viernes, 18 de noviembre de 2011

Tristeza materna

Al llegar a casa con el niño en brazos,
es cuando te das cuenta por fin
de que tu vida ha cambiado para siempre...

Llega hasta mi una noticia que debería hacernos reflexionar:
Una mujer cuyo bebé era el resultado de una fertilización in vitro, pierde la custodia de su hijo. Ese bebé, hoy con dos años, todavía no ha sido devuelto a su madre y ha cambiado varias veces de familia. 

Los medios lo han tratado como si el hecho de que esta madre tuviera 50 años fuese significativo. Como si el hecho de que el bebé fuese in vitro -deseado y soñado mil veces, seguramente- fuese lo particular.
Pero... aquí la edad no tiene nada que ver.
Ni si el bebé es in vitro o no.

Esto podría haberle pasado a una madre de 25 años o a otra con un hijo biológico. Que de repente te bailen las ideas no es una cuestión de edad ni de óvulos tuyos o ajenos.

La depresión posparto ocurre. Y la falta de información, también es continua. Yo no sé qué caso sería éste exactamente: No sé si se ha sobredimensionado el asunto, si será justa para alguien esta separación; si "la ley" tendrá o no razón...

Pero conozco madres que de repente te cuentan que a veces sienten que quieren tirar a su bebé por la ventana, o mamás que están totalmente ausentes y no se dan cuenta de que el bebé corre peligro, o que piensan que su bebé es "muy bueno" porque duerme todo el día y casi no pide teta (y el pobrecito está claramente al borde de una deshidratación)...

Lo peor de todo es que estas madres llegan a los grupos de apoyo buscando ayuda y desde allí NO PODEMOS AYUDAR, porque son mujeres que necesitan atención profesional urgente. ¿El problema? que este apoyo profesional, no existe, salvo por lo privado. No existe un espacio específico de salud mental perinatal donde se pueda derivar a estas mujeres en lo público, ni hay suficientes profesionales formados para ello.

La depresión posparto es la complicación número uno después del parto. No es algo poco común sufrir algún tipo de trastorno emocional; desde la melancolía propia de los primeros días, el sentimiento de culpa, la ansiedad y el estrés postraumático después de un parto horrible... hasta episodios de psicosis.

Se abandona a las madres.

Nadie hace un seguimiento de cómo se sienten, qué necesidades tienen durante el puerperio, qué clase de soporte necesitan. Las envían a su casa con grietas en los pechos porque nadie supo ayudarles con la lactancia; heridas en todas partes (en el alma y en el cuerpo). Con un gran sentimiento de culpa por no haber estado a la altura, por no "haber peleado más" el parto que soñaron, por no haber sido "capaces de parir" si el nacimiento fue por cesárea, por sentirse vacías aunque todo haya sido "maravilloso".

Sus casas se llenan de visitas que sientan el culo en el sofá en vez de servir de ayuda verdadera. No descansan; sus parejas tienen sólo 15 días con ellas y nadie les ha contado que todo esto podía pasar; huyen. El bebé llora y llora... la madre también y a los pocos días está solísima con su bebé demandante y sin nadie que le abrace.

Así, ¿quién no va a deprimirse?


Más:

http://www.vinculoapoyoposparto.es/  Espacio de apoyo e información sobre la dificultad emocional materna

http://www.postpartum.net/ Red de apoyo internacional para la depresión posparto.

Espacio de apoyo materno, pionero en su género en Madrid, que esperamos que sirva para inspirar a la creación de otros lugares de acompañamiento.

Un vídeo para compartir:


11 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

En España los tratamientos de reprodución asistida están permitidos hasta los 50 años y 6 meses, por lo que la mujer no violó ninguna normativa, que es lo que parecen querer dar a entender los medios de comunicación. La clínica, que fue la misma que la inseminó (la Teknon de Barcelona), se ampara en que la mujer mostró un comportamiento extraño tras el parto. Creo que no puedo opinar, porque todas las noticias al respecto que fueron publicadas en los medios de comunicación, las redactaron personas claramente poco documentadas en el tema de la reproducción asistida. Por otra parte, yo creo que si luego hubiera pasado algo, nos hubiéramos echado todos las manos a la cabeza. La madre indica que los estudios psicológicos que le realizaron antes de inseminarla fueron positivos, pero es que esta no es una prueba que sea obligatoria en nuestro país, por lo que es otro dato carente de sentido. Quién me da más pena es el niño, que en dos años ha vivido con distintas familias de acogida, sin obtener una estabilidad.

Maximoto dijo...

Cuanta razón tienes ... y qué poco se habla de esto ...
Besos, Maximoto.

Mametadebad dijo...

Tienes toda la razón, no hay atención específica para las mujeres en este momento especial de su ciclo vital. Yo soy psicòloga y profesionales como yo llevamos años luchando para poder ejercer nuestra profesión como psicólogos clínicos en hospitales y centros de salud. pero pasan los años y no se nos integra como profesionales de la salud...tanto que podríamos hacer para ayudar con nuestra formación y experiencia.
De momento seguimos haciendo nuestra tarea en consultas privadas y es allí donde se pueden dirigir mujeres que pasadas unas semanas del parto siguen con sentimientos de tristeza, decaimiento y pensamientos depresivos en aumento. Es importante recibir ayuda y tratamiento psicológico lo antes posible.

Mamá dijo...

Verdades como puños dices Clau... me encanta leerte sobre todo ahora que estoy a la espera de mi segundo hijo y estoy reviviendo el parto y el puerperio... besos y gracias.

Belén dijo...

Bravo! Bravo Claudia porque tienes muchísima razón. La mujer, al convertirse en madre, es descuidada y poco atendida.

Anónimo dijo...

¿Y no hay información acerca de la existencia -o no- de la depresión post adopción? Soy mamá adoptiva y, aunque desee mucho a mis hijas, al principio fue MUY difícil la adaptación... Las circunstancias fueron varias, pero me interesaría saber si existe o o esta depresión que, evidentemente, no sería por causas hormonales, pero que puede afectar una reciente maternidad...

Clau707 dijo...

Hola Anónima!

Sí, evidentemente existe la depresión maternal, aún cuando no hayas sido madre biológicamente. Estás sometida a las mismas presiones y a las mismas carencias que una madre que ha parido.
Pero además, tenemos el listón muy alto. Esperamos "amar" a nuestros hijos adoptivos en cuanto los vemos y así no funciona el cuerpo humano. Por muchas ganas que hayas tenido de ser mamá y de tener esos hijos, el enfrentarse a una nueva situación, a la personalidad de los hijitos que ya llegan con sus respectivas mochilas de dolor, desamparo o abandono; al entorno que nos exige ser las madres ideales y al mismo hecho de haber idealizado la maternidad durante años, pueden ser desencadenantes de una depresión.
Al igual que haría con una mamá biológica, le diría a esa mamá adoptiva, que no se sienta sola. Que busque apoyo de otras mamás, de otras redes y círculos y que no tema expresar lo que siente.
Un abrazo!
Claudia

Clau707 dijo...

Os animo madres y amigas que me leéis a acompañar a otras madres en su camino. En dar soporte a aquellas que tengáis cerca. A veces un poco de comida, un abrazo, un poco de charla o atención son suficientes para que estas mamás recientes dejen de sentirse solas.
Gracias por leerme!!

H* dijo...

No imaginas lo que he llorado leyendo el trozo en el que describes cómo te vas a casa con heridas en el cuerpo y en el alma.

Mi bebé tiene 2 meses y medio, es lo más bonito del mundo y lo quiero con toda mi alma. Pero soy incapaz de rememorar el parto, un momento tan deseado, tan esperado, tan íntimo, sin llorar y llorar y llorar. De verdad no sé cómo liberar la pena que siento al pensar en que cuando pusieron a mi hijo encima mío les pedí que se lo llevarán pq temblaba de tal manera que temía que se me cayera. Durante un mes tuve amoratada la parte superior de la barriga de la fuerza que hizo la comadrona con sus codos clavándomelos. Me desgarró otra comadrona con su mano. Todo esto mientras me chillaban que así no se daba a luz pq les pedía a gritos que me dejaran, que podía hacerlo yo...

Clau707 dijo...

H* No estás sola. Lo que hicieron contigo es inaudito. Es violencia. Es ir contra toda ciencia y humanidad.
Te invito a que te unas a otras madres; será bueno para sanar tus heridas y para encontrar apoyo.
La maniobra de apretarte la barriga se llama maniobra de Kristeller; usarla poner en riesgo a la madre y a su bebé y por eso está desaconsejada por los expertos.

Puedes visitar www.elpartoesnuestro.es
Y yo estoy a tu disposición si te apetece hablar de ello.

Un abrazo fuerte.
Claudia

Guzman Gonzalez dijo...

La depresión materna es un factor de riesgo para que sus hijos presenten síntomas psiquiátricos como ansiedad, problemas de conducta, depresión o consumo de drogas dependiendo de la edad de los hijos. Sin embargo, poco se sabe de la importancia que puede tener el tratamiento de la depresión de las madres en sus hijos. ¿Puede el tratamiento de las madres influir en la mejoría de los síntomas de los hijos?

Niños

Cuando nos enteramos de que habían atentado en Barcelona, mi hija mayor y yo estábamos en una zona igual de concurrida y turística, pero e...