jueves, 1 de septiembre de 2011

Tejer la red

Escrito para la revista Bonding, en septiembre

Cuando nace el bebé, despertamos a una realidad que no habíamos imaginado. Es todavía tan chiquitín que no podemos entender cómo lo invade todo… el mundo entero gira en torno a él.

Como madres nos vemos superadas y ansiosas por intentar comprender lo que ha pasado y la mezcla de sentimientos que invade nuestro corazón no es políticamente correcta. El estado civil “madre” no nos lo había contado nadie.

Nuestras amistades se nos hacen lejanas. Podemos estar rodeadas de gente pero pocos comprenden nuestra “soledad”. En casa, a solas con el bebé que nos demanda, somos felices y a la vez, deseamos volver en el tiempo por lo menos un instante… sentir que somos las mismas. Que nada ha cambiado. Es el puerperio, dulce y amargo a la vez. 

La tienda roja de Entre Mamás
(derechos de imagen reservados)

Cuando una madre decide asistir por primera vez a un grupo de apoyo, no sabe que las redes que teje son duraderas y poderosas. Tanto, que después tendrá inmensas ganas de ayudar y acoger también a otras madres.  Su primer día tal vez sea un grito desesperado; o las ganas de salir de casa y cambiar de aires; o simplemente el deseo de conocer otras madres y entablar una amistad.
Tímidamente, las mamás hacen su entrada y escuchan. Sonríen. Y tal vez se animen a contar algo. Vienen buscando empatía y calor humano; a veces alguna respuesta.

Lo que no se imaginan es que encontrarán mucho más. Que cada experiencia materna, cada emoción y cada duda que se comparte, es altamente saludable para todas. Nos acompañamos mutuamente. Caminamos juntas por la misma senda y hacemos camino a las demás. Es lo que Casilda Rodrigáñez define como “tejer la urdimbre”.

Efectivamente, los grupos de mujeres salvan vidas. Y no es metáfora: Hace poco un experimento realizado en la India y luego publicado en la revista The Lancet, demostró que los grupos de madres son una ayuda sustancial y eficaz para reducir las tasas de mortalidad en un 45%  y disminuir la depresión posparto en un 55%. (*1)

Pero, ¿para qué sirve un grupo de apoyo? Asistir a un grupo de apoyo sirve entre otras cosas para salvar lactancias. Para recuperar partos robados. Para acompañar puerperios duros y llorar. Para reír y compartir noticias. Para levantarnos la autoestima. Nos hace olvidar por un momento los pedruscos de la maternidad y nos hace sentir acompañadas y queridas.
De allí salen amistades y buen rollo. Y también algún mal entendido inevitable.

Los grupos de apoyo son necesarios y altamente recomendables en todo tipo de sociedades. No sólo deberían estar siempre subvencionados, sino que deberían ser una prioridad de salud pública. Si cada mujer que pare tuviera siempre donde acudir con sus preocupaciones y sueños, seguramente tendríamos menos llenas las consultas médicas de todos los ámbitos.

Si estás dudando, si tienes un grupo cerca y tientes curiosidad por asistir, da el paso. Que no se nos olvide nunca: Las mujeres que se reúnen, salvan vidas.



 (*1)
El estudio en el Lancet, desde el Blog de El Parto es Nuestro

La noticia, en el mundo



3 comentarios:

Carol dijo...

Para mi el asistir a grupos de apoyo ha sido muy importante y lo sigue siendo. Poco a poco hemos ido tejiendo también amistades con las que compartir mucho.
Yo animo a todas las madres a asistir a estos grupos y no sentirse solas.

MaGiA dijo...

Totalmente de acuerdo! Uno de los mejores consejos que me dieron fue que me uniera a un grupo de madres durante el postparto. Y me ha ido de cine. No solamente por el acompañamiento emocional, por estar con otras familias que tienen la misma energía vital, también el ver que otras madres tenían las mismas preocupaciones sobre “cosas sin importancia” como bañar al bebé, cambiar pañales, cuando y como darle teta… me hizo sentir más acompañada y menos loca (porque mira que da de si la preocupación por el color de la caca del bebé y quien sino otra madre puede escucharte con genuino interés ;-D
Abrazos de grupo!

Chiara dijo...

Tooooooootalmente de acuerdo.A mi nadie me hablo de estos grupos pero di con vosotras y estoy tremendamente feliz. Las dudas, la compañia, las experiencias, las actividades.. todo os hace especiales en esta etapa unica

El amor maternal

Parece increíble que sea preciso recordar de dónde venimos y cuáles son nuestras necesidades básicas. Que algo tan sencillo como nacer a lo...