martes, 26 de julio de 2011

¿Por qué falla la lactancia?

Mi Piojilla nació con poco más de 2900 gramos. Bajó casi 200 gramos la primera semana. Era una piojilla de verdad...
A los 17 días de nacida, Piojilla pesaba ya 3530 gramos. Es decir, 630 gramos más que el peso de nacimiento. Al mes, había aumentado un kilo y medio con lactancia materna exclusiva.

En nuestra primer visita al pediatra, éste me preguntó varias veces si le daba una "ayudita" para dormir Entonces no entendía el significado de esa palabra, por lo que tuvo que explicarme -un poco incómodo- que se trataba de un suplemento de leche artificial.

Le dije que no y no pareció muy convencido. Me explicó que la niña tenía ictericia y que probablemente se debía a la leche materna. "La ictericia es normal hasta cierto punto, luego puede ser muy peligrosa".
Apuntó en un papelito sus recomendaciones y me dio cita para volver a la siguiente revisión.

Peso: 3530 Alimento: Seguir con pecho (10 a 15 minutos) entre 7 y 8 tomas al día. Poner (a la bebé) a la luz.



En una de las revisiones que hicimos fue muy enfático en insistir que el pecho alimenta "sólo hasta los cuatro meses"; que vaya sustituyendo tomas por leche Natalben o Nutribén Natal (no lo recuerdo) y espesando con cereales, de a poquito.  Así lo dejó apuntado, copio literal:

Protovit: 8 gotas día
Alimento: Seguir igual hasta los cuatro meses.
A los cuatro meses sustituir toma de la noche por una toma: N. Natal: 180 cc x 6L. Añadir una cuchara de cereales sin gluten. Cada 3-4 días añadir una cucharada de cereales hasta llegar a 5. 180 cc X 6L X 5P

(donde L es leche y P, papilla)


Entonces yo no era la activista que soy hoy, porque seguramente le hubiera puesto una denuncia. Tenía muy claro que quería amamantar y guardaba sus papelitos como "recuerdo" de mi bebé, no como pauta de crianza;  pensaba que este señor era un atrasado a su época, nada más.

Fuera de su consulta éramos muchas las mamás con bebés chiquititos. No vi muchas tetas por allí. Por mi parte, seguí dando la teta cuando y como quise.... hasta el día que en el, con problemas, dudé de todo lo que sabía sobre lactancia.  Y solo entonces me detuve a pensar en la cantidad de lactancias que este buen señor se habrá cargado.

Qué suerte tengo. ¿Soy de las que "tienen leche"?  No. A los tres meses y pico, y cuando la lactancia empezó a ser un calvario porque claramente "no tenía", ya empezaba a dudar de mi poder y a recordar las profecías del pediatra.   Antes de tener el dato de la tiroides en la mano, ningún médico me dijo qué hacer y mi médica de cabecera me informó que seguramente lo que yo tenía era depresión posparto y que podía pasarme a "salud mental". Ante mi negativa: adiós y buen viento.  La matrona de mi centro de salud, que era un ángel, me ofreció algo de ayuda "naturista" para aumentar la producción. Nunca me habló de lo que podía estar pasándome; sólo revisó la toma y no encontró nada raro. No la culpo. La lactancia materna no es una materia que se estudie en la carrera.

Busqué ayuda desesperadamente. Sólo otra madre como yo pudo ayudarme: me recomendó hacerme una analítica y salvó mi lactancia. Me diagnosticaron un hipotiroidismo de foto, con una TSH de 232 (lo normal es tener 2) es una de las causas de verdadera hipogalactia.
Pero entonces ocurrió algo más. Como nunca tuve problemas de lactancia con mi primera hija, tener problemas era algo nuevo. Empecé a ver algo que antes no veía: Parecía ser que el 90% de las mamás teníamos problemas!!
Si no eran grietas, eran mastitis. Si el bebé no engordaba es que estaba muy gordo. Si no dormía, era porque la madre no tenía leche... o su leche no era buena, no era suficiente, no era ideal.  Pero además, para cada problema había una solución fácil y rápida: "Dejarse de tonterías y darle un biberón". En los foros pude leer muchos casos parecidos al mío y sanitarios comprensivos que recetaban  a la mínima queja. Para bebés que lloran de hambre? pues Papatín forte. Bebés que no digieren, Patatín digest. Bebés que no duermen, pues Patatín sueño...  y así la larga lista de soluciones superaba con creces las de los problemas...

 
Sólo hay una con todo lo necesario...

¿Por qué cuento todo esto?

Ayer me llegó una invitación de Cachipún (podría haber sido otra marca cualquiera, son todas más o menos lo mismo y me llegan todos los meses cosas parecidas) para "colaborar" con ellos.

Entre otras cosas me proponen: Si deseas colaborar con nosotros y, por ende, con Cachipún, te mandaremos muestras de producto para que puedas probarlo con tus peques. Te informaremos de las principales novedades de Cachipún y te aconsejaremos sobre cualquier duda relacionada con la nutrición infantil.

Omitiendo que mis peques ya no lo son tanto (Pioja mayor prefiere claramente los sólidos y Piojilla tiene un "gusto adquirido" por alguna de otra marca); que no se han leído mi blog -porque si no, creo que no me hubiesen contactado; y que insisten en que tenemos la "misma filosofía", he querido rescatar este párrafo de su propia página web, al referirse a la alimentación del recién nacido:

Por eso en Cachipún queremos estar a tu lado en este viaje nutricional que ahora comienza tu hijo, queremos ser vuestros compañeros y amigos. Estando a vuestro lado hoy y en cada etapa.

"quieren estar a nuestro lado desde el primer día" Y tanto. Por lo menos no se cortan un pelo y lo dicen claramente.

¿Dónde falla la lactancia?

Aquí señores.  En convertir la lactancia materna en una carrera de obstáculos desde antes de que comience. En hacernos oír "cantos de sirena" sobre la leche artificial, contándonos sus maravillas y lo bien criados que nos salen con ella.  En inventar soluciones mágicas cada vez que una madre necesita apoyo en vez de polvitos blancos.  En "convencer" a pediatras y matronas de que nos hacéis un favor cuando nos vamos a casa con un sobrecito de  vuestro producto, "por si acaso".  O peor aún, cuando ofrecéis premios, viajes, congresos a cambio de que ellos, las personas en las que creemos y confiamos, nos repartan vuestra marca. 

Porque cada vez que una embarazada recibe esa hermosa caja que repartís, llena de chupetes, muestras gratis y revistitas con fotos de madres perfectas y niños sonrientes, estáis sembrando dudas y repartiendo modelos ajenos a la realidad general. 

Cada vez que escribís en vuestras webs que "no pasa nada" si optamos por dar leche de bote, estáis infravalorando el poder de las madres. Enviando mensajes erróneos y haciéndonos creer que somos prescindibles. 

Pero quien lea esto, que no se equivoque. No soy una loca de la teta a cualquier precio. Cuando de verdad es necesario, cuando los problemas existen de verdad y el bebé necesita un suplemento alternativo, no existe mejor opción que la leche artificial; la leche adaptada de vaca. No la de soja, ni la de cebra... la vuestra. Pero esto, será siempre un mal menor y nunca la mejor leche para el bebé.  Y desde luego, estos problemas no ocurren en la mayoría de los casos, como nos quieren hacer creer. 

Por eso, queridos amigos de Cachipún, perdonad que os diga que no. Que no quiero recibir muestras gratis para mis peques.  Que no quiero que patrocinéis mi blog, aunque me hagan falta unos euros. Que si de verdad queréis ayudar a las madres desde que comienzan su aventura, gastaros vuestro dinero en otras cosas. No difundáis un mensaje engañoso y no contactéis blogueras para que lo difundan por vosotros. 

Termino este post recordando la web de la plataforma NO GRACIAS. Para mantener nuestra independencia como monitoras de grupos de apoyo, como blogueras, como mujeres comprometidas con nuestros hijos, os animo a decir que NO cuando recibamos estas invitaciones. Seamos responsables con quienes nos siguen y escribamos libres de conflictos de intereses con la industria.  

Jornada patrocinada por Nestlé


Más: 

Podéis ver qué es IBFAN aquí. y entrar a su web: http://www.ibfan.org/

Artículo en Bonding 


martes, 19 de julio de 2011

Un premio a la introspección

De la mano de mi amiga y compañera de guerra Lady Vaga, he recibido el premio a la "instrospección".  Se lo agradezco infinitamente y más aún siendo ella la que me lo otorga porque pasar su criba es difícil.
Con este galardón se premia al blog que "te hace mirar en el interior" y a la persona que está detrás del teclado. ¡¡Qué bonito!!


No es el primero que recibo... pero he de ser honesta y deciros que nunca me enteré de que había que hacer algo más que darle las gracias al que te premia. Ahora me entero de que hay que seguir una serie de pasos que yo me había saltado sin más en las anteriores ocasiones (!) Por lo que pido disculpas a las blogueras que en su día me premiaron y a las que simplemente di las gracias y me quedé tan feliz.


Así que empiezo. Junto con este premio viene una súper entrevista que me va a tomar dos días terminar....

1. ¿Cuál es tu reto?

Tengo tantos... miles de sueños en la cabeza y la ilusión permanente de materializarlos algún día. Sueño con hacer una súper fundación Entre Mamás. Una casa de cientos de metros cuadrados, con jardines y espacios bonitos. Lugar para hacer charlas y conferencias, sitio para tomar un café, hacer fiestas de madres, grupos de apoyo y sitio para que nos den un masaje riquísimo mientras nuestro peque está bien cuidado... si es que casi no sueño.

¿Un reto terrenal? Sacarme el carnet de conducir YA y bajar toooodos los kilos que me sobran.


2. ¿Qué le dirías a tu jefe si te tocase la lotería?

Como no tengo jefes, no les diría nada.


3. ¿Qué harías si descubrieses que alguien te está mintiendo?

Pues depende del mentiroso y del tamaño de la mentira. Creo que hay una cosa que no puedo digerir y es la deslealtad en cualquiera de sus ámbitos.

4. Si se quema tu casa y sólo pudieras salvar una cosa, ¿qué salvarías?

Qué pregunta más difícil. Me gustaría salvar mis libros... pero como sería imposible, con salvar mis documentos creo que me conformo. Eso y mi disco duro externo, en el que tengo copia de MI VIDA.

5. Entras en un sitio con mucha gente, ¿qué haces?

Me voy corriendo. Odio los agobios. Si no me queda otra que quedarme, respiro y pongo mi mejor cara.

6. ¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?

Según el día. Hay días en que veo las cosas maravillosas y otros en los que todo se vuelve negro. Cosas del hipotiroidismo jajaja.

7. Te encuentras una lámpara mágica, ¿qué tres deseos pides?

¡Pediría... tener una lámpara de los deseos con deseos interminables! jejeje.

8. ¿Cuál es tu mayor miedo?

El dolor o sufrimiento de mis seres queridos.

9. ¿Qué te hace feliz?

Los domingos. Dormir hasta las quinientas y charlar con mi amado sin preocupaciones.

10. ¿Consigues sacar un minuto para ti cada día?

Hago lo posible. Aunque mi hija me dice (más bien, protesta) que en mi tiempo libre siempre me ocupo de otros... y yo -y mis quereres- me postergo hasta el infinito y más allá, como Buzz Lightyear.

11. Si pudieras reencarnarte en un animal, ¿cuál serías?

Un perro en casa de rico, jajaja.

12. ¿Cuál es tu recuerdo más feliz?

El que guardo del día en nació mi primera hija. No puedo describir toda la felicidad que sentí.

13. ¿En qué ciudad vivirías y por qué?

Amo Madrid. Pero es tan cara que dan ganas de salir huyendo. Elegiría una ciudad con un clima templado-caluroso. Con mucha actividad y al mismo tiempo, que no haya que preocuparse por la seguridad. No tengo problemas de movilidad, así que si alguien conoce una ciudad así, que silbe.

14. ¿En qué crees?

En el respeto mutuo. Si la pregunta va en el sentido religioso: creo en Dios. No soy católica (y parece ser que por estos lares, no serlo es igual a ser atea) y considero la religión católica como una gran mafia junto con los bancos. Fui una gran activista católica hasta que nació mi primera hija y me negaron poder bautizarla porque no estaba casada. Desde entonces, no me interesa pertenecer a una iglesia que no quiso a mi hija por un "supuesto" pecado mío. Y aunque las cosas no sean las mismas, mucho no han cambiado en el fondo. Esto pasó en la iglesia católica sudamericana. La diferencia fundamental que veo entre la iglesia en Sudamérica que es de izquierdas y la Española, es que son antítesis una de la otra. Aquí, iglesia está ligada a poder, política, status social y grupos de decisión. En América Latina está ligada al socialismo y su gente fue muy perseguida durante la dictadura.

Me considero cristiana y creo en que para encontrar a Dios no hace falta ni ir a iglesias, ni confesarse con nadie, ni llevar imágenes de nada.

15. ¿Qué sientes cuando creas?

Alivio y desahogo. Es mi forma de comunicarme.

16. ¿Te gustaría conocer el futuro?

No... la vida está para vivirla y sabiendo lo que va a pasar ya no tendría sentido.

17. ¿Qué otros nombres de blog te planteaste antes de poner este?

No recuerdo... creo que éste. Antes tenía otro que se llamaba "Somos 4: nuestra historia". Pero era un blog familiar, sólo para ojos "invitados" y desapareció junto con el resto de espacios de MSN.

18. ¿Crees que se pueden hacer buenos amigos a través del mundo blogger que frecuentas?

Creo que es complejo hacer amistades en general. Tengo muy pocos amigos. Casualmente a una de mis mejores amigas la conocí a través de un foro, pero creo que nos hubiéramos terminado conociendo de todas formas.

19. ¿Qué libro quedará para siempre grabado en tu memoria?

Me encanta leer y es algo que me resulta muy fácil. Con 13 años leí "Cien años de soledad" por primera vez y lo volví a leer muchísimas veces. Es un libro que me encanta y del que siempre descubro algo nuevo. Me gusta mucho todo el realismo mágico y autores como G. García Márquez, Isabel Allende o Laura Esquivel.

En general me gustan más los autores latinoamericanos en prosa y poesía.


Y luego qué hay que hacer? Pasar el testigo a otra... cierto? Pues para Adivina Cuánto te quiero que es un blog inspirador y para Yendo a por el segundo que al final serán tres y que me hace vivir con ilusión cada semana. Dos amigas blogueras y amigas de la vida a las que sé que puedo llamar en cualquier momento.



domingo, 17 de julio de 2011

Aeropuertos

No me gustan las despedidas... nada, nadita.
Y menos cuando se trata de despedir a mis seres queridos. Papá conejo viaja mucho y estoy más o menos acostumbrada a sus ires y venires. Pero esta vez la viajera era diferente.

Y es que este mes ha sido de aeropuertos. Recién llegados de Francia, Pioja mayor se fue de visita a Estados Unidos. Fue una ilusión inmensa realizar este viaje porque se trataba de la primera vez que iba a "cruzar el charco" sola.


¿Qué como la envío tan lejos y solita? Creo que alguna vez conté que hacemos intercambio de hijitos con otras familias y así como voy recibiendo niños en casa, Pioja mayor tiene la oportunidad de conocer los países de nuestros visitantes.

El año pasado estuvo en Alemania y vio desde allí la final de la copa del mundo... escuchar al teléfono su voz llorosa y feliz a tantos kilómetros, fue igual de emocionante que ver a Iker levantar la copa.

Y así, sin más... pasaron 365 días y volvió a volar fuera de su nido.
Preparamos el viaje con anticipación, tratando de escoger las mejores rutas, con las menores escalas; buenos vuelos y horarios "decentes". De esa forma, salimos al aeropuerto convencidos de que habíamos hecho todo lo posible por que pase sola el menor tiempo posible; que tenga dinero suelto y en dólares, una tarjeta de crédito por "si las moscas", un seguro de viaje, las direcciones, teléfonos y localizadores impresos... todo atado y perfecto.

Desde luego, Pioja mayor no consintió ir como "menor no acompañada"; título que le hubiera hecho poseedora de un hermoso cartel en el pecho, con grandes letras y en colores neón, que le hicieran absolutamente visible a ojos de los demás.

Demasiado pedir a una adolescente. Como estaba en la edad "límite" para el cartelito, decidió que no se lo ponía. "Confía en mí, que no pasará nada", me dijo muy segura y convencida. Y luego nos dicen que los niños criados en el apego son dependientes de sus madres...

Monísima y arreglada como le gusta estar, con su bolsito gris y una revista del corazón (para no aburrirse), me abrazó largamente y yo no pude evitar que mis ojos se nublaran. Tan mayor ya. Tan hermosa... esto es sólo el preludio de lo que vendrá más adelante; cuando llegue el día en que le tenga que decir adiós de verdad y se vaya a conocer el mundo.

Me despedí de ella como hacemos las madres. Y vi en sus ojos algo de brillo también; pero no dio tiempo a más, porque se fue corriendo hacia la puerta de embarque. Cuando pasó el retén de seguridad me dijo adiós con la mano y la vi desaparecer. Mi corazón se fue con ella.

Hablamos por el móvil hasta que le tocó subir al avión. "Cuelga hija, que te quedas sin batería. Llámame en cuanto desembarques en Filadelfia".  Esperaba su llamada a las diez de la noche, pero a las 9 sonó el teléfono y era ella. "Mamá, el vuelo se ha desviado a Nueva Jersey. Nos quedamos aquí cuatro horas porque hace mal tiempo en Filadelfia". Mi alma se paralizó.
Eso significaba que perdería su conexión con Boston (lugar en el que le esperaba la familia americana) y que tenía que recoger su maleta y hacerse otro pase a bordo para coger el vuelo siguiente. Sola, solita.

Seguramente esa fue la noche más larga de mi vida. Ya en Filadelfia, con un nuevo pase a bordo y después de mucho tiempo de espera me dice: "voy a pasar el control de seguridad policial y te vuelvo a llamar". Esperé unas miles de horas y cuando no pude más, llamé. Me salía el contestador.

Mientras tanto, la mamá americana que esperaba a mi Pioja me llamó para decirme que el vuelo a Boston (el nuevo vuelo, ya que supuestamente el anterior estaba ya en el aire) se había cancelado y que no saldría otro desde Filadelfia hasta la mañana siguiente. Esperaba "mis instrucciones".

No puedo explicar la angustia que me invadió: tener a mi hijita tan lejos, sin saber lo que estaba pasando y sin poder comunicarme con ella. Pasaron mil cosas por mi cabeza: que se le había terminado la batería, que le quitaron el teléfono... que seguramente la detuvieron... Sí, creo que veo muchas series de polis.

Pero finalmente llamó. No había pasado nada. Pasó el control policial sin más y recogió su maleta. Cuando le dije que su vuelo nuevo se había cancelado se río. ¿Y ahora?  Del otro lado de la línea yo no podía contener el llanto. Culpándome de haberla enviado, de no haber pedido el cartel de menor no acompañada, de no haber ido con ella hasta Boston... de todo. Pioja mayor, siempre tranquila, me consolaba: Mamá no pasa nada. Mira, voy a preguntar a los de la línea qué puedo hacer. Y si me tengo que quedar en un hotel, tampoco pasará nada que para eso tengo el seguro y la tarjeta de crédito, cierto? Eso dijiste tú.  

Pero no hizo falta. Resulta que mi hijita querida, jamás tiró el viejo pase a bordo para el vuelo a Boston. Y que su vuelo (aquel primer vuelo que yo confirmé y que en teoría había perdido) estaba a punto de salir después de 5 horas de retraso.  Preguntó en un fluido inglés si podía abordar y le dijeron que sin problema. Se subió al avión y llegó a las 6:30 de la mañana, hora española.
¿Ves como no ha pasado nada? me dijo al teléfono. Yo traté de disimular mi histeria maternal y colgamos. Pude cerrar los ojos y dormir tranquilamente a esa hora. Orgullosa de mi cachorra y con unas diez canas nuevas. 

Ahora mismo está de camino a Nueva York con su familia de acogida. Me ha prometido muchas fotos y me cuenta que se lo está pasando fenomenal. 
Yo tengo en el corazón una mezcla de sentimientos. No puedo evitar sentir que todo esto no es más que un ensayo para el día en que de verdad abra sus alas y vuele.
Se me va mi pequeña... como agua entre los dedos.

--------

(aquí el viaje del año pasado)

jueves, 7 de julio de 2011

Volver a ser niños

Acabamos de volver de Disney. ¡Nos lo hemos pasado fantástico!
Ha sido una experiencia feliz y divertidísima. Hemos hecho cientas de fotos,  (el primer día descargué más de 500!) algunas también con los personajes Disney. Hemos caminado tanto de aquí para allá que ya no tenemos pies.

Piojilla y sus orejas de Minie
Las niñas, alucinadas... la pequeñita no sabía qué elegir para mirar; le han gustado hasta las flores que inundan el parque. Y la mayor? Cámara en mano ha hecho un montón de pequeños "reportajes" que tenemos la idea de montar en un mini-documental de nuestro viaje de ensueño.

Sí, ha sido un viaje hermoso. Tenemos que agradecer infinitamente a "El Club de las Madres Felices" por este premio maravilloso: por haber pensado en cada detalle y enviarnos a los cuatro con TODOS los gastos pagados.  Desde los billetes, el hotel Disney, los transportes, las comidas (incluída una comida en el restaurante de los personajes), las idas y vueltas, las entradas a los dos parques... todo.  Seguramente para nosotros hubiera sido muy difícil hacer un viaje como éste por nuestra cuenta y por eso ha sido mucho más especial.

Nos hemos subido a prácticamente todas las atracciones en ambos parques; desde el carrousel hasta la montaña rusa más atrevida. Tengo que reconocer que a ésta última me subí por puro masoquismo... porque en realidad soy muy miedica. Cerré los ojos y que sea lo que dios quiera, dije... Por eso en la foto de la montaña se ve a Pioja mayor felicísima y a mí, desaparecida; con la cabeza oculta y agachadada. Eso sí: repetiría seguro.

Vimos dos cabalgatas y fue como revivir la infancia. Me emocioné viendo a las princesas (yaaaa! sé que son de mentira, pero estando allí todo es mágico y para disfrutar hay que creer - aunque sea sólo por un momento- en hadas y gnomos). Creo que fue lo que más me gustó, personalmente. A Piojilla le gustó Peter Pan (desde luego, princesas y castillo primero) y luego a la mayor, uno de los piratas del Caribe que era muy guapo y muy gracioso. Papá Conejo disfrutó con las atracciones y haciendo de fotógrafo guardó cada instante para siempre.

 
La comida estuvo muy bien también. Especialmente en el restaurante en el que comimos el primer día: El Silver Spur, donde nos atendieron maravillosamente. Los dos parques nos gustaron mucho y creo que fuimos los primeros en entrar y los últimos en irnos (de hecho, una noche nos empezó a dar miedo porque ya no veíamos a nadie...).

¡Y luego... París! Hacía mucho que Papá Conejo y yo soñábamos con conocer París y nos ha dado tiempo a todo. Nos ha gustado mucho también y el clima ha sido muy bueno; tanto, que antes de que podamos hacer nada teníamos a Piojilla desvestida y metida en una fuente! (tengo que reconocer que aunque ahora suene divertido, en ese momento me enfadé).

Tenemos un montón de anécdotas. Por ejemplo, que el día que fuimos a París, al salir del metro en Trocadero, nos encontramos unos paparazzis. Cámaras y cámaras por todos los sitios. Nos quedamos a curiosear y de repente empezaron a salir un montón de modelos y famosos del Teatro Nacional de Chaillot... a dos metros de nosotros. Pioja mayor, en su labor de cámara de TV, se mezcló entre los fotógrafos a perseguir famosetes. Yo, que tengo poca idea de este mundillo, me iba enterando de quienes eran los que pasaban por mi lado porque se lo preguntaba a los que pasaban. ¡Era la Fashion Week de París! Así que por casualidad y cotilleo tenemos fotos de Giorgio Armani, Kate Holmes, Cate Blanchet y otros que quiénes serán. Si nos véis en las revistas, ya sabéis porqué fue.


En fin... un viaje irrepetible. Terminamos agotados pero inmensamente felices. Gracias a todos por habernos permitido hacer este sueño realidad. :-)

Los Conejo - Piojo.

Gracias por tanto...

Puede sonar raro, pero soy una enamorada de las tetas. Y si me conoces, me habrás escuchado decir que si existe un dios, a lo mejor se llam...