viernes, 20 de julio de 2012

Burbujas de amor

Hace unos días que sentí por primera vez peta zetas en la tripa. Había olvidado por completo esa sensación maravillosa de albergar vida en mi interior. De tener un corazón extra latiendo... una pequeña criatura humana gestándose. 
Tengo que decir que sentir estas burbujas de amor ha sido un momento especial y maravilloso. He buscado una y otra vez, concentrada, la misma sensación... como si esos pequeños movimientos que me anuncian la vida fuesen también una forma de buscar conexión conmigo, de decir "aquí estoy". Necesitaba sentirle.  

Tengo que ser honesta: Me está costando conectar. Aceptar la llegada de un nuevo bebé ha sido duro porque, aunque durante mucho tiempo tuve la ambivalente ilusión de un nuevo hijito, con el tiempo fui abandonando la idea y había llegado un momento en que ya me había desprogramado del tema. Un nuevo bebé con tantos proyectos empezados... ufff no podía permitírmelo. 

Pero ahí estaba. Miré el positivo con terror... y al mismo tiempo cierto gustito imposible de describir. Puedo ser madre. Soy madre. Soy fértil. Soy poderosa.  Y otra vez el pesimismo: qué mal momento has elegido bebé... Pero... ¿Cuándo es un buen momento? ¿No somos siempre muy jóvenes, muy viejas, muy flacas, muy  gordas, muy exitosas, muy frustradas, muy ocupadas, muy solas... para pensar en ello? Y luego, ¿no es paradójico que cuando crees que el momento es idóneo, te pongas a buscar y buscar y que el ansiado bebé no llegue?

Sentir un piojillo nuevo, moviéndose lleno de vida, con minúsculas volteretas, me ha conmovido. Me ha hecho revivir la maternidad antigua. Me ha hecho recordar otros momentos, otros hijos y otras circunstancias. No. Nunca fue un buen momento y aquí están mis hijas llenándome de besos. 

Me cuesta visualizar un nuevo bebé pero cada día se hace más presente. Mi ropa me anuncia que está. El malestar no me deja olvidar mi estado. Mis amigas preguntan, mi madre me mima, mi papá me compra mis yogures favoritos, mi hija mayor baila de contento, la pequeña hace mil dibujos de madres llenas y panzas de luna, mi marido toca mi tripa-cuna y entonces siento que este bebé, mi bebé, nuestro bebé no podía haber elegido un momento mejor... 




8 comentarios:

yo misma dijo...

Para el amor siempre es un buen momento. Muchas felicidades por sentir la vida!

Eva María, Yendo a por el segund@ dijo...

Él es perfecto.

Iri_salcedo dijo...

Como siempre que te leo acabo llorando. ¡qué razón tienes! Es cierto que nunca es el momento y cuando creemos que este ha llegado no hay forma, no en vano mi pequeña tardó un año en venir. Y ahora... de repente, cuando ya me había convencido de que volver a ser madre tardaría más de lo que yo deseaba, plaf, mi pequeño frijolito aparece de repente. En algún momento me siento culpable, irresponsable, pero lo cierto es que lo deseaba, hace ya 2 años que lo deseaba, y aquí está.

A mí también me cuesta conectar, sobre todo porque aún no lo siento moverse. Estoy segura de que nuestros bebés son la esperanza que necesitábamos en estos momentos tan desoladores, de tanta incertidumbre y desesperanza.

Traerán algo más que un pan debajo del brazo, y estoy encantada de poder compartirlo contigo.

Con todo mi cariño, no dejes de escribir porque eres mi inyección para seguir adelante.

Un besazo.

Espero verte pronto

Iri

Ana dijo...

"Burbujas de amor en la tripa-cuna" Me apunto estas palabras tan dulces y con ellas inventare un cuento para explicar mi embarazo a mis niños. El mejor momento para nacer... si un bebe es recibido por un regazo amoroso, es que ha elegido un buen momento para venir al mundo, no? Nacen y crecen niños en los lugares más hostiles… Pensandolo bien lo que mas necesita un bebe es gratis y se obtiene sin esfuerzo (muchos mimos y mucha leche). Felicidades de nuevo!

Bichilla dijo...

Pues enhorabuena! Como acabo de decirte en unos cuantos post más atrás, yo también necesito sentirle. Quizá suene egoísta, pero me ayudaría a llevar mejor este "sacrificio". Mi embarazo ha sido buscadísimo, yo me moría de ganas de tener otro, pero está siendo un pelín más difícil que el primero.

Me alegro de que esos pequeños movimientos te animen y te llenen de amor!

La Gallina Pintadita dijo...

Qué bonito describes esa sensación, ese sentirlo, ese ni si no, pero aquí estás y te amo.
Enhorabuena

Mi Cucolinet dijo...

Muchas Felicidades!!!, qué maravilla sentir una nueva vida que crece en tu interior, es una sensación tan especial e indescriptible. ¡¡¡Precioso!!!.

Besotes!!!.

Lalita dijo...

Que metafora tan bonita!!!
Me ha encantado!!!
Como siempre... La magia de la vida!!!
Diafrutala mucho!!!

Cinco

Mi pequeño. Mi dulce amor, bebé hecho de dulce y besos de azúcar. Cinco años que han volado y casi no puedo creerlo. Como si hubiera sido...