viernes, 18 de marzo de 2011

La escuela ideal

El cole de piojilla está escondido...

Tengo la pena de no haber podido brindar a mis dos hijas la educación formal que hubiera querido.

Pioja mayor va a un cole normal. Tradicional con T mayúscula. No siento que sea feliz en él, ni que aprenda algo que de verdad le apasione. Va, porque es lo que hay que hacer.

Me entristece y me hace sentir culpable por no haber estado más atenta los años anteriores y por pensar que la educación que se nos ofrecía "en suerte" era lo que había. Que teníamos que conformarnos con ella o pagar sumas astronómicas para poder elegir.

Han pasado muchos años así; hemos pasado por muchos coles, llorado un montón, buscado salidas, sin resolver nada ni encontrarlas y finalmente hemos tendido que volver con la cabeza agachada al cole de siempre... Lo ha pagado ella.

Y no es que sea un mal colegio. Es que es normal. Es que sigue al pie de la letra este sistema caduco de enseñanza que no conduce a ningún sitio. O sí: a estar en la lista como un país de alto fracaso escolar.

Cada vez que nos preguntamos qué hacer para mejorar este dato, la mayoría de la gente dice: disciplina! autoridad! respeto al profesor! (jamás, respeto al alumno). Ok. Yo les he preguntado a mis hijas cómo sería el colegio ideal.

La pequeña, no ha tenido dudas: el suyo. Comprendo su postura; cada vez que pregunto a Piojilla ¿Qué has hecho hoy en el cole? siempre me contesta: JUGAR. Va a un cole que va por libre. En él las profesoras (y profesores) centran su tarea en hacer felices a los niños. Lo demás viene como por defecto. Así se aprende más y mejor.


La mayor ha escrito un texto. Fuera de que yo misma le haría algunos arreglillos a su pensum, me sorprende (y a la vez, no me sorprende) que una niña de 15 años pueda tener claro que hay que fomentar la libertad, el libre pensamiento, la buena gestión del tiempo y de los materiales, el respeto y la vocación.


Ojo de Agua. La Escuela feliz.

No sé por qué no podemos tenerlo claro los adultos. Quizá no necesitemos grandes infraestructuras ni laboratorios de última generación para tener coles ideales. Quizá pueda ser más simple que todo eso…
¿Por cierto, conocéis Ojo de Agua?


El colegio ideal

Es un colegio en el que los profesores tienen que tener como requisito, vocación ante todo.

Las mesas y las sillas son cómodas. No hay libros. Los alumnos hacen sus cuadernos tomando apuntes, dibujando, recortando trozos de cositas, pegando recortes de revistas, etc. Se enseñaría las cosas necesarias para la vida.

La información se obtendría de sus ordenadores personales (del color y con la decoración que ellos quieran, porque ante todo se tendría que fomentar la personalidad del alumno).

Los profesores también proporcionan la información de manera amena. Con pequeñas obras teatrales que representen a los personajes de la historia, o yendo a museos, o al campo para estudiar la naturaleza.

No hay uniformes ni ningún tipo de restricción, como piercings y tatuajes, porque no se quiere hacer de los alumnos productos fabricados en serie.

Las clases empiezan a las nueve y terminan a las dos y media. Entre clase y clase los alumnos se pueden levantar, ir al baño, comer o beber, hasta que el profesor siguiente llegue.

No habrá deberes ya que los alumnos pasarán cinco horas diarias en clases. El tiempo en casa es para descansar y relajar la mente.

Durante el recreo los alumnos podrán disfrutar de una cafetería con sillones, acceso a internet, televisión y música.

Además de la cafetería, tendría un jardín.

Los alumnos tienen a su disposición dos taquillas. Uno para los útiles escolares y otra para sus objetos personales y el equipo de deporte. Ambas taquillas se pueden decorar al gusto del estudiante.

Las asignaturas se eligen según las preferencias del alumno. Sobre todo en los últimos tres años cuando por ejemplo si deciden ser abogados, no necesitan saber en profundidad lo que es la trigonometría.

En los ocho primeros años del colegio, sólo hay dos asignaturas obligatorias. Matemáticas y Lengua.

Se ofrecen como asignaturas optativas clases de cocina, costura básica, informática, teatro, baile, canto, ciencia, deporte de todo tipo, etc.

La comida que se ofrece en el comedor es totalmente natural y recién hecha.

:-)

13 comentarios:

Marina dijo...

Ay, Claudia, me ha encantado. A mí la escuela es un tema que me preocupa desde el embarazo :S Por suerte, de momento contamos con el privilegio de que mamá trabaja en casa y, por tanto, mi nena (tocaya tuya) no tiene que ir al cole. Cuando sea un poco más grande veremos, porque por aquí no hay opciones de escuela libre.
Seguramente acabaremos mudándonos toda la familia a un lugar donde encontremos una opción que nos guste para nuestras hijas, otra vez, somos unos privilegiados, pues podemos, en principio, elegir la zona donde nos gustaría vivir.

Un abrazo

Mamá (contra) corriente dijo...

Pues el cole será normal o tradicional, pero está claro que vosotros lo habeis bordado porque me encanta lo que ha escrito, es perfecto.

kamaoc dijo...

Ains, por que no se preguntara a los interesados mas a menudo, verdad? Me ha encantado la claridad de tu pioja mayor. En el cole de mi hija ( publico) hay un proyecto en marcha en el q participamos todos ( profesores, alumnos y padres) y consiste en construir la escuela que nos gustaría tener. El año pasado cada uno tuvo oportunidad de soñar su escuela, ahora se están clasificando y priorizando los sueños. Esperemos llegar a la fase de materialización de los sueños jején. Besos!

Anónimo dijo...

Pues tu hija irá a un cole normal, pero muestra saber claramente lo que querría.
Vivimos en un sistema demasiado burocratizado donde no se enseña a los niños a pensar y razonar, sino a memorizar...
Marta.

Anónimo dijo...

hola corina besos a mami y papis y a la guille y emi sos una gran escritora

Clau707 dijo...

Gracias por vuestros comentarios
:-)
Efectivamente, Pioja no es una adolescente "tradicional" o más bien voy a decir: lo que nosotros imaginamos como tradicional. Es la construcción del ser humano libre que hemos fomentado durante todos estos años.

Pero hay muchos así. Tengo el placer de ver entrar y salir de casa a los amigos de mi hija. Les escucho hablar y converso con ellos a menudo.

Todos ellos tienen muy claro qué clase de colegio quisieran, que clase de mundo quisieran. Hablar con ellos es divertido y abre la mente... creo que subestimamos mucho a los adolescentes de hoy.

Lo que me gustaría a mí saber es en qué momento ese camino se tuerce, su alma crece y dejan de creer en que cambiar es posible. En qué momento se vuelven máquinas de repetición de contenidos y dejan de cuestionarse los valores de la vida.
Me pregunto por qué los profesores de mi hija se enfadan cuando los niños preguntan, cuando debaten lo que se dice. Por qué se les castiga con burlas y se les llama mentirosos, vagos, tontos.
Todo esto lo escucho a diario. Y me apena saber que nadie reclama y que no sólo a los padres les parece normal este trato, sino necesario.

¿A dónde vamos así?

Anónimo dijo...

Soy maestra en un colegio público en el que nos esforzamos al máximo por dar la mejor educación a todos nuestro alumnado. Ante todo quisiera decir que somos nosotros los profesionales, los que nos hemos formado durante años y pasado pruebas difíciles para llegar donde estamos y seguimos formándonos para adaptarnos a los cambios que se van produciendo en la sociedad.
Me parece que hoy día cualquiera opina sobre nuestra labor y piensa que podría hacer nuestro trabajo mejor de lo que lo hacemos nosotros mismos. Qué pena que no se den cuenta de todo el esfuerzo e ilusión que hay tras nuestro trabajo.
Yo no cuestiono la educación que los padres de mis alumnos dan a sus hijos, acepto las decisiones que ellos toman porque ante todo son sus hijos; si necesitan algún consejo, por supuesto que lo doy.
De todas maneras, y para acabar, en clase pasan 5 horas al día, ¿dónde pasan el resto?

Clau707 dijo...

Hola Maestra anónima:

No creo que sólo sea un problema de ilusión de los profesores. Es un problema del sistema en general, que no considera al alumno capaz de pensar por sí mismo, que introduce contenidos densos y poco prácticos, que reduce al niño a ser una máquina de repetición.
¿Y quién sino lo padres somos los que debemos criticar y hacer lo posible por mejorar el sistema? Son nuestros hijos a los que tenéis bajo vuestra ala, no 5 horas, sino por lo menos 8 al día. Más las horas de deberes absurdos (más repetición, más memorización sin aprendizaje real) que imposibilitan a los niños tener una vida plena de verdad.
Conozco muchos maestros que hacen de su clase una forma de vida; que están movidos por la convicción y la vocación por enseñar. Pero no son la mayoría.
¿Cómo estar ilusionados con los sueldos que tenéis, la formación que os dan, los pocos incentivos, y la forma en la que está diseñada la escuela?
Mientras estas cosas no cambien, mientras vosotros os ciñáis al contenido de los textos, mientras no se de a los niños la oportunidad de desarrollar una conciencia crítica, seguiremos ostentando las marcas de fracaso escolar que ahora nos "honran".

María Corcuera dijo...

Me encanta y creatividad creatividad... te invito a ver mi blog de actividades creativas para papis muy ocupados.
http://creamomentos.blogspot.com/

Patricia dijo...

eje... de que pais eres... porque yo soy de Paraguay y he tenido la dicha de asistir hace no tantos años a un colegio casi casi como tu hija lo describe... sin uniformes ni libros donde los materiales de estudio los haciamos nosotros con trabajos practicos orientados por los profesores de cada materia...sin uniformes y solo 8 meses de clases al año donde la unica exigencia es la excelencia academica e incluso hay una semana de "autogobierno" donde alumnos del ultimo año son electos x el estudiantado en campaña libre y democratica, y asumen las tareas administrativas de la institucion x una semana.... es el glorioso CEPB que encima es del estado y casi no pagas nada en la cuota....y si.... no son todos asi los colegios de mi pais... pero gracias a Dios los hay muy buenos si te tomas el tiempo de buscarlos.... como la escuela de mi nena que siendo de orientacion catolica no presionan a nadie con el tema religioso, tienen maestras que AMAN lo que hacen y realmente me enorgullece tener a mi niña asistiendo a su institucion
saluditos desde Ñemby , Paraguay

Anónimo dijo...

Investigando por el cambio del sistema educativo actual.
Interesante...
http://www.redesparalaciencia.com/5795/redes/2011/redes-102-la-manera-disruptiva-de-aprender

Mirihada dijo...

Hola Claudia, nos podrías decir a qué escuela asisten actualmente tus otros hijos?

Claudia dijo...

Mándame un correo y te cuento :-)
Lo tienes en la barra de la derecha.

Niños

Cuando nos enteramos de que habían atentado en Barcelona, mi hija mayor y yo estábamos en una zona igual de concurrida y turística, pero e...