miércoles, 28 de diciembre de 2011

Carpe Diem

Un 28 de diciembre, día de inocentes, mi padre se enteró por una boca ajena en la que confié, que en mi interior crecía un bebé. 
Había planificado dejarle una carta explicándolo todo y salir huyendo de casa hacia quién sabe donde... Mi miedo era una mala reacción que no existió nunca. Antes de que pudiera recoger mis cuatro tesoros y seguir mi plan de escape, alguien se me adelantó, contó mis planes y mi padre encontró mi carta y "despedida" en borrador... 

Fue un día duro. Lejos de lo que yo creía, mi papá habló con serenidad y consoló todas mis lágrimas: "no había porqué llorar". En cambio, no le gustó mi intento de huida y aquella carta que pensaba dejar como único rastro. No me había criado cobarde. 

Hablamos largo sobre mis planes futuros sobre lo que implicaría la crianza de un bebé; cómo compaginarla con mis estudios (que yo no quería dejar y no dejé); cómo hacer para que a pesar de las circunstancias adversas, había que intentar hacer siempre el mejor esfuerzo. Disfruta de tu embarazo, sé feliz. Haz de tu vida algo extraordinario.

Han pasado 17 años desde entonces. Mi mayor lección de aquella fecha es justamente ese mensaje. Un mensaje que quisiera poder transmitir a mis hijas a diario: 
Quiero que sepan que pequeñas acciones pueden cambiar el mundo. Que no hace falta ser el más importante, ni el más reconocido para ser buena persona, ser parte del cambio y para hacer de nuestras vidas algo extraordinario. 
Que hay que seguir los sueños, aprovechar el momento y vivir el presente intensamente. 

A punto de terminar el año, quiero abrazarlas fuerte y visualizar el futuro. Saber que conseguirán aquello que se propongan y que saborearán cada día la vida. Que podrán pensar libremente, actuar con conciencia y ser felices. Su felicidad, será la mía.



CARPE DIEM. 
Extracto de una de mis películas favoritas: Dead poets society

6 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Qué bonita la reacción de tu padre. Sin duda alguna, es la de un gran hombre.

Cecilia dijo...

Que suerte que tuviste! que genial la reaccion de tu papá. que fuerza la de continuar estudiando!
Es un hermoso mensaje para transmitirle a nuestros hijos. Me encanto!

Carol dijo...

Eso es un padre.

Me encanta esta película, tengo incluso el libro.

Carpe Diem

@Mousikh dijo...

Me ha gustado conocer un poco más de tu historia, y descubrir que parte de esa generosidad, fuerza y valentía por la que te admiro, te viene de casta.
Besos
PD: Esa película marcó mi adolescencia :)

Clau707 dijo...

Gracias amigas!! Es una gran peli. La tengo como una de mis pelis de cabecera...

Y sí, Mousikh, mi papá es un PADRE con mayúsculas. Si mi familia no me hubiera apoyado en mi decisión de continuar con esa maternidad adolescente, seguramente la historia sería otra y no estaría aquí ni dedicada a esto :-)

besos y feliz año!!!

Yaneth dijo...

Que bonito mensaje y que buen ejemplo a seguir es tu padre. Ejemplos así hacen grandes personas que a su vez servirán de ejemplo a sus hijos. Es una gran suerte ;). Por casualidad he llegado a tu blog y me encontré con esta linda entrada. Un saludo
Yaneth

http://yanethpoints.blogspot.com/

Cinco

Mi pequeño. Mi dulce amor, bebé hecho de dulce y besos de azúcar. Cinco años que han volado y casi no puedo creerlo. Como si hubiera sido...