domingo, 10 de mayo de 2009

Dos generaciones

Han sido tres semanas intensas que han acabado con un "parto gozoso" de tres días.
Encuentro de ENCAS, jornadas abiertas, abrazos entre socias, comidas, picnics, niños y madres. Han sido los ingredientes de estos días gratificantes en todos sus minutos.
El encuentro de dos generaciones: Desde donde estábamos Paula (hermosa con su tripa de 34 semanas), Ruth y yo, pudimos observar a la gente que llegaba a la jornada de viernes; casi no conocía a nadie! Con esto quiero resaltar especialmente que además de los "conocidos de siempre", de quienes estamos metidos en todos los fregaos como dice Miri de CCC: como si fuéramos omnipresentes, a la jornada organizada asistieron muchos profesionales que no conocíamos. Matronas de diferentes Centros de Atención Primaria, de hospitales públicos nuevos, de centros privados, ginecólogos y obstetras, periodistas de 4 medios de comunicación... todos ellos solicitando información y datos para pedir carteles, folletos y charlas. Caras queridas como la de Juanjo y Emilio y caras nuevas como las del equipo de Regina.

Dos generaciones: Llegaron a nuestra mesa matronas que podrían haber atendido nuestros nacimientos hace 30 años, alguna con cara de pocos amigos, a la que tuvimos que convencer de que estaba en sus manos cambiar el sistema que ahora tenemos; pero la mayoría con ganas de unirse a esta causa y hacerla suya. Y residentes jovencísimas que preguntaban, comentaban y pedían los libros de la estrategia, webs y datos para hacer más cosas desde donde se pueda. Médicos y médicas, estudiantes e interesados. En el mismo momento y en otra sala, se reunían otras enfermeras y vino alguna a curiosear. Les invitamos a entrar y hubo gente que se quedó. Creo que esta vez había más profesionales que mamás.

Estuvieron también muchas socias de aquellas primeras: Marta, Ibone, Azu, Ángela, Stella, Helena... y más. En representación de todas aquellas mujeres que hicieron de su dolor una fuerza y alzaron la bandera que ahora nos une. Y las caras nuevas, las ideas frescas y los ánimos recién llegados de mujeres como Paula, Matilde y Paloma, que representan a esa segunda generación de epeneras, que caminan por una mejor senda. Que tienen claro cómo van a parir.
Le robo a Azucena lo que el otro día hablamos en casa y que tanto me emocionó: Estas dos generaciones son la prueba de que nuestro camino no está equivocado y que esta lucha da sus frutos. Que estos pequeños pasos han servido para que mujeres como éstas den vida en libertad. Para que podamos recordar con felicidad partos como el de Toya, Silvia y Stella. Para curar aquellos que no fueron, para hacernos más fuertes.
Mil millones de gracias no son suficientes para cada una de vosotras, por el trabajo, por la garra en cada cosa que emprendéis. Por saber tantas cosas y compartirlas. Por todo vuestro tiempo y vuestra ilusión. Sois grandes. Os admiro.
El ver a la gente feliz, comentando las charlas, emocionándose con los vídeos y con las cosas que se contaban son un indicador de la buena salud de la Asociación y de que nuestros pasos dejan huella. Lo digo con humildad pero con el orgullo de poder verlo en primera fila.

Dos generaciones... sí. Y os explico por qué: También estuvo mi mamá y se sintió "en su salsa" como ella misma comentó a Ibone. Estuvo feliz dando vueltas entre las ENCAS, preguntando a uno, presentándose a otro. Emocionada con todo lo hablado y con ganas de participar. Finalmente robó el micro al final de la tarde. Sí. Era mi mamá. Se le rompió la voz al hablar de su lucha personal y se hubiera quedado hasta la noche hablando del tema que le apasiona sino hubiera tenido que devolver el micrófono. Supongo que ahora entendéis mejor porque ando metida en todos estos trajines. :-)
No pude abrazar a todas como hubiera querido. No hubo tiempo. Os envío mi abrazo desde aquí y mi agradecimiento sincero.
Tenemos que repetirlo.

Clau.

1 comentario:

Meninheira dijo...

Off topic:

Clau707, te decía en mi blog que quizás puedas probar a recortar alguna foto Con el paint de Windows se hace facilmente ;)

besitos

Niños

Cuando nos enteramos de que habían atentado en Barcelona, mi hija mayor y yo estábamos en una zona igual de concurrida y turística, pero e...