martes, 6 de agosto de 2013

Bebé continuum



"Una madre o un padre que sólo se dedica a cuidar de su hijo lo más probable es que se aburra y resulte aburrido para los demás, y no sólo eso, sino que cuide a su hijo de manera incompleta. Un bebé necesita estar en medio de la vida de una persona activa, manteniendo un constante contacto físico y siendo estimulado por una gran parte de aquellas experiencias de las que el bebé participará en el futuro".

Estas palabras, de Jean Liedloff en El Concepto del Continuum, resuenan en mi mente una y otra vez.
Especialmente cuando me dicen que mi bebé se ve muy feliz. "y qué tranquilo es", "no se le escucha llorar nunca". No solo el bebé es feliz. Madres felices: hijos felices. 


Tengo la idea de que nada es casualidad. Por una parte, tuvo un nacimiento respetado, piel con piel las primeras 24 horas: sin separación alguna y entre el calor y el amor de su familia. Tiene teta siempre disponible. Ya se sabe: Ante la duda, teta. 

Primer día de fular
sin mi maestra Zoila... 
Pero además, está continuamente en brazos. 
Muchos padres leerán preocupados esta última línea. ¿En brazos? ¿Siempre? ¿No se mal acostumbran?
En realidad, se "bien acostumbran". Se acostumbran al calor de mamá, a su olor, a sentirla cerca. A contar con ella cuando tiene miedo, frío o ganas de mimitos. A contar con mamá y con papá y en el caso de Piojillo, con sus hermanas. 

En realidad, vienen acostumbrados de fábrica. El útero, su pequeña y acogedora casa durante nueve meses, es un espacio/cuna que permanentemente se mece al ritmo de nuestros pasos. Al nacer, ya conoce nuestra voz, nuestro caminar, nuestro olor. Y son todas esas cosas las que le proporcionan seguridad y placer. Volverlas a sentir, una vez, otra. 

Con el movimiento y en contacto con mamá, el bebé estará más receptivo, crecerá mejor, se sentirá más seguro y será más feliz. 

Una pregunta que me suelen hacer mucho las madres es ¿Y entonces, si tengo al bebé siempre en brazos... cómo trabajo/limpio/atiendo otros niños/salgo de paseo?  No es difícil imaginar hablar por teléfono mientras se trabaja, pasea, limpia...  Recurrimos a un "manos libres" y asunto solucionado. De la misma forma, un portabebés se puede definir como un "manos libres" de la crianza. Un objeto que nos permite dar al bebé todo aquello que necesita -necesidades vitales y primarias- sin descuidar al resto de niños, poniendo una lavadora, sentarnos al ordenador y otras múltiples situaciones. 

El bebé se acostumbra. Sí. Se acostumbra a nuestra vida activa y mira desde un muy buen lugar, cómo es vivir. Cómo servimos el desayuno a la hermana, sacamos al perro, hablamos con la vecina, trabajamos en el ordenador, hablamos por teléfono, etc. etc. No hay mejor "estimulación" que hacer a nuestros hijos partícipes de la vida cotidiana. 

Pongo esto en práctica a diario no solo porque soy una convencida de que mi bebé no puede estar en un mejor lugar que cerca de mi pecho, sino porque tengo más hijos y muchas actividades que atender.  Estoy fuera de casa entre nueve y diez horas diarias y parte del día llevo a mis hijos conmigo. El bebé está siempre atendido incluso antes de que demande atención. Nos conocemos perfectamente y antes del mínimo "miau" su necesidad ha sido cubierta. Por eso no llora. Simplemente no le dejo llorar. 

La siguiente pregunta también vale un millón. Sí, crianza en brazos... pero hasta cuando? ¡¡Mi espalda no aguanta más!!  Todo depende del portabebéPuedo asegurar que si en algún momento me ha dolido la espalda es justamente cuando no uso ninguno (o cuando he usado colgonas... ufff). Un buen portabebé está diseñado para distribuir el peso correctamente, de forma que se respete nuestra fisiología y la del bebé. Además de elegir un buen portabebé es importantísimo tener un excelente asesoramiento para aprender a usarlo. No sirve de nada tener un buen portabebé si se usa mal.

Pero además, la mamá que lleve a su bebé en brazos descubrirá que su hijo mira el mundo con otros ojos. Que descubre antes el color de la flor, el vuelo de la mosca, los botones de las cosas, lo maravilloso que es el entorno y las infinitas cosas que hay para ver (y tocar!!).  Y entonces lo que quiere es bajar. Y normalmente esto ocurre antes del año. A lo mejor no camina todavía... pero intentará reptar y desplazarse por sus propios medios. 

No es lo mismo ver la vida desde el capazo y es muy fácil de hacer la prueba: solo hace falta mirar el techo y caminar así unos cuantos pasos; eso es lo que ve un bebé... y poco más, desde lejos. Salvo que su mamá le ponga una gasita en el cuco para que no le dé el sol y entonces ya no verá ni eso. 




Un bebé que va en brazos continuamente, pide bajar porque sus necesidades han sido cubiertas siempre. tendrá ganas de conocer el mundo por sí mismo porque ya lo ha visto desde la altura del adulto. En el caso de Piojillo, con siete meses que tiene ahora, ya es imposible tenerlo siempre en brazos. Lo que quiere es suelo, lo que quiere es hacer pruebas de fortaleza, gatear, alcanzar por sí mismo los objetos. Ya es imposible dejarlo solo durmiendo la siesta... 


Trabajar y la vida cotidiana son perfectamente compatibles con la llegada de un bebé. Tener un bebé continuum permite disfrutar de la maternidad y dedicarnos con gran calidad a su cuidado en esos primeros meses tan importantes. Le da a nuestro hijo la seguridad de que nos tiene cerca y eso será lo que le permita alejarse de tu lado en el futuro -no muy lejano, aunque ahora te lo parezca-. 





Disfruta de tener a tu bebé en brazos porque es una etapa que dura muy poco. No tengas miedo a que se acostumbre: deséalo. Desea que se acostumbre a tu amor y cercanía. Cuando sea mayor recordarás con amor y añoranza esos momento en los que le llevabas a la altura de tus besos. 







4 comentarios:

Ana Iñiguez de Onzoño dijo...

Doy fe de ello y no puedo estar mas de acuerdo! Un beso para toda la familia

todoynadaymas dijo...

Preciosa la última frase "a la altura de tus besos". En mi caso con el segundo si utilicé una mochila un poco más, lo que pasa es el niño nació pesando más de 4 kilos, y tampoco me apañaba yo mucho con la babyjorn.

pequeboom dijo...

Yo estoy casi decidida por un caboo carrier, es que soy muy torpe con los nudos jejeje

Claudia dijo...

Gracias Ana!! Igualmente.

Todoynadamás: La frase es el lema de Red Canguro :-) La Asociación Española por el fomento del uso de portabebés. www.redcanguro.org

Pequeboom: Es una excelente elección. Su única desventaja es que dura muy poco tiempo, pero para los primeros meses es muy cómodo.

El amor maternal

Parece increíble que sea preciso recordar de dónde venimos y cuáles son nuestras necesidades básicas. Que algo tan sencillo como nacer a lo...