sábado, 14 de noviembre de 2015

Parir de cine: "lo normal"


Ingerimos partos. Casi sin querer. A la hora de la cena o cuando vamos a desayunar. Los vemos al lado de nuestros hijos e hijas. Sin censura previa. Entre garbanzo y noticiero.

La televisión, el cine, la publicidad, las revistas, nos bombardean con dosis de "normalidad" a diario. Se normalizan los puntos que deben darnos, lo quietas que tenemos que estar, trapos azules y verdes. 
Queremos ser "colaboradoras". Nada de gritar, que eso no es de señoras. Tumbadas desde luego. ¿Sino cómo?

Nos morimos de emoción viendo una y otra vez partos "normales". Bebés sanos y salvos a pesar de todo y madre invisible. 

Se nos cae la lagrimita con los anuncios de seguros médicos. Vivimos como nuestros los partos de la tele; el primer bebé del año en medio de enfermeras y médicos comiéndose las uvas. Qué ilusión. Qué bonito todo.  

Y parimos, claro. En partos educados. Cómo hemos visto siempre. Como hemos aprendido que es.
Que debe ser. "Lo normal".




No hay comentarios:

Niños

Cuando nos enteramos de que habían atentado en Barcelona, mi hija mayor y yo estábamos en una zona igual de concurrida y turística, pero e...