jueves, 1 de abril de 2010

La abuelita cumple años

¿Qué hacer para la madre que lo da todo y está siempre allí? ¿Cómo hacer especial el día maravilloso de su cumple? Habíamos hecho toda clase de planes: llevarla a un restaurante, éste mejor... no mejor aquel.
Así que nos descolocó mucho cuando de repente nos dijo que quería comer en su casa, como cualquier día. Y además: Cocido.
Mmmm qué menú de "andar por casa"... y que poco glamour para una celebración tan importante.
Entonces se nos ocurrió la idea brillante de preparar cocido. Ok. Pero no un cocido cualquiera; no. La abuelita, mi madre, se merece lo mejor. Así que contratamos un chef. Un cocinero profesional que nos hizo El Cocido.

Elegimos "Sueños de Cocina", a quienes conozco gracias al cole maravilloso de mi hija pequeña. Nos preparó un entrante consistente en: magdalena de tomate seco, magdalena de aceituna negra y croqueta de Idiazábal.  A continuación un Cocido "de verdad", bueníiisimo, presentado con fanfarrias por Nacho, el hacedor de los manjares, y servido en una vajilla especial también del catering.
Cerró la comilona un estupendo postre de mango (Texturas: espuma, mango estofado y gelatina también de mango) y la entrada triunfal de un bizcocho de chocolate, relleno con mermelada de frambuesa y decorado con velas para la cumpleañera.
A mi mamá le encantó. Emocionada con el detalle, alabó cada plato y brindamos no sé cuántas veces.

De regalo, le entregué algo muy sencillo pero con muchísimo significado: La ampliación de una foto vieja a la que ella le tiene profundo cariño y que tenía muy muy guardada. La imagen de su madre, (mi abuela, que murió hace unos años) ella, y yo, con apenas unos días de nacida. Tres generaciones de madres y un mensajito:  Las madres son ángeles guardianes eternos. No importa donde estén, siempre están presentes.  Mi madre, mi ángel: lo está.

1 comentario:

GLORIA dijo...

Me he emocianado mucho con esta entrada.....
El mensaje de la foto es precioso, al igual que la foto.
Muchas felicidades para tu madre y para tí por saberla disfrutar tanto.
Besos

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...