miércoles, 5 de noviembre de 2008

El poder de la esperanza

Mi hija mayor no comprende mi emoción de hoy. No entiende que vea una y otra vez los noticieros del día que hablan de las elecciones presidenciales de un país lejano.
Obama ha ganado. Esta mañana me he levantado con la noticia en la tele, un gran orador dando las gracias por el apoyo y las imágenes de gente que lloraba emocionada porque, independientemente de cómo sea en el futuro su desempeño como presidente, su victoria representa el triunfo de la ilusión.

Un negro en la casa blanca. Hace unos años podría haber parecido ciencia ficción, impensable, imposible y ahora ahí está. Ha ganado y es una victoria para todos. Lo que empezó siendo un sueño de libertad, cuando Lincoln abolió la esclavitud, hoy es posible. ¡Cuánta sangre se ha derramado para llegar a materializar este sueño! De cierta forma, me alegra de que a mi hijita le parezca lo más normal del mundo que un negro haya llegado hasta allí. Quiere decir que algo, aunque sea minúsculo, está cambiando.

Me es inevitable recordar el bellísimo discurso de Martin Luther King Jr., I have a dream, en aquellos años, todavía tan cercanos, cuando la negritud se castigaba con la separación, el repudio y la violencia. Aún sucede y estamos lejos de ese sueño hermoso... pero quiero pensar que esto es un síntoma y que el hecho de que el país más poderoso del mundo tenga un presidente negro, sea una señal de que sopla un viento de cambio.

Como éste no es un blog político ni mucho menos, dedico este post a Michelle, la compañera de Obama y madre de sus hijas. Él mismo la nombra como "su roca" y artífice de su triunfo en esta carrera. Se ha dirigido a ella así: Yo no estaría aquí si no fuera por el infatigable apoyo de mi mejor amiga, mi compañera en estos 16 años.

A ella ya le habían entrevistado antes. Me ha gustado en especial esta respuesta, cuando le preguntaron cómo se veía como futura primera dama: "Mi principal trabajo seguirá siendo, con toda honestidad, el de madre. ...mi prioridad son mis hijas". “Mi familia para mí es lo primero porque si no podemos criar a nuestros hijos y darles una vida saludable, ¿cómo podrían los ciudadanos confiar en nosotros?”

Porque no hay que olvidar que las cosas nunca suceden solas y que detrás del triunfo de una persona, está siempre el apoyo, el respaldo y el amor de otra. Que nada es coincidencia, que está detrás el círculo que le rodea, el lazo que se llama familia y la voluntad y la perseverancia de llegar hasta donde nos permitan nuestros sueños.

Quizá con todo esto que escribo puedo parecer ilusa. Se que hay también mucha ambición, que el poder es una droga que encandila. Que deben existir miles de intereses creados. Pero... ¿No es maravilloso poder emocionarse con la esperanza? ¿No ese el verdadero poder que cambia el mundo? Hoy se ha demostrado que sí.

Vídeo resumen de I have a dream
Foto de Dailymail UK.

2 comentarios:

Eva dijo...

joer, para mi también es superemocionante...una pasada! me alegro tanto por ellos(quiero decir por todas las personas de su raza)

un beisto

amor dijo...

comparto plenamente esa emoción

Cinco

Mi pequeño. Mi dulce amor, bebé hecho de dulce y besos de azúcar. Cinco años que han volado y casi no puedo creerlo. Como si hubiera sido...