viernes, 10 de junio de 2011

Creer en lo increíble

Espero que sepáis perdonar mi ausencia. En estos días he dedicado prácticamente todo mi tiempo a una nueva causa, la denuncia pública de un hecho increíble pero absolutamente cierto: Han separado a una bebé de su madre porque ésta se negó a destetarle.

He leído mucho en estos días sobre este caso. Se han manifestado desde todos los blogs, espacios virtuales dedicados a la maternidad, desde las asociaciones, desde instituciones públicas y privadas. Han contado lo sucedido y no quiero repetirme. Simplemente deciros que os puedo asegurar que lo que hemos contado es poco.

Sí. He estado allí. Sé de primera mano lo que ha pasado. Acompañando a mi querida y gran amiga Ibone, mujer y profesional admirable donde las haya.

Todo esto es tan tremendo e imposible de imaginar, que puedo entender a todas aquellas personas que no se lo creen y que cuestionan lo acontecido. A quienes están preguntando ¿pero seguro que hay algo más, no?

No lo hay. Conozco a Habiba personalmente y no me ha dado la impresión de ser nada de lo que se dice. Se le ve serena. Enfadada, sí... pero madura y responsable. Tiene 22 años. Esta mañana alguien "oficial" se había permitido decir que no tiene la madurez suficiente para afrontar la maternidad. Me molestó personalmente ese comentario. Yo me quedé embarazada con 18 y siempre me sentí apta.

Me pregunto qué hubiese pasado de tener yo esa situación con mi hijita pequeña... Seguramente tampoco hubiese tenido la "estabilidad emocional" que le exigen a Habiba. Qué madre podría estar "estable" ante el secuestro (no encuentro otra palabra...) de un hijo?

Pero además, se me ocurre otra cuestión. Si un día paso alguna necesidad, si me veo en la circunstancia de tener que pedir comida, asilo, un techo... ya sé que puerta no tocaré jamás. Recordemos que Habiba estaba en una casa de ACOGIDA en la que debía estar protegida y cuidada. Animada a tener un buen vínculo con su bebé, a levantar su autoestima. En vez de eso le hemos hecho daño de la peor forma posible.

Hemos presentado todos los recursos, movido todas las redes. ¿Qué más podemos hacer? Por la tarde algunas cuantas mujeres estuvimos en Gran Vía, 14 en señal de protesta. Habiba estuvo allí, junto a nosotras. Acariciando a otros bebés y hablando con otras madres. Poca gente se dio cuenta de que ELLA era Habiba.

Pasó desapercibida. ¿Y cómo ha podido suceder esto? La razón es simple: Es una madre como nosotras y eso nos tendría que hacer reflexionar:  ninguna de nosotras está libre de este maltrato. Todas somos ella.

Hoy es mi cumpleaños; me pido un deseo: Que estén juntas otra vez.

9 comentarios:

Sabrina dijo...

He llorado varias veces por Habiba esta última semana; por Habiba y, sobretodo por su bebita. Siento tanta impotencia...

Gracias por esta entrada

Vivian dijo...

Bravo, Clau. Ojalá tengas pronto ese regalo de cumpleaños. Un abrazo.

Rosa Elena dijo...

Querida amiga,
me duele leer que "le hemos hecho daño". Tú no le has hecho daño, no te incluyas en ese "le hemos".
Pido contigo ese deseo. Mi cumpleaños es en 10 días, ojalá no haga falta pedir lo mismo.
Besotes gordos.

Carol dijo...

Más claro agua. Todas somos Habiba, porque todas podríamos estar en su situación.
Felicidades! Yo también pido el mismo deseo, hoy también es mi cumpleaños (el primero con mi hija).

Naiara dijo...

Yo soy de las que creo que tiene que haber algo más. No puedo creerme que sólo por el hecho de no destetar al bebé las separen. De verdad, no puedo creérmelo. Ahora que he leído tu post me lo creo un poco más, pero... habéis hablado con algún responsable directo? Me refiero a alguien que de primera mano ha conocido toda la situación. De verdad que no me lo puedo creer, no lo entiendo... No puede ser.

Clau707 dijo...

Hola Naiara:

Lamentablemente ha sido así. Fuimos de dejar medio litro de leche materna hace una semana, Ibone Olza y yo. La directora no estaba, pero hicimos que la llamasen e Ibone habló con la directora por teléfono en la misma residencia de menores, conmigo presente. Se escuchaba todo. Le dijo (la directora) textualmente, que no se podía consentir que cada vez que la niña llorase se le diese teta y que esta resolución de separarlas no había sido una decisión suya, sino que venía desde la casa de acogida de madres. Toda la conversación fue en torno a ello... no dio ninguna otra explicación ni dijo en ningún momento que hubiese otro problema.
Ibone fue allí en calidad de psiquiátra, preocupada por cómo podía estar la niña ante tal brutal separación. Le acompañé y fui testigo de ello y de todo lo que ha ido pasando después.
Siento una tristeza muy grande... quisiera que no fuese cierto, pero esto es lo que hay.

En el grupo FB puedes leer varias cartas; algunas de ellas escritas por la propia Ibone, a Esperanza Aguirre, a la directora del centro de bebés... en los mismos términos. Ibone es una persona de amplia y reconocida trayectoria profesional que con todos los casos que ve diariamente, no pondría en juego su propia reputación si no estuviese segura de lo que ha sucedido.

@Mousikh dijo...

Me sumo a tu deseo, ojalá Habiba y su niña puedan se reúnan ya mismo. Me pongo en su lugar y creo que me volvería loca de dolor. Sólo me reconforta comprobar que hay gente generosa como tú y dispuesta a ayudar. Un abrazo

Catalina de mamatambiensabe dijo...

me encantó tu reflexión... y debería hacerce más pública la indgnacion que sentimos...No debemos parar en la red y como ustedes que han podido estar allí Presentes. Tu que la has conocido puedes dar fe de la injusticia que se comete.. espero que te llegue el regalo de cumpleaños!.(creo que todas lo esperamos).

Yolande Thomé dijo...

He escrito al IMMF y me mandaron la respuesta que mandan a todos al parecer. También he escrito al Defensor del Pueblo que me pide señales postales completas. No tengo ni idea de hasta donde me puede llevar eso, pero no puedo admitir que, en caso de ser cierto, se separe a Habiba de su bebé bajo este pretexto. ¡Si doy tanden con mi niño de 3 años y medio y el otro de 5 meses!

Niños

Cuando nos enteramos de que habían atentado en Barcelona, mi hija mayor y yo estábamos en una zona igual de concurrida y turística, pero e...