jueves, 20 de agosto de 2009

catorce

Parece ayer, pero han pasado ya 14 años desde aquel parto maravilloso. Muchas veces sueño con ello y no puedo creer que el tiempo no pueda detenerse, aunque sea un instante.
Se escurre mi chiquita.
Se hace mujer, irremediablemente.
Para ella, este pedacito de alma.




Catorce
Un número suena y suena
Como danza en mi cabeza
Catorce vuelve y retumba
Catorce vuelve y espera.

Son las siete de un domingo
Las contracciones apremian
Cierro los ojos y vuelvo
a ser la niña que era.

Me atraviesas dulcemente
Va asomando tu cabeza
Naces y naciendo, nazco.
Ven a mis brazos, pequeña

Te siento mía y te abrazo
Un lazo que rompe esquemas
Naces y naciendo, nazco.
Somos dos niñas eternas

Y entonces se acaba el sueño
Abro los ojos, me besas
Bella mujer, niña tierna
Es mi dulzura: Valeria

Catorce vuelve y retumba
Catorce desde que llegas
Son tus años, vida mía
Aunque yo no lo comprenda

Y tu risa cantarina
Como el canto de sirenas
Duele en mi pecho y recuerda
Que te alejas de mi vera

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo puedo decir gracias, no hay palabra en el mundo con la cuál me pueda expresar.
Como dije en mi "blog" ' Te quedas callada.. y no porque no sepas qué decir, sino porque no sabes cómo hacerlo, las palabras no salen, y tal vez sea porque no existe una que abarque todo lo que siento...' Tequiero mamá, GRACIAS!

Alifrancis dijo...

Muchísimas felicidades a Valeria.
No me canso de decírtelo,pero es que me encanta leerte.

Cada vez que te leo,me das paz,y no sabes cuánta.

Enhorabuena por la hija que tienes.

Un beso de Ali y Francis

Rosa Elena dijo...

Clau, un año más vuelves a emocionarme con tus hermosas palabras. Que sigais cumpliendo muchos años juntas.
Muchas felicidades a las dos.

Bóboli comunicación dijo...

Muchas felicidades a tu niña! y enhorabuena a ti por haberle dado tanto amor a través de tu blog!

un poema muy bonito.

besitos!!

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...