lunes, 3 de agosto de 2009

La espera

(Para mi cuñada: bellísima embarazada a punto de florecer)

Falta poquito... parece interminable, lo sé. Estos días han sido duros y largos. Todos teníamos la impresión de que era el momento y te hemos agobiado; te hemos hecho sufrir. Perdónanos. Son las ganas de conocer a ese piojín pequeño. Las ganas que tenemos de darte la enhorabuena y llenarte de mimos y besos.

Que esta falsa alarma no te ponga triste; que no te desanime. Es un “entrenamiento” para lo que de verdad espera. Se ablanda tu cuerpo, se pone en marcha poquito a poco. Ha sido un fin de semana difícil y con algunas lagrimitas, pero el domingo eras otra. Te he visto llena de vida, optimista y feliz; habías conseguido quitarte el peso de nuestra impaciencia y escuchar tu propio instinto. ¡Te admiro tanto por eso! He llegado a casa contenta de verte tan tranquila, segura de ti misma. He sentido que por fin han desaparecido las sombras. Nada te acecha.

¡Estás hermosa! Aprovecha de sacarte fotos... de mirar y acariciar tu barriguita de luna. Cuéntale cuentos y cántale nanas. Imagina las olas de un mar tranquilo y recibe mi abrazo y todo mi cariño.

El escenario está listo, los protagonistas en su sitio. Se inicia la cuenta regresiva para subir el telón. Falta poquito.
:-)

2 comentarios:

Mundo de Ariadna dijo...

maravilloso! a tu cuñada le encantara! felicidades!

Pequita dijo...

Tardó pero llegó!! Felicidades Ale y Jorge! Ya tenemos el apellido asegurado!

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...