miles de niños, ahora mismo, son parte importante de grandes multinacionales bajo el trabajo esclavo de la maquila. El engranaje imprescindible de la gran cadena de consumo en la que se invierten cuatro duros y se ganan millones.
Otros tantos son entrenados para matar cuando todavía no se han hecho hombres o mujeres; niños con armas, que matan sin saber bien por qué.

Y otros más, sin importar el sitio en el mundo, que son abusados sexualmente siendo pequeños… aguantando durante años el poder del adulto que le utiliza para satisfacer sus bajas necesidades.
Hoy se celebra el Día Internacional del Niño, conmemorando el aniversario de la Declaración de los Derechos del Niño (que data de 1959), y desde la que poco o nada hemos avanzado hasta ahora. Seguimos aceptando en silencio el dolor de todos estos niños anónimos, sintiéndolos ajenos y lejanos. Tapando el sol con un dedo.

Demás está decir que nuestros hijos son privilegiados. Que para empezar, nos tienen; que ya es mucho. Que tienen acceso a la educación y a la salud de manera automática, que nos les falta un techo ni la comida diaria. Nuestros hijos son niños que tardarán mucho en comprender el significado de la palabra injusticia, porque es difícil darle sentido a algo que no viven. Asistirán al colegio con cierto hastío porque para ellos no es un privilegio aprender, sino una obligación. Podrán elegir el color de su ropa y el juguete más bonito…

Hoy, Día Internacional de la Infancia, me siento triste por todo aquello que no hago, por nuestras preocupaciones simplistas y nuestros problemas de risa. Me siento culpable por sentirme “pobre” en aquellas vacaciones que no tuve y por aquel capricho que no compré. Me siento mal por pensar que no puedo cambiar las cosas y que me cueste tanto hacerlo…
Miro a mis hijas jugar, darse besos y reír, ajenas a mis pensamientos y agacho la cabeza. Quiero criarlas con conciencia; con la certeza de que el prójimo existe y de que es un niño, como ellas. Quiero que crezcan sin hacer diferencias; que sepan que, en el país del que yo vengo, los niños hacen los deberes con pedacitos de lápiz y la luz de una vela. Que caminan durante kilómetros para ir al cole y se forran de periódicos para no tener frío…

En ocasiones como ésta la maternidad duele. Me duelen mis hijos, aquellas dos que nacieron y los que no vieron la luz; los de esas miles de madres que han perdido los suyos, que los tienen sufriendo hambruna y miseria, explotación y olvido. Quisiera poder arroparlos a todos y darles mi corazón… y no puedo. Lloro.
:-(
Foto. BBC
Pegar es otra forma de desprotegerles. Aquí os dejo un vídeo-campaña contra el castigo físico.

domingo, 16 de noviembre de 2008

La Red Canguro ha nacido!!

Llevar a los hijos en brazos es una hermosa y antiquísima práctica universal. Padres y madres de todo el mundo llevan a sus pequeños, les arrullan, les acunan, les dan calor y vida mientras les mecen. Tal vez por eso, hace un tiempo, a un grupo de mamis soñadoras se le ocurrió la idea de crear una Red de otras mamás canguro (y papás) que disfrutan de llevar a sus hijos cerca del corazón.

Esa idea tomó vida hoy: Coincidiendo con la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, estas mamás -llegadas de distintos puntos de España- se han reunido para, de manera oficial, constituir la Asociación Red Canguro.

Sus objetivos son, especialmente, fomentar el uso de portabebés y llevar ayuda a quien esté interesado en seguir manteniendo esta tradición. Pero además, sus actividades se extenderán a la formación, la recolección y creación de material en español y el trabajo en relación con otras asociaciones que fomenten la crianza respetuosa.

Para celebrar la semana, la Red organizó una quedada simultánea de papás y mamás canguro en toda España. Particularmente, en Madrid, los festejos incluyeron una marcha por las calles de la capital, un desfile de modelos y modelitos, una rifa con estupendos premios, una exposición de fotos, el establecimiento de mesas de ayuda personalizada en los diferentes portabebés y por supuesto, la presentación oficial de la Red Canguro.

Ha sido un gusto compartir el día con tan maravillosas mujeres, enfundadas en trapos coloridos y diversos, viéndolas trabajar y divertirse, sin dejar por un momento de compartir cada segundo con sus hijitos colgados al cuerpo.

Por eso brindo por vosotras, queridas amigas. Por vuestro sueño hecho realidad y por la larga vida de esta nuestra Red. Gracias por tanto cariño en esta aventura que emprendéis. Salud!

:-)

Algunos medios se han hecho portavoces de este nacimiento:






miércoles, 5 de noviembre de 2008

El poder de la esperanza

Mi hija mayor no comprende mi emoción de hoy. No entiende que vea una y otra vez los noticieros del día que hablan de las elecciones presidenciales de un país lejano.
Obama ha ganado. Esta mañana me he levantado con la noticia en la tele, un gran orador dando las gracias por el apoyo y las imágenes de gente que lloraba emocionada porque, independientemente de cómo sea en el futuro su desempeño como presidente, su victoria representa el triunfo de la ilusión.

Un negro en la casa blanca. Hace unos años podría haber parecido ciencia ficción, impensable, imposible y ahora ahí está. Ha ganado y es una victoria para todos. Lo que empezó siendo un sueño de libertad, cuando Lincoln abolió la esclavitud, hoy es posible. ¡Cuánta sangre se ha derramado para llegar a materializar este sueño! De cierta forma, me alegra de que a mi hijita le parezca lo más normal del mundo que un negro haya llegado hasta allí. Quiere decir que algo, aunque sea minúsculo, está cambiando.

Me es inevitable recordar el bellísimo discurso de Martin Luther King Jr., I have a dream, en aquellos años, todavía tan cercanos, cuando la negritud se castigaba con la separación, el repudio y la violencia. Aún sucede y estamos lejos de ese sueño hermoso... pero quiero pensar que esto es un síntoma y que el hecho de que el país más poderoso del mundo tenga un presidente negro, sea una señal de que sopla un viento de cambio.

Como éste no es un blog político ni mucho menos, dedico este post a Michelle, la compañera de Obama y madre de sus hijas. Él mismo la nombra como "su roca" y artífice de su triunfo en esta carrera. Se ha dirigido a ella así: Yo no estaría aquí si no fuera por el infatigable apoyo de mi mejor amiga, mi compañera en estos 16 años.

A ella ya le habían entrevistado antes. Me ha gustado en especial esta respuesta, cuando le preguntaron cómo se veía como futura primera dama: "Mi principal trabajo seguirá siendo, con toda honestidad, el de madre. ...mi prioridad son mis hijas". “Mi familia para mí es lo primero porque si no podemos criar a nuestros hijos y darles una vida saludable, ¿cómo podrían los ciudadanos confiar en nosotros?”

Porque no hay que olvidar que las cosas nunca suceden solas y que detrás del triunfo de una persona, está siempre el apoyo, el respaldo y el amor de otra. Que nada es coincidencia, que está detrás el círculo que le rodea, el lazo que se llama familia y la voluntad y la perseverancia de llegar hasta donde nos permitan nuestros sueños.

Quizá con todo esto que escribo puedo parecer ilusa. Se que hay también mucha ambición, que el poder es una droga que encandila. Que deben existir miles de intereses creados. Pero... ¿No es maravilloso poder emocionarse con la esperanza? ¿No ese el verdadero poder que cambia el mundo? Hoy se ha demostrado que sí.

Vídeo resumen de I have a dream
Foto de Dailymail UK.

martes, 21 de octubre de 2008

domingo, 19 de octubre de 2008

Mi Papá…




En la foto:
mi papá, hace 31 años, y yo,
criada con apego.




¡No he podido articular palabra y tenía tantas cosas que decir! Había preparado un discursito para la ocasión y se me ha quedado atragantado porque de repente todo me ha parecido poco.

Solo he atinado a abrazarte y decirte lo mucho que te quiero y te he visto emocionado, con la lágrima en el rabito del ojo; siempre ahí, comprometido, humano... padre.

Aún ahora, me cuesta escribir sin que se me escapen las lágrimas porque pensar en ti me hace recordar, irremediablemente, estos 32 años con el honor de ser tu hija. Recuerdo el olor de los almendros cuando me llevabas con la bici, la placita de Chueca y nuestro Renault, tu vuelta a casa después del trabajo y mis gritos de alegría: ¿Qué me has traído papaaá??? Recuerdo los regalos de las Navidades, cuando siempre atinabas a comprar lo que yo anhelaba, los deberes sentadita a tu lado, mis primeras fiestas y tu cara seria cuando me recogías de la disco. Recuerdo tu fortaleza en horas difíciles, acompañarme orgulloso en la graduación del cole, tu mirada y tu apoyo cuando te anuncié que serías abuelo… tu cariño inmenso a ese pedazo de mi ser, el aplauso sincero cada vez que yo hacía algo bien.

Vuelvo atrás y te escucho contando las historias de tu pueblo, tocando la guitarra y animándome a cantar; tomando una canela fría y el “caballo viejo” sonando de fondo; tus días de catedrático en la universidad y tus salidas de noche para atender partos y ayudar a llegar al mundo a niños que nacían en Noche Buena.

Con más de medio siglo decidiste que te ibas a donde fueran tus hijos. A empezar de nuevo, dejando amigos, casa y familiares; sin que importe nada, porque tienes claro que en la vida no hay nada más importante que estar juntos y tener salud. Gracias por esa lección de coraje. Yo no sé si sería tan valiente…

Ahora soy una mujer, ya no tenemos tantas cosas en común, o quizá tenemos muchas – como dice mamá – y por eso a veces ni tu ni yo damos nuestro brazo a torcer. Tengo tu terquedad y tu perseverancia; quisiera tener tu sabiduría y tu valor de decir lo que piensas sin miedos. Te veo joven y guapo, porque pasar la barrera de los 60 es la plena juventud. Tengo la dicha de tenerte así, sin que te pasen los años. Pero pasan.

Papito, no te lo digo cada día y debería. Te adoro. Ruego porque Dios te dé vida y salud para tenerte con nosotros muchos años. Eres un hombre ejemplar, un padre como ninguno. Tu espíritu, tu honestidad y tu entereza han sido siempre el modelo a seguir en mi vida. Gracias por criarme con los pies sobre la tierra, pero sobre todo gracias por ser mi papá.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Semana Internacional de la Crianza en Brazos

Nota de prensa
Celebrando llevar a nuestros hijos
Del 12 al 18 de noviembre de 2008


No existe nada más dulce para una madre que el tener a un hijo en brazos, sentir su calor, su olor y estar en estrecho contacto. Tal vez por esa razón, y desde hace siglos, mujeres de todo el mundo han llevado a su hijos en los más variados tejidos, incorporando esta tradición a su propio legado cultural y transmitiendo por generaciones tan bella práctica.

Por esta razón, la Red Canguro, y junto a ella varias organizaciones sin fines lucrativos de todo el mundo, dedicadas al mismo objetivo, festejarán del 12 al 18 de noviembre la Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2008 bajo el lema: Celebrando llevar a nuestros hijos.
Durante estos días, se celebrarán, promoverán y explicarán los beneficios de llevar a los hijos en portabebés; se realizarán charlas, presentaciones locales de la Red, desfiles y exposiciones sobre la crianza en brazos con el objetivo de hacer partícipes a padres y madres interesados en el tema y promover entre el público general el uso de portabebés.

En España, el 15 de noviembre se realizará un encuentro de ámbito nacional en Madrid para reunir a “papás y mamás por el uso de portabebés”, en el que podrán participar todas las familias que se identifiquen con los objetivos de la Red Canguro. Así mismo, en diferentes zonas geográficas donde la Red Canguro tiene representación, se celebrará esta Semana Internacional de la Crianza en Brazos con otros encuentros a nivel local y provincial.
Para mayor información se puede contactar con la Red Canguro a través de su página web: http://www.redcanguro.org/ , en el email de contacto: redcanguro@gmail.com o en el teléfono 606 420 529 (Nohemí)


La Red Canguro está compuesta por mamás y papás de toda España
con el objetivo de promover el uso de portabebés
y compartir experiencias con otros padres que apoyen la crianza en brazos.

martes, 14 de octubre de 2008

Celebrando en España la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2008

Apoyo a la madre, construyendo el éxito

La “verdadera” semana se celebra en agosto, pero como en España no es buen mes porque estamos todos de vacaciones, se suele festejar en octubre. Participan todos los grupos de apoyo, los hospitales amigos de los niños, los no tan amigos pero en vías de serlo, profesionales comprometidos, mamás que dan teta, mamás que dieron, mamás que tienen amigas que dan teta, las participantes de distintos foros de crianza, lactancia y afines… todas ellas con sus respectivas parejas, amig@s, vecin@s, abuelit@s, suegr@s. En fin, todo el que quiera y se sienta identificado con el tema.

Barcelona, veterana en estas celebraciones, reunió casi 500 mujeres apoyando la lactancia; repartieron globos, bailaron y cantaron. Se sumaron prácticamente todas las comunidades y se realizaron “tetadas” simultáneas en muchas ciudades de España

En Multilacta también hemos celebrado la semana Mundial de la Lactancia Materna con varias actividades:

• El 5 de octubre tuvimos nuestra propia fiesta en el Parque Berlín y a pesar de no haber hecho prácticamente ninguna convocatoria, reunimos unas 20 mamás con hijitos de todos los tamaños y muchos papás que se sumaron al festejo. Estuvieron (quien sabe cómo se enteraron!) los de TVE y el diario 20 minutos.
• Leímos el manifiesto de la Semana, que tenía como lema este año: Apoyo a la Madre: Construyendo el éxito
• Inauguramos la exposición Arteta, con muchas obras enviadas desde todos los puntos de Madrid que colgaremos pronto en nuestra WEB.
• Tenemos prevista la realización del taller de Portabebés y Lactancia, todo ventajas en el Centro Cívico El Cerro.
También participaremos en las actividades de la semana de la lactancia del Hospital 12 de octubre y a las que organiza el Área de Salud 11, festejos a los que hemos sido invitadas (ver folletito).

Y bueno; un año más en los que hemos podido reunirnos y celebrar… esperamos con ilusión el 2009, en el que seguramente seremos más y estaremos más concienciados en la importancia de la lactancia materna como un bien propio de la sociedad, que aporta beneficios a madres e hijos pero que principalmente se constituye como un pilar del desarrollo sostenible y la prevención en salud. Brindemos!!

Una foto de la fiesta en Madrid donde se ve a nuestra Marina y su hijita.
Enfermera dedicada al parto sin temor, acompañante de mamás, monitora de lactancia, experta en homeopatía, socia de Multilacta pero sobre todo: amiga querida.


domingo, 5 de octubre de 2008

Los niños aprenden lo que viven

(para poder ver y oír el vídeo, quita antes la música del blog, al final de la página. Hay que darle al cuadradito de "Stop")

Este vídeo me hace llorar y reflexionar mucho. ¿Cuántas veces hacemos, decimos, obramos, callamos, gritamos sin darnos cuenta de que nuestros hijos están con nosotros? Muchas veces me han preguntado cuál es el límite que debemos poner a nuestros hijos. La respuesta es ninguno.
El único límite es el ejemplo.



Una bonita lectura para después de verlo es ésta:

Los niños aprenden lo que viven
D.NOLTE.

Si un niño vive criticado.
Aprenderá a condenar

Si un niño vive con hostilidad.
Aprenderá a pelear.

Si un niño vive avergonzado
Aprenderá a sentirse culpable.

Si un niño vive alabado
Aprenderá a apreciar.

Si un niño vive con honradez
Aprenderá a ser justo.

Si un niño vive con seguridad
Aprenderá que es fe.

Si un niño vive con aprobación
Aprenderá a quererse a si mismo.

Si un niño vive con cariño y amistad
Aprenderá a encontrar amor en el mundo.

jueves, 2 de octubre de 2008

Encuentro de Grupos Pro-teta :-)

V Congreso Fedalma - Zaragoza
Lactancia Materna, por un desarrollo sostenible

Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.
Eduardo Galeano
Me hace mucha gracia el nombre con el que mi hermana, con todo el cariño del mundo, ha bautizado a los grupos de apoyo a la lactancia. Mamás Activistas Pro-teta, nos llama. Y siento que pertenezco a un movimiento de esos que va a revolucionar el mundo.

Pues bien, el último fin de semana tuve la oportunidad de encontrarme con grupos de apoyo de todos los rincones de España y disfrutar de dos jornadas maratonianas de conferencias brillantes, nuevos datos, comparativas, mesas redondas y un sinfín de recursos. El encuentro estuvo organizado por FEDALMA y tuvo como anfitrión a Lactaria, de Zaragoza. La cita en lila la comentó Sofía Bagués, presidenta del grupo anfitrión. Me encantó.

Un par de días que dieron mucho de sí, con ponentes como Carlos González, Jesús Martín (Coordinador Nacional de la IHAN), Jose Mª Paricio (Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Marina Alta), Neus Querol, Juan Jose Lasarte, Ana Morales, Concepción de Alba... todo un lujo.
Tuve la suerte de compartir habitación y viaje con mi buena amiga y Presidenta de Multilacta, Gema Cárcamo, que tengo que decir: es toda una referencia en el mundo de la lactancia con múltiples. Le conocen todos; le saludan todos. También nos acompañaron María José, Zoila (ya hemos decidido que nos vamos juntas a todos los viajes) y Fina. De Madrid, muchas caras conocidas y otras tantas de otros puntos de España; extrañé a Helena Herrero de Asturias, me hubiera encantado abrazarla.

Las conferencias estuvieron a la altura de sus expositores; Jesús nos hizo la promesa de trabajar codo a codo con los grupos de apoyo; las nuevas propuestas que ha transmitido la IHAN para impulsar el tema de la lactancia son magníficas! Mucha formación, acreditaciones, impulso a los grupos y las monitoras. Carlos González nos habló sobre la leche artificial y su composición, los peligros de las hierbitas e infusiones que hay en el mercado, lo camuflados que pueden ser algunos productos bio; todo con el tono gracioso que le caracteriza.

De la voz de José Lasarte escuchamos cuáles son los momentos en los que un bebé necesita tener suplementos; gráficas, valoraciones de peso y signos que debemos tomar en cuenta antes de administrarlos. Además, hizo un análisis sobre la relactación y las posibilidades de éxito en diferentes casos.

Ana Morales nos presentó un vídeo - de alguna forma tengo que conseguirlo porque no tiene desperdicio - sobre los artilugios que las casas comerciales nos hacen "necesitar" para dar el pecho. Se han inventado tantas cosas que yo no sé cómo hemos podido amamantar durante siglos a nuestros hijos sin tanto cacharro. El vídeo, divertidísimo, muestra a una mamá que antes de poner al bebé a la teti cumple un ritual casi litúrgico.

Concha, también de una forma muy expresiva y gráfica, habló sobre los bancos de leche materna, sus propósitos, sus ventajas y los posibles riesgos que pueden suponer el que estos objetivos no se cumplan. El Dr. Paricio explicó, de forma brillante y amena, por qué los protocolos de atención a los recién nacidos sanos son obsoletos y poco útiles. Resumió su charla explicando que todo lo que un bebé necesita para estar bien es el amor de su madre.

En otra charla, el mismo doctor nos explicó junto a Pilar Paniagua el costo de no amamantar: los costes económicos, en salud y medioambientales. Es increíble la cantidad de industrias que hay detrás de cada lata de leche.
La técnica de agarre espontáneo, contada por Neus, fue reveladora y la puse en práctica ese mismo domingo con una mamá que necesitaba ayuda. Fue un éxito.

Otra conferencia interesante fue la de Derechos de la madre durante el periodo de embarazo y lactancia. Me hubiera gustado profundizar más en el tema porque creo que la parte legal es importantísima para poder jugar todas nuestras fichas de manera justa; duró poco pero dejó mucha sustancia y suficiente interés para seguir investigando. Por cierto, hay vientos de cambio y las nuevas propuestas europeas anhelan las 18 semanas de baja maternal.

Han sido dos días magníficos en los que extrañé muchísimo a las piojas. Terminé escapando antes de la clausura para poder verlas un poquito antes y ya no me quedé a la Asamblea General.
La organización dejó el listón alto para las próximas anfitrionas, ABAM, en Palma de Mallorca el 2009. Las de 2010 seremos las madrileñas de Multilacta y ya estamos pensando en todas las cosas bonitas que queremos ofrecer…
.
Foto: Aquí estoy con Carlos González (en la foto salimos más, pero sin autorización expresa sólo me atrevo a publicar "mi parte"). Le había visto varias veces en persona, pero esta vez no he podido evitar emocionarme y me he presentado a mi misma, ruborizada y con ojos brillosos; como si fuera un cantante pelilargo y yo una quinceañera. Yo le veo parecido al Quijote y se escuchan perros ladrar. Señal de que caminamos, no? :-)
.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Papás involucrados y de los otros

El otro día, en una charla que di en un Centro de Salud, un papá me replicó un poco airado el porqué las monitoras de estos grupos de madres (sea lactancia, crianza o temas afines) nos dirigíamos con énfasis a las mamás y dejábamos a los papás de lado. Que parecía que restábamos importancia a su papel o que simplemente no jugaban ninguno.


Le contesté que no. No es esa nuestra pretensión. Que el papel que juega el padre es igual de importante, aunque los cambios físicos y emocionales los viva de otra manera. El embarazo, el parto y la lactancia son cosas inherentes a Mamá de forma natural, pero no por ello Papá está en un segundo plano. Es una ficha clave; es la mano que sostiene a la Mamá que nace en el momento del parto; es el apoyo emocional de su mujer en la transición/metamorfosis, el referente de fortaleza en ese momento de bajón hormonal que nos afecta a todas y que nos hace soltar esas lágrimas extrañas (y casi siempre incomprendidas); la voz de ánimo cuando una lactancia se dificulta, el guardián de la casa ante las visitas pesadas, el relevo de las noches de cólicos y llanto interminable a dúo, la otra piel que quiere sentir el bebé cuando su madre no está.
Un papá puede hacer muchas cosas; la diferencia fundamental entre Papá y Mamá, es que papá puede no querer hacerlas. Es decir, para que no se malinterprete: Mamá no tiene opción, se embaraza, pare, da la teta. A veces es agotador y quisiéramos huir; pero es mucho más difícil escapar aunque tengamos ganas.

Papá tiene en ese sentido las cosas más fáciles. Vuelve al trabajo enseguida, su vida no cambia mucho, su mundo sigue siendo igual cuando atraviesa la puerta de su casa. Físicamente no ha sufrido transformación alguna y sus hormonas no le juegan malas pasadas.
Por eso le es difícil entender que a Mamá las cosas no le resulten tan amables; ella, la que tanto quería un hijo... Ahora llora!
Papá puede llegar e involucrarse hasta donde él mismo quiera; y eso es muy muy lejos. Puede hacer muchas cosas por Bebé, pero también por Mamá, que no hay que olvidar, es además, su mujer.

Puede ser más atento y no esperar "recuperar" tan pronto a la mujer que antes tenía. Puede ser más paciente y leer con ella todos estos aburridos artículos sobre crianza. Puede tener al bebé piel con piel, hablarle y acunarle. Y atárselo al cuerpo como si estuviera "embarazado". Puede calentar la lechita que se extrae mamá y dársela amorosamente a Bebé cuando ella descansa... Y más tarde, jugar a las muñecas, hacer deberes, hablar con los hijos, llevarles, recogerles, llamarles por teléfono, acompañarles en todos sus momentos, aunque esté a millas de distancia.

La maternidad no se reduce a panzas de globo y tetis lecheras, es mucho más. La paternidad tampoco tiene límites. Hay mucho por hacer el resto de la vida de ese niño que hemos traído al mundo, simplemente hay que querer involucrarse.

No sirven las palabras "yo ayudo a mi a mujer con el niño", porque ella no necesita ayuda. Necesita compartir la responsabilidad y los temores que enfrenta con esta nueva vida que llega tras el nacimiento de Bebé, que es de los dos.

Suspiro....

Hay papás involucrados y de los otros. Hace 13 años, cuando topé con uno del bando del de los otros, decidí que no nos hacía falta ninguno para ser felices y miré de frente el futuro. En el camino surgió un papá que nunca firmó nada, que no le vió nacer, que no pudo acunarla y que sin embargo se involucró como nadie en la crianza de este pedazo de luz. Un papá con un buen par de aquello que las gallinas ponen, que asumió un cachorro ajeno como propio.


Han hecho falta años para que la Ley le reconozca como Papá, aunque de facto, lo sea de dos niñas... Desde el 12 de septiembre, Papá Conejo tiene algo que ya quisiéramos tener todos: Un certificado de idoneidad como PADRE. Así, con mayúsculas, porque se lo ha ganado.

Desde aquí mi tributo al hombre que es el mejor padre que mis hijas pueden tener; el amadísimo compañero de camino y el mejor amigo.

Papá Conejo: cada día me enomoro más de tí.
Te amo.

:-)

lunes, 15 de septiembre de 2008

¡¡Vamos al cole!!

Primer día "oficial" de clases. Han salido las dos, guapísimas, rumbo al cole. Estaban mis dos chiquillas con los miedos típicos; la mayor un pelín más nerviosa por todos los cambios que implican en su vida. La pequeña con más miedo por la separación de mamá, que por los amiguitos que todavía no conoce.
Pero felices. Y yo, más... Porque creo que al fin he dado con los lugares ideales para mis dos piojas.
La pequeña fue recibida por una profesora angelical que le llenó de besos. Ya habíamos tenido una primera reunión con ella, unos días antes y un pequeño periodo de adaptación (porque no tengo más vacaciones, snif) y conocimos las aulas, la metodología activa, las otras profes...

El lugar me encanta. El aula de mi piojilla es una cabaña con un parquecito, con toboganes y juegos, exclusivo para los enanos de 2 años; sólo ellos pueden entrar. En la cabaña/clase, la reproducción de una casita con todo dispuesto para que jueguen: sofá, sillitas, libros, muñecas, cocinitas... todo muy acogedor, muy "casero". La profe me habló de la importancia de sentirse feliz en el cole. Que no esperemos que rellenen fichas y que lleve a casa "trabajos" porque lo principal para el Centro es que se sienta feliz, acomodada y querida; y que vaya a jugar, a pasarlo bien y estar con los amiguitos.

Me ha dicho: en esta edad son bebés todavía, no necesitan aprender grandes cosas y nos tomamos todo el tiempo del mundo hasta que estén todos adaptados al sitio y a nosotras. Por eso, los "aprendizajes" consistirán más bien en recoger los juguetes después de jugar, ponerse la chaqueta, ayudar al amiguito, saber cuál es su taza, colgar el baby en el perchero, cantar y bailar... En fin, lo he visto un poco Montessori y otro poco Pestalozzi. No hay castigos, no hay rincones, no se obliga a nadie a hacer algo que no quiere (y esto incluye comer y por eso les dan poquita comida y si quieren más, les ponen otro poco). ¡Les cogen en brazos y les dan achuchones! Cuando llegué cada una de las profes tenía un niño cogido y consolaban a otro que lloraba por mamá.

Tienen que ir con ropa cómoda para que puedan jugar a sus anchas. Además, nos han pedido una muda extra de ropa, incluyendo zapatos, para que - palabras textuales - cuando llueva y juguemos en los charcos (que les encanta) o juguemos a pintar, modelar o algo que resulte manchoso, puedan volver limpitos a casa; lo mismo si hay algún "accidente" con los que usan pañalito, que los hay muchos.

Qué a gusto estoy y qué tranquilidad. Sofía - que ya había ido antes en periodo de adaptación - no ha llorado. A media mañana la profesora llamó a cada papá/mamá para contar cómo había sido ese primer día oficial: Maravilloso.

A mi pioja mayor le da un poco más de reparo su cole nuevo, pero le he visto contenta con los profesores. Me ha dicho que son divertidos y que tiene un buen sitio en la clase. El día de la presentación se sintió un poco sola y dos profesoras se acercaron a charlar con ella y otra niña nueva para que vayan haciéndose al grupo. Pero hoy ha llegado diciendo que este año quiere hacer el examen de inglés con sus compañeros y que si le dejaría ir a Andorra, porque una de las excursiones en invierno es a esquiar. Le gusta su uniforme porque le queda sensacional (y a mi más, porque encima es barato!) y ya alguna niña de la clase le ha dicho que "está ahí para lo que quiera", que aunque sea nueva y no se conozcan de nada, le ofrece su ayuda.
Ha llegado diciendo que ha estado con Fulanita, Menganita, Sutanita y no se quién. Que le han hablado todas muy bien y que ha hecho más deporte que en toda su vida junta. Ha terminado diciéndome que está feliz. Los profes, muy majos y les hablamos de tú.

Me han gustado los libros que lleva, que pueda dejarlos en la clase y no cargar con 12 kilos cada día, el ideario y el "feeling" que hay. Las instalaciones no son de lujo ni mucho menos; son bastante modestas, pero al parecer le sacan mucho partido y hay muchas actividades donde participan todos.
Este segundo cole me gusta más para secundaria, porque aunque tiene infantil y primaria (clase de dos años, no) y sería estupendo tenerlas juntas... las instalaciones del cole de la piojilla me gustan más para los pequeños porque están hechas a medida. Eso sí, llegar hasta el cole es un lío tremendo jeje.

Esas han sido mis primeras impresiones. Poco a poco iremos viendo qué tal, pero creo que al fin hemos dado en el clavo.

:-)

domingo, 7 de septiembre de 2008

Mamá, te perdono

Sobre las rabietas de los dos años

Mamá, te perdono. Eso es lo que me ha dicho la Piojilla, llorosa y compungida, luego de una crisis de llanto terrorífica y luego de haber tirado al suelo el aparato de música de la mayor y destrozarlo. Se escuchó mi grito furibundo en todo el edificio.
Contar hasta diez, mantener la calma…. Esto me ha hecho pensar, que todo lo que he leído sobre rabietas es poco y que no existen ejercicios de paciencia lo suficientemente avanzados. A veces, se explota.

Mamá, te perdono. Obviamente, ella quería decir: mamá perdóname… pero escuchar su vocecita triste decir que me perdonaba me encogió de ternura el corazón y me sentí perdonada. Nos abrazamos y le dije que le quiero mucho; que no se hacía eso con las cosas de la hermana porque la hermanita lloraba. De repente y como por arte de magia, volvió a ser la misma nenita dulce. Nos dimos besos las tres.
Los dos años son como una primera adolescencia. Es imposible no pasar por ellos. Algunos niños más, otros menos… pero todos.

La diferencia está en la forma en que tenemos de afrontar un episodio así. El otro día me superó. Acabábamos de subir en el autobús con la piojilla llorosa, con sueño y quejándose de todo. Bastó una tontería para desencadenar el llanto, cada vez con más volumen, hasta que finalmente era un solo grito eterno. La gente nos miraba, otros hacían shhhhhh y yo, desesperada por llegar, intentaba calmarle. No había forma; daba la impresión de que cada vez que yo hablaba, ella lloraba más fuerte.
Al final tuvimos que escapar del autobús porque creo que si no lo hacíamos, nos echaban. Está demás decir que no llegamos a nuestro destino y yo tenía los ojos llenos de lágrimas por la impotencia.
¿Es extraño que la misma niña deliciosa, que dice por favor y gracias, que da besos e inspira los sentimientos más tiernos, se convierta en una especie de Mr. Jekill cuando se presiona un botón? No. No es extraño; no hemos "mal-criado". Es lo normal y lo necesario para afianzar su personalidad; es el resultado de la frustración, de que algo no salga como quiere/desea/pretende… es el principio del YO y el ejercicio constante del poder de su voz. Ha aprendido a decir no, a reconocer que existe el otro y que puede obstaculizar sus deseos.

A pesar de toda la teoría aprendida ¡qué difícil es poner todos los consejos en práctica! Contar hasta 10, 20 si hace falta…. Empatizar siempre, acompañar a los hijitos. Hay tantos artículos sobre ello, libros y teorías diversas sobre el llanto y las rabietas como autores han escrito; y sin embargo no hay recetas mágicas. Simplemente, y en resumen, tomarse las rabietas con tranquilidad, amarles y llenarles de besos cuando todo esté en calma y sobre todo, no sentirse culpable; no hemos hecho nada mal; no somos los peores padres del mundo. Pasará.

Y bueno armarse de muuuucha paciencia porque tengo que decir, por experiencia, que las rabietas de los dos años suelen durar hasta los cuatro... :-)

Para saber más: El imprescindible blog de Maite, Adivina cuanto te quiero, tiene una selección excelente de artículos sobre rabietas.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Y me hiciste madre...

A mi bella princesa, Valeria, en sus trece años
Hoy cumples años. Atrás han quedado los payasos, la piñata y los globos de colores, infaltables en otras ocasiones.
En vez de ello: secretos, risitas, mensajes al móvil y muchos e-mails. Miro con nostalgia tus fotos y definitivamente no eres la misma. Te has hecho mujer a una velocidad para la que no estaba preparada y de repente, un abismo generacional de 18 años nos separa. Yo todavía cierro los ojos y recuerdo tu piel húmeda sobre mi pecho, tu olor a recién nacida y mis lágrimas de emoción en el momento en que me hiciste madre.

Ya no tengo entrada a todo tu mundo, como antes. Tienes tus propios sentimientos, tus propias ideas y las defiendes a capa y espada, aunque eso signifique luchar conmigo, enojarnos y luego darnos dos besos y olvidar todo lo dicho.
Y me alegro de que sea así… Me alegro de que luches por defender tus opiniones, por enfrentarte ante lo que consideras injusto y autoritario. Te he criado así, con el corazón. Todos estos años hablándote, compartiendo tus cositas, secando tus lágrimas, riendo con tu risa, dando pasos, equivocando algunos, acompañando otros… para que seas capaz de tu propio pensamiento crítico, para inculcar en ti el espíritu de la rebeldía que hace girar el mundo. Para que no te conformes con menos, para que puedas tomar decisiones pensando, para que seas libre.

Y hoy te veo y lo eres. Te has hecho “teen” como tú dices… pero mi corazón de madre no estaba preparado.
Eres mi niña pequeña. No sé qué clase de libro tendré que leer ahora para preparar mi alma para este “corte de cordón umbilical” tan brusco, para aceptar que te escurres como agua hacia tu propia existencia. Para aceptar que, como dice el poema, los hijos no son tuyos, son hijos de la vida.

En poco tiempo más, año más o año menos, tendré que encadenarme a la cama para no salir a buscarte, histérica, cuando te vayas con las amigas de marcha y te atrases diez minutos. E inevitablemente, recordaré las noches en que mis padres (qué pesados!!, entonces) me buscaban en la disco para volver a “horas prudentes”.
Hoy son otros tiempos. Al parecer 18 años (los que nos separan) son muchísimos, los peligros son otros y yo no estoy en la “onda”. Hemos hablado tantas veces sobre ello antes! Haciendo planes de “cuando seas mayor” y míranos: estamos en la cuenta atrás hasta que me digas un día que te vas de marcha con Fulanito. Ojalá pasen varios cumples hasta ese día.


Pasa el tiempo Vabé. Y como el primer día en que te soltaste a dar tu primer paso, ha llegado el momento de dejarte crecer. Estos serán los años más hermosos de tu vida; vívelos plenamente, con cuidado. Como cuando dabas esos primeros pasitos, siempre precavida y contenta. No puedo darte más consejos porque la vida es eso: dar pasos.
Camina segura, fuerte y hacia adelante. Jamás olvides que estés donde estés y sin importar la distancia, mi corazón está contigo.
……
Hijita hermosa. No te he dado hoy ningún regalo y quisiera haberte hecho miles. Eres linda, inteligente, buena; como siempre había soñado y como imaginé durante nueve meses que serías. No puedo pedir nada más a la vida.
Por eso he brindado hoy con la voz cortada; pidiendo a Dios que tengas siempre salud y miles de bendiciones. Te las mereces todas hija.

Con todo el amor,

Mamá.




Edito: Pongo esta fotito para que salga también Papá Conejo. Que en la otra estaba de fotógrafo y no colaba :-)

domingo, 10 de agosto de 2008

Maternidad y ciclo vital de la mujer - Curso en Jaca - Universidad de Zaragoza

Prólogo al libro que reúne las ponencias del encuentro de Jaca, Maternidad y Ciclo vital de la mujer. Escrito por Ibone, compañera de EPEN y actual vicepresidenta de la Asociación.

por : Ibone Olza.

Madre y médico psiquiatra.

--------------
La noticia probablemente pasó desapercibida: apenas un recuadro mínimo en la parte inferior de las páginas centrales de EL PAIS. El pequeño título decía que el gobierno indio pagará a las familias para que nazcan niñas. Luego explicaba que unos diez millones de fetos femeninos podrían haber sido abortados en los últimos veinte años, según un estudio publicado en la revista británica The Lancet. Y añadía que en algunas regiones del país existe ya un fuerte desequilibrio genérico.

Diez millones de niñas. Diez millones de mujeres. Me quedé pensando sin saber que pensar (algo habitual en mi). Días antes había leído en otro periódico que la ecografía había sido elegida “la técnica médica más relevante de los últimos veinticinco años”. Gracias a la ecografía ahora podemos conocer el sexo de nuestros bebés durante el embarazo. Gracias a la ecografía se ha podido eliminar a millones de niñas antes de nacer por el simple hecho de ser mujeres.

Pensé en la alegría con que muchas mujeres embarazadas reciben en mi entorno la noticia de que su bebé es una niña. Intenté imaginar el tremendo dolor con que muchas madres indias habrán tenido que decidir interrumpir el embarazo al saber que era una niña. Me pregunté que íbamos a hacer en este mundo sin la energía de esos diez millones de niñas, cuánto las echaremos de menos sin darnos cuenta siquiera.

Unos días más tarde en el mismo periódico volvía a leer otra noticia inquietante. Se titulaba “India alimenta el negocio de las madres de alquiler”. Esta vez el tema ocupaba casi una página entera y comenzaba con la historia de “Jonathan Gher y su novio, ambos israelíes, tienen pensado contarle algún día a su hijo que fue concebido en India, en el útero de una desconocida, con el óvulo de una ama de casa de Bombay que eligieron de una lista por Internet”. Más adelante incluía frases como “el negocio conocido por el nombre de “deslocalización reproductiva” es nuevo en India pero se está extendiendo como la pólvora. Ha llegado un aluvión de solicitudes desde EEUU y Europa. Pagar por una madre de alquiler se legalizó en India en 2002. El precio total ronda los 16.000 euros, un tercio de lo que suele costar en EEUU. Las madres de alquiler firman por escrito que renuncian al derecho de maternidad. El nombre de la madre ni siquiera aparece en la partida de nacimiento. Esto facilita el proceso de sacar al niño del país. Las madres de alquiler lo hacen para dar a sus hijos una buena educación o para comprarse una casa. No creo que sea explotar a las mujeres. La madre de alquiler no sabe que está trabajando para unos extranjeros y que los futuros padres son dos hombres. El sexo entre homosexuales es ilegal en India”

Otro escalofrío. Otra vez sin saber que pensar e intentando imaginarme como se criará un niño gestado en la India y criado por dos padres israelíes. ¿Crecerá feliz, alegre y risueño con esos dos padres que al parecer tanto le han deseado?¿Extrañará en algún momento el poder abrazar con amor a la madre que lo gestó?¿Alguna de las madres que alquilan sus úteros habrá abortado a su propio bebé por ser niña?

Si yo considero la despenalización del aborto y el matrimonio homosexual como importantes avances sociales ¿por qué me siento tan desconcertada y en el fondo tan asustada cuando leo estas noticias en los periódicos en el mes de marzo del 2008?¿Porqué me producen tal desazón?¿Porqué siento que algo en este mundo va francamente mal? No tengo respuesta. Y sin embargo alguien que me quiere me ha pedido que escriba en estas mismas fechas este prólogo para el Libro de Maternidad y Ciclo vital de la Mujer. A mi que no sé que decir. Yo que sólo me atrevo a decir que no juzguemos a las madres, que sé que todas las madres queremos lo mejor para nuestros hijos. Otra persona me ha recomendado que lo escriba con amor. Con Amor.

Así que en medio de esa desazón leo estos textos que me van llegando y siento una vez más porqué es tan importante el curso de Jaca. Porque es tan precioso y tan valioso ese espacio de encuentro que surgió de las mujeres de Via Láctea y creció en la Universidad de Zaragoza y ya va por la quinta edición. Porqué más que una gota de agua en un océano es una pequeña bola de nieve que empieza a rodar desde lo alto de una ladera hasta convertirse en avalancha, ganando en fuerza e ímpetu conforme avanza.

Cuando empiezo a recordar el curso de Jaca siento que tengo que hablar de ellas, las madres de Beslán. La primera edición de este curso de verano tuvo lugar en los primeros días de septiembre del 2004. Mientras nos reuníamos y nos encontrábamos para empezar esta andadura otras familias vivieron esos mismos días un infierno que desde entonces se conoce como la tragedia de Beslán: un asalto terrorista en el primer día de escuela que terminó dos días más tarde con varios centenares de niños, maestras y madres muertas, el 3 de septiembre del 2004. Por aquel entonces, al volver de Jaca escribí estas líneas:

Ya no cabe la euforia. Ni la alegría. Tal vez ni siquiera quepa la esperanza. Conforme regreso de Jaca a mi vida cotidiana voy conociendo los detalles del horror de Osetia. Las imágenes que voy viendo se mezclan en mi cabeza con lo vivido en estos días pasados en los que yo, adicta a la prensa escrita, deje de leer el periódico.



El colegio estaba lleno de madres y niños para celebrar la fiesta de principio de curso. Cuesta tan poco imaginar tantos reencuentros, abrazos, sonrisas, zapatos nuevos y nervios de niño pequeño de la mano de su madre en el patio escolar...Como hemos celebrado nosotras este nuestro curso, con tantos besos y risas...Recuerdo a Roland mirándonos a todas mientras su madre nos daba la charla con el colgado de la mochila mientras veo a unas cuantas mujeres con sus bebés abandondando el colegio número 1. Leo que una madre amamantó a más de cinco niños-rehenes y recuerdo con que emoción Mamen nos contaba como por fin había hecho realidad su deseo de dar de mamar al hijo de otra mujer...Pitágoras presenta un orificio de bala en la mismísima nuca...el retrato del sabio griego aun cuelga sobre la pared acribillada del aula de cálculo...Palabras que resuenan mientras todavía escucho a Carmen Tejero contándonos la vida de Pitágoras bajo las estrellas...Contemplo las fotos de todas esas madres rotas y me pregunto cuanto les dolerá el alma y el útero...Recuerdo a Pepa contándonos que las palabras más hermosas que ha escuchado en su vida las decían algunos padres al despedirse de sus hijos...Y si pudiéramos recuperar esas palabras...Si pudiéramos cantarles las nanas de Paqui...Nosotras hablábamos de amor y vida mientras esas otras madres perdían el amor y la vida....
No puedo integrar nada más. Solo que me gustaría hacer algo, recordar el nombre de cada niño muerto, de cada madre, escuchar sus historias, llorar con ellas como he llorado con todas vosotras... Compartir su dolor y su pena como único regalo.
No sé deciros. Ni que proponeros. Si hay otro curso tendrá que ser recordandoles a ellas, las madres de Osetia. Con lágrimas en el alma, un abrazo”
El curso siguiente volvimos a encontrarnos y hablamos de las madres de Beslán. Y ahora he sentido que tenía que traerlas aquí, a este prólogo porque siempre van a estar unidas a nosotras en Jaca. Porque el curso de Jaca tiene mucho de encuentro, de compartir historias, de celebración de la vida y del dolor, del gozo de la maternidad y del placer de las criaturas. Y de llanto por los niños que ya no están, los que llevamos siempre en el corazón. En Jaca aprendimos que no hay palabra que describa a la madre que pierde un hijo. Como dice una madre africana en un texto citado por Kereny y Jung “Y seguirá siendo madre aun cuando el hijo o todos los hijos tengan que morir. Porque ella llevó a la criatura en su corazón. Y aun después de nacida, la sigue llevando en su corazón. Y de su corazón no saldrá jamás, aunque el hijo o la hija mueran».

Pero además el curso de Jaca es una pequeña y humilde respuesta a todos estos interrogantes que nos surgen en torno a la maternidad en este mundo cambiante. Porque hace falta que alguien investigue sobre como recuperar la maternidad entrañable y gozosa en todo el mundo, para todos los bebés, para todas las mamás, para todos los papás. Un trabajo urgente y necesario y que muchas personas ya han empezado desde muy distintos ámbitos. Así encontramos a profesionales madres y a madres profesionales que escriben en este libro y se preguntan y profundizan sobre temas como los problemas éticos que se plantean en torno a la perinatalidad, la maternidad como herramienta de transformación social o la recuperación de la sexualidad femenina. Mujeres y profesionales que quieren cambiar el mundo que nos rodea y facilitar que el embarazo, el parto y la crianza sean momentos gozosos y procesos saludables y para ello colaboran con ministerios y colectivos profesionales aportando los estudios más rigurosos y traduciéndolos a un lenguaje directo y eficaz. Madres que se lían la manta a la cabeza y se ponen como meta conseguir que ningún recién nacido sea separado de su madre y para ello diseñan la campaña más alegre y completa y ambiciosa que se pueda imaginar. Los bebés están de suerte.
Este año se amplía la mirada del curso de Jaca y si el año pasado nos centramos en la paternidad ahora toca mirar al antes y al después de la maternidad, a todo el ciclo vital de la mujer. Por eso quiero terminar recordando unas hermosas palabras de una abuela que nos devuelven la esperanza. Pero antes quiero dar las gracias con todo el alma a María Jesús Blázquez, por haber creado este espacio tan necesario y ya imprescindible en el corazón de la Universidad española.
Gracias por poner en marcha un curso pionero donde por primera vez en la universidad las puertas no están cerradas a los niños ni a los bebés, donde las madres pueden acudir a clase y seguir aprendiendo con los más pequeños en sus brazos. Donde las profesoras pueden dar una clase con su propio bebé o niño ya mayor tomando el pecho. Un curso donde la conciliación entre maternidad y trabajo es una realidad armoniosa y que seguro pasara a los anales de la historia por haber conseguido ese gran mérito. Gracias a ella y a la Universidad de Zaragoza por este curso excepcional y esta tarea que se continúa con la publicación de estos textos y trabajos. Gracias por cuidar a nuestros niños.

Termino con las palabras de Clara González, madre de Consuelo Rojas que permaneció seis años secuestrada por las FARC colombianas y abuela del pequeño Emmanuel, nacido durante el cautiverio. Estando recientemente en Madrid Clara contó que cuando secuestraron a su hija “estaba perdida, ofuscada, no sabía qué hacer. Necesitaba conseguir toda la información posible, entender por qué estaban haciendo lo que estaban haciendo. Nada fue suficiente". Hasta que encontró la vieja tesis doctoral sobre la violencia que su hija había escrito años atrás en la Facultad de Ciencias Políticas. "Era un trabajo exhaustivo que terminaba diciendo que la única solución posible a la violencia era el amor. Esa reflexión fue lo que me dio el impulso para seguir adelante, para sembrar amor, conquistar amor. Porque uno no puede ganar lo que no recibe".

Y yo me atrevo a añadir que cuando hablamos de maternidad hablamos de amor.
Con Amor.





En Madrid, 22 de marzo 2008.

Referencias:
India pagará a las familias para que nazcan más niñas. EL PAIS, 4 de marzo 2008.
La ecografía, la técnica médica más relevante de los últimos 25 años. EL MUNDO, 6 de febrero 2008.
India alimenta el negocio de las madres de alquiler. EL PAIS y The New York Times. 20 de marzo 2008.
Tesis para resistir un secuestro, EL PAIS, 25 de enero 2008.
------------
Fotos extraídas por Clau707 de AFP, El País, Agencias.



Ibone Olza.

Madre y médico psiquiatra.

miércoles, 6 de agosto de 2008

El otro lado de la medalla

Niños deportistas


Cuando escucho a Nadal, Alonso, Gasol dar conferencias de prensa, felices y emocionados por haber ganado, no me imagino una infancia desgraciada. Creo, y espero no estar equivocada, que son gente que de niños descubrieron el deporte y les fascinó. Creo, que en sus padres encontraron un apoyo a esa ilusión y que fueron papá y mamá las primeras personas que confiaron en el sueño de esos niños. Creo, que fueron estos chicos los que decidieron llegar hasta donde han llegado, sin imposiciones, sin castigos. Con sacrificio, pero por puro amor a lo que hacen. Peco de ilusa?


Lo digo, porque si había algo que me encantaba ver en época de olimpiadas, era la gimnasia. Pero ayer por la noche, en Documentos TV (la 2 de TVE), pusieron un programa que me espeluznó y abrió los ojos.
Una forma de maltrato físico y psicológico terrible con el fin de conseguir medallas de oro. Niños pequeños, sometidos a pruebas imposibles, horarios de esclavo, maltrato de todo tipo. "Sueños olímpicos" mostró, nunca mejor dicho, el otro lado de la medalla en estas competiciones.
Pobres piojitos, llorando mientras oyen los gritos, las descalificaciones, los castigos de sus "entrenadores" que, orgullosos, salen en televisión para que se vea en todo el mundo como se fabrica un deportista de élite.
Y el dolor... La explotación física y extenuante, sin comer, sin dormir bien y alejados de unos padres ilusionados con que, algún día, el niño les saque de la pobreza.
Al respecto, Save de Children ha publicado un informe: Niños en competición, en el que se exponen casos específicos de niños maltratados en estos Centros de Alto Rendimiento y el de otros pequeños que ya no viven para contarlo.
Una forma más de maltrato, de explotación de inocentes y de enriquecimiento de unos cuantos.
Una forma de convertir algo tan sano como el deporte en un instrumento de tortura.
Indignante. Es imposible decir nada más.

:-(

domingo, 27 de julio de 2008

Vacaciones? Tiavea


El año pasado pasé unos días en Tíavea. Este año repetiré en agosto.

Es imposible no desconectar de todo, y volverte parte del paisaje, de los olores del campo, del sol delicioso, el río...



Natalia y Alberto acogen a los que llegamos y es como si nos conocieran de siempre. Nos ofrecen comida de concurso; casi diría gourmet (los calabacines con quínua y quesito los hemos hecho en casa!! mmmm qué delicia!), una casa acogedora y excelente compañía.
Lo demás está en el ambiente. Hasta el gato ronronea distinto.
De noche se ven las estrellas. Este es un placer que poca gente entenderá... es que en Sucre, mi amada ciudad no-natal, las noches son casi siempre estrelladas y ver el cielo negro y con millones de puntitos de luz, oyendo grillos, me recuerda esas noches de Sucre.

Es un sitio de paz, de reposo, como dice bien el nombre. Sin ruidos ni interrupciones al pensamiento. Comiendo del árbol, saludando a los desconocidos que nos sonríen por las callecitas de Zarra (como si fuésemos guiris jeje), visitando a los vecinos, comprando pan de la tienda dos casas abajo, hablando de maternidad, sentimientos, hijos, relaciones humanas... pasa el tiempo tan rápido.

Sí. Repetimos... Esta vez será una semana, con talleres / actividades como recolección de frutos, elaboración de mermeladas (de frutos recogidos), visita a una granja con animales, día de río y picnic, caminata por caminitos flacos, mesa redonda de temas interesantes con infusión incluida, juegos con niños, cocina vegetariana, etc., etc.... y no digo más porque nos hemos apuntado en la última plaza que había :-) jijijiji

martes, 15 de julio de 2008

Por qué me metí en esto?

Cursos de Babywearing y alguna que otra filosofada

Aquí, algunos links para las aficionadas al babywearing.







Por cierto: ¿Qué palabra se usa en español? "Porteo" viene de portear... que no significa llevar exactamente, sino fijar "portes", precios...
Portar, es llevar. Pero no encuentro una definición tan exacta como lo es babywearing en inglés.


Ideas?
ClauWi

Bueno y sigo con esta entrada, que quedó un poco vacía porque no expliqué nada. Estas son unas escuelas de Babywearing, para aprender a "usar" todos los trapitos a los que nos aficionamos :-)


Alguna, como la Dresden de Alemania, es una escuela en todo el sentido de la palabra, en la que se forman asesoras de Babywearing.


Me encantaría poder hacer uno de estos cursos. Volver de Chicago con tanta información, (imposible de procesar en el ordenador por falta de tiempo) pero deseosa de salir al exterior de alguna forma...me ha decidido. Si es tan bueno llevar al hijito cerca del corazón - nunca mejor dicho - ¿cómo no lo hacemos todas?



Simplemente porque no existen las vías para enterarse. Recuerdo que la primera vez que busqué un foulard, fue para una amiga que me lo pidió. No sabíamos cómo se llamaba "ese trapo largo y colorido" para llevar bebés. Fui por todas las tiendas "(a)normales" en las que venden todo tipo de artilugios para tener a los bebés bajo control y por supuesto, no dí jamás con ninguno de los trapitos buscados.

Me dijeron que ese tipo de cosas no estaban "homologadas" (jajajaja). Que eran malísimas para el bebé, su espalda y la mía. Me lo creí... y por eso cuando nació Sofía compré un carrito (peor compra no pudimos hacer) para ser un poco civilizados (y menos extranjeros, de paso). Y eso que a Valeria le habia criado estilo chola boliviana: teta afuera y atada a mi cuerpo.
Qué recuerdos. Hoy hablé con esta amiga de toda la vida y le conté lo metida que ando en esto por su culpa. Este es un guiño para tí, Marina. La primera vez que ví uno de los trapos coloridos que tanto había buscado fue aquel día de la Liga de la Leche en el Templo de Debod. El mismo día que conocí a Dakota, y me ví en sus ojos; y a otra chica, de la que sólo recuerdo su cara feliz y no el nombre, que llevaba aquel foulard... tan bonito. Así encontré la llave de este mundo de niños, brazos, tetita y más, y sentí que por fin había encontrado mi sitio.
Con Dakota me encontré mil veces más, hasta que de tanto vernos en las calles de Madrid decidimos quedar a tomar un café. Estas "casualidades extraordinarias" (no creo en las casualidades, realmente) me ayudaron a re-conocer muchas cosas y desempolvar otras, a acercarme a aquellas de las que sin querer me había alejado intentado ser más europea, seguir mi instinto, abrazar sin miedo a mis hijas y aparcar el carrito de los infiernos.

Hoy que estoy tan dedicada a todo esto, aunque para vivir haga otra cosa, quisiera poder transmitir esas miguitas que ahora sé y darles forma de alguna manera. De momento he creado un esqueleto de base de datos pública para ir poniendo en PDF todo aquello que sobre el tema caiga en mis manos. Pero tengo ilusiones aún más ambiciosas y quizá algún día me atreva a poner sobre papel todo lo que voy descubriendo de este secreto a voces.

Criada en esta línea AP sin saberlo, no me había dado cuenta de la huella que había en mí hasta que busqué aquel trapito colorido. Y ahora tengo taaantos!!

Y a propósito... a alguien le interesa un Coche de Bebecar véctor? No tiene mucho uso :-)

jueves, 3 de julio de 2008

Una madre en libertad



Saber de la liberación de Ingrid Betancourt me ha emocionado mucho. La he visto con tanta entereza, tan serena a pesar de lo vivido, que no puedo sentir otra cosa que admiración y alegría por su reencuentro con la vida.
Ella, símbolo de paz en la Colombia convulsa, ha podido abrazar por fin a su familia y dar esperanza a los que quedan todavía privados del regalo de la libertad. Primero, estrechar a su madre. Y luego, fundirse con sus hijos...

Se me ocurren mil palabras para enlazar con su nombre: Ingrid fuerte, Ingrid sobreviviente. Pero sobre todo, Ingrid Madre. El poder de ese amor le ha mantenido viva. Al abrazar a sus hijos lo dijo claramente: "doy gracias a Dios por este momento tan bello. Mis hijos son mi luz, mis estrellas". Después, se quiebra su voz: "por ellos he seguido todo este tiempo".

Copio y pego la introducción de mi blog, porque creo que resume lo que ahora siento: Estoy convencida de que nacemos dos veces. La primera, hacia los brazos de nuestras madres. La segunda, hacia los brazos de nuestros hijos. Nadie nos dice que nuestra vida nunca más será la misma y tampoco es posible adivinar cuán grande puede ser el amor ni el inmenso poder que tiene el instinto. Cuando somos madres, comenzamos a nacer...
Ingrid, renace.
:-)

miércoles, 2 de julio de 2008

¡Estamos de vuelta! (resumen del viaje)


Fantástico.

Chicago nos ha encantado. Es una ciudad llena de gente amable, calles limpias, verde....muy verde. Hemos hecho todo el turismo que hemos podido porque la conferencia abarcaba gran parte de las horas del día, pero el tiempo ha cundido. Hemos prometido regresar y hasta en el hotel, Mr. Cordero, un botones gigantesco que también nos dio la bienvenida, nos dijo que nos echaría de menos. Chapurreaba el español con un acento gracioso, un poco mexicano y un poco de quién sabe donde.

La conferencia, súper linda. Fueron días de ver fulares, mei tais, mochilas y otros portabebés que no conocía. Un desfile de colores, diseños y telas. Uno más bonito que el otro... ¡cómo hubieramos querido llevárnoslos todos!

Hicieron una rifa en la que ni Zoila ni yo tuvimos suerte. Ya se sabe... eso de andar bien en el amor, te arruina en el juego.

Estuvimos con las caras más famosas del babywearing. Las dueñas y señoras de marcas como Didimos, Hopediz, Hotslings, Kozy, Sobebabies y Ergo... Jo. Seguro que Zoila lo podrá contar mejor que yo, porque es ella la más sabe de estas cosas.

Nos hemos presentado ante todos como la "delegación española", aunque por nuestras raíces, bien podríamos haber dicho Sudamérica. Jejeje.... Zoila la experta y yo la traductora. Sin embargo, debo decir que hay que tener un inglés técnico para hablar sobre este tema y en las primeras conversaciones tuve que desempolvar palabras como fular, anilla, nudo...

No os podéis imaginar todas las cosas hermosas que existen y la increíble estrategia de marketing que tiene cada una de las marcas. Yo alucinaba con los colores, las figuritas, los bordados y me gustaba todo. Zoila, más profesional, analizaba las posiciones, las telas, que si las anillas van bien, que si el niño va cómodo.... etc., y me decía: "este sí, pero tiene estas desventajas", "este no, pero mira que bonita esta idea..." y así.

Las conferencias estuvieron muy interesantes, aunque también apunto (sin modestia ninguna, moño!) que en España hay muy buena "técnica" y estamos a la par de conocimientos. Los que saben de esto dentro de nuestras fronteras spanish, no tienen nada que envidiar al exterior.

Hemos traído una montaña de papelitos, revistas, folletos... yo no he podido con la tentación de comprar más trapitos y a Zoila, visitadla... porque tiene cosas nuevas, preciosas.

Valeria, como ella misma diría, "flipó" con la visita. Le encantó la ciudad, la playa, las tiendas, los rascacielos, lo verde de todo, la amabilidad de la gente y no encontrar ni basura ni cacas de perro en la calle. Ha sido mi modelo particular y casi todas mis fotos tiene a la Vale de protagonista. :-) Le costó un poco "compartirme" con la Conferencia y todo el ajetreo, pero era impensable perderme un evento así. Hubo hasta un desfile de modas y todo...

Acabó agotada y un poco indispuesta en el viaje de vuelta, pero feliz.

La piojita, lejos de lo que esperaba, no estuvo ni triste ni acusó demasiado mi ausencia. Se quedó muy bien cuidada y se divirtió mucho con los primos. Hablamos todos los días por teléfono y sabía bien que fui de viaje en avión. Cuando llegué, besos, abrazos y regalitos.

A la próxima, repetimos seguro. ¿Alguien se apunta?




lunes, 23 de junio de 2008

Dos grandes (y 1/2) en Chicago




Nos vamossssssss!! Ayyy cuánto hemos esperado este día!
Si todo sale bien, mañana a estas mismas horas (pero hora EEUU) estaremos en Chicago. Cósima, Clau707 y Valuki de mochileras por el país de Sam. Dónde??? aquí: http://www.babywearingconference.com/


Es un viaje para aprender cosas nuevas, para llevar lo que aquí tenemos, para reunirnos con mamás canguro de otras latitudes... Pero sobre todo para pasarlo bien.
La pioja mayor está encantada con la idea de un viaje "para nosotras dos", porque hace mucho que no hacíamos nada juntas-solas, como ella dice. Y es que, la piojita pequeña se queda, snifff. Pasaron muchas cosas este último mes que me hicieron dudar del viaje, pero como teníamos los billetes comprados con tanta anticipación, no hubo forma de incluirla en el viaje y tampoco se podía posponer.
Hugo y yo hemos arreglado todo de tal forma que no se sienta desamparada (aunque es invitable echar de menos a mamá...) pero estará cuidada y amada por papá, abuelitos y mi cuñada que junto a mis dos sobrinitos han llegado expresamente para la ocasión.
Me deja un hueco en el corazón tener lejos a la enana, especialmente después de tantos cambios bruscos. Le he explicado que viajaré, que le llamaré todos los días y que cuando vuelva le traeré un regalito. Pobreta mía, todavía no se da cuenta lo que significa "viajar".
En fin... Mañana volamos. Prometo apuntar todo y traer novedades y muchas fotos. Qué ilusión!!

viernes, 20 de junio de 2008

Carta a mi matrona - poema

Poema de Ana Calso. Amiga de EPEN Asturias.


Carta a mi matrona

Cuando acuda a ti,
infórmame.
La información es la clave,
y no debo encontrarla fuera,
tú eres la profesional que me prepara para el parto.

Tú que serás mi amiga,
no me enseñes a respirar y empujar.
Enséñame a ser yo,
a conectar con mi instinto,
a dejarme llevar por los impulsos de mi cuerpo.

Cuando acuda a ti,
no me prepares para aguantar, para callar, para soportar.
Prepárame para elegir,
para la libertad,
por encima de mis miedos y limitaciones.

Tú que serás mi madre,
no me prepares para contar minutos ni horas,
ni centímetros de dilatación.
Prepárame para escuchar mi cuerpo,
para reconocer cada paso, para hablar con mi bebé.

Cuando acuda a ti,
no me prepares para confiar en el poder de la medicina.
Enséñame a confiar en mi propio poder,
en mi fuerza inigualable de mujer,
en la capacidad de mi cuerpo para encontrar el alivio.

Tú que serás mi apoyo,
no me prepares para aceptar mi propia mutilación.
Enséñame a respetar
el tiempo que mi bebé necesita para nacer,
el tiempo que mi vagina necesita para acompañarle en ese camino.

Cuando acuda a ti,
no me prepares para delegar en ti,
porque entonces,
tú serás la responsable de lo que pase.
Prepárame para tomar las riendas, para decidir,
dame el poder y, con él,
la responsabilidad de mi parto.

Tú que alumbras a quien alumbra,
dime que en mí están la fuerza y el poder
necesarios para dar la vida.
Dime que estarás ahí,
por si te necesito,
pero que no te necesito.

Cuando acuda a ti,
sé mi amiga, mi madre, mi apoyo, mi luz.
Sé quien preserve el milagro del nacimiento
de cualquier intervención innecesaria.
Sé mi matrona.

Un abrazo,
Ana Calso

El amor maternal

Parece increíble que sea preciso recordar de dónde venimos y cuáles son nuestras necesidades básicas. Que algo tan sencillo como nacer a lo...