lunes, 18 de abril de 2011

Dejemos de hablar de parto natural

(Clau707, para El Parto es Nuestro)

Escucho con asombro que ciertos hospitales ofrecen dos tipos de parto: Protocolo A y Protocolo B. Y encima nos dicen alegremente, que el B es el “humanizado”. ¿El otro que es entonces? Parto extraterrestre? ¿Parto NO-humano?

Para mí, es exactamente igual que si me ofrecieran entre las opciones: aguantar en silencio Vs tener voz y voto.

En cambio, no me imagino a un profesional sanitario dando esta opción:

- ¿Quiere usted un parto natural o un parto artificial?
- ¿Cómo? ¿Puede repetir?
- Mire señora. Que tiene usted todas las papeletas para un parto normal. ¿Prefiere que le atendamos según el protocolo de atención al parto normal o desea un parto intervenido?

Creo que ni siquiera tendría que estar muy, muy informada nuestra hipotética señora, que con toda seguridad elegiría la opción B. A mí normal, por favor, que la última vez me intervinieron y no me gustó nada…

Ilustración: William Medeiros

Pero si en vez de “normal” cambiamos la palabra por natural… da la impresión de que lo normal es lo otro. Y que “natural” es un término de gente alternativa, poco menos que sectaria, que lo que quiere es parir en medio de la naturaleza con cantos de sirena y brisa del mar. Que oiga, si el parto es respetado, también vale.

Pongamos un ejemplo más. Imaginémonos que vamos a nuestro hospital y nos dicen que podemos elegir. ¿Qué desea Ud. señora?

a) Un parto que se ajuste a la última evidencia científica y que esté acorde con la Estrategia de Atención al Parto Normal, o

b) desea ser atendida según los protocolos de hace 20 años?

Levante la mano la que quiere la opción B.

”Parto natural” está también asociado a “parto con dolor”. Tampoco debería. De hecho, la estregia antes nombrada y la guía de práctica clínica (pág. 85 y siguientes), nos hablan de las formas de evitarlo o disminuirlo: posición vertical, deambulación durante el proceso de dilatación, estar acompañada, una ducha de agua tibia, técnicas de relajación, inyección de agua estéril, un masaje en la zona lumbar, utilizar pelotas de dilatación, estimulación transcutánea… La mayoría de las mujeres desconoce estas opciones.

Escucho también con mucha frecuencia (incluso en nuestras propias filas) las palabras “parto natural”, como si ello implicase de forma simple y reduccionista el querer parir sin epidural o por vía vaginal. Y no. No tiene nada que ver.

Lo natural es parir… así que por ahí ya vamos mal, uniendo conceptos equivocados. Lo no natural es extraer al niño o inducir el trabajo de parto en la madre (aunque sea por medios “naturales”: una inducción es una inducción).

Lo natural es parir. Lo que no quiere decir, que a veces, lo no natural no sea necesario. Y digo: En ocasiones, no siempre. Sí; a veces, hace falta recurrir a lo artificial; es decir, salir de lo natural para asegurar el bienestar de la madre, del hijo o de ambos.

Peeeero. En ningún caso en la mayoría de las madres. En ningún caso como normal o como regla para todas. De hecho, sólo debería elegirse – una inducción, tener un parto artificial, practicar una cesárea, por ejemplo- cuando los riesgos de la intervención elegida sean menores que si dejamos hacer a la naturaleza su labor. Y en todo caso, aún en un parto que necesite intervención, siempre con la máxima de respeto por delante.

Respeto en muchos aspectos:

- Respeto por la evidencia científica existente.
- Respeto por la fisiología del parto.
- Respeto por el ser humano que nace
- Respeto por la madre que pare.

Hacerlo de otra forma, es arriesgar a la madre, arriesgar al niño. Arriesgarse a una demanda por mala praxis. ¿Por qué correr riesgos?

No hay manera de perderse en este tema. Lo que quieren nuestros hijos es nacer, no que “los nazcan”. Lo que queremos nosotras es parir; no que “nos hagan partos”. Queremos parir de forma segura. Parir sin riesgos innecesarios. Parir felices. PARIR NORMAL.
 
La ilustración la escogí por el cuento de Carlos González: El cuento de la gallina vieja. Podéis leerlo aquí:
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Di que sí. Yo estoy harta de oir hablar del parto como algo fuera de lo normal. Y hablar del parto natural como algo que está de moda. A madres primerizas (yo me incluyo entre estas), diciendo, yo quiero un parto natural y respetado... y a madres de varios bebés diciendo, que es la moda y que las primerizas estamos locas, que no sabemos lo que es un parto, que cuando nos veamos en la situación ya no pediremos más un parto natural. Y en parte tiene razón, no podemos decidir como va a ser nuestro parto hasta que no nos veamos en él, lo único que podemos tener es buena disposición y un buen apoyo, pero nada más. ¿Porque darle tantas vueltas a algo que es tan natural y sencillo? Yo en mi lugar lo único que conseguí pensando así fue sujestionarme más y llegar al gran día con más miedos que nada... y en vez de dejarme llevar por mi instinto, me dejé llevar por las matronas... que no me arrepiento de ello, porque finalmente mi hijo nació y nació bien, que era lo que importaba.Sí, me pusieron hoxitocina, me rompieron la bolsa y finalmente acabé pidiendo la epidural porque me mareaba aún después de tanta preparación que hice para el parto y llevé todos los métodos de relajación a la práctica, pero finalmente mi miedo pudo a mi instinto. Pero no voy a criminalizar a ningún hospital por ello, no me voy a sentir culpable. Mi hijo está bien, yo también y no me rajaron, porque yo no quise. No cortaron el cordón a mi hijo al momento porque lo exigí y me dejaron sacármelo a mi y tenerlo sobre mi cuerpo, porque yo tenía claro lo que quería para mi hijo. Pienso que no se debería poder elegir un tipo de parto con antelación, porque de hecho no se puede. Pienso que se debe de ir preparada para lo que venga, tanto si se pare en un hospital como en casa y ante todo tener sentido común para ir solucionando los posibles problemas que surjan sobre la marcha, pero nada más. Cualquier madre informada y con sentido común querría lo mejor para su hijo y para sí misma y la que pone en peligro su vida o la de su hijo, es o bien, porque no está bien informada, o porque no está en sus cabales.

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...