miércoles, 6 de agosto de 2008

El otro lado de la medalla

Niños deportistas


Cuando escucho a Nadal, Alonso, Gasol dar conferencias de prensa, felices y emocionados por haber ganado, no me imagino una infancia desgraciada. Creo, y espero no estar equivocada, que son gente que de niños descubrieron el deporte y les fascinó. Creo, que en sus padres encontraron un apoyo a esa ilusión y que fueron papá y mamá las primeras personas que confiaron en el sueño de esos niños. Creo, que fueron estos chicos los que decidieron llegar hasta donde han llegado, sin imposiciones, sin castigos. Con sacrificio, pero por puro amor a lo que hacen. Peco de ilusa?


Lo digo, porque si había algo que me encantaba ver en época de olimpiadas, era la gimnasia. Pero ayer por la noche, en Documentos TV (la 2 de TVE), pusieron un programa que me espeluznó y abrió los ojos.
Una forma de maltrato físico y psicológico terrible con el fin de conseguir medallas de oro. Niños pequeños, sometidos a pruebas imposibles, horarios de esclavo, maltrato de todo tipo. "Sueños olímpicos" mostró, nunca mejor dicho, el otro lado de la medalla en estas competiciones.
Pobres piojitos, llorando mientras oyen los gritos, las descalificaciones, los castigos de sus "entrenadores" que, orgullosos, salen en televisión para que se vea en todo el mundo como se fabrica un deportista de élite.
Y el dolor... La explotación física y extenuante, sin comer, sin dormir bien y alejados de unos padres ilusionados con que, algún día, el niño les saque de la pobreza.
Al respecto, Save de Children ha publicado un informe: Niños en competición, en el que se exponen casos específicos de niños maltratados en estos Centros de Alto Rendimiento y el de otros pequeños que ya no viven para contarlo.
Una forma más de maltrato, de explotación de inocentes y de enriquecimiento de unos cuantos.
Una forma de convertir algo tan sano como el deporte en un instrumento de tortura.
Indignante. Es imposible decir nada más.

:-(

No hay comentarios:

El amor maternal

Parece increíble que sea preciso recordar de dónde venimos y cuáles son nuestras necesidades básicas. Que algo tan sencillo como nacer a lo...