jueves, 9 de julio de 2009

No se pega

Es curioso como se puede ver en los parques, con mucha facilidad, escenas como ésta:

Niño de 2 años que juega en la arena. Viene otro niño y le quita una pala. El niño pega al que le quitó la pala y forcejean por el juguete. Al final los dos lloran. La madre del primer niño - que ha visto todo - se acerca. Le grita a la vez que le da dos palmadas en las manitas: ¡¡Te he dicho que no se pegaaaa!!

¿Qué contradictorio, no? Así enseñamos a los hijitos a no pegar: pegando. Aunque siga siendo una práctica común y nada mal vista entre la sociedad actual (y hablamos de nuestra muy civilizada sociedad occidental), pegar a un niño ahora es un delito; así que este país - y otros tantos- está lleno de delincuentes.

Hace 50 años muchas mujeres aguantaban en silencio las palizas de sus maridos; no se consideraba anormal esa violencia. Ahora es impensable. Hay leyes y plataformas que exigen respeto a la mujer. Son las propias mujeres las que han levantado su voz y han creado los cauces para ese cambio.

Pero no es así en todo el mundo. Aún en estos tiempos esta no es la normalidad en todos los sitios: En las zonas aymaras y algunas quechuas de Bolivia, son las mujeres las que defienden "el derecho de sus maridos" a levantarles la mano y todo ello, a pesar de que la ley contra la violencia intrafamiliar es muy dura. También hay legislación para evitar el maltrato infantil.

Seguramente que pensaréis: ¡¡Qué salvajes!! Eso sólo puede pasar en un país de tercer mundo...

Nos parece terrible y sin embargo, no nos parece mal azotar a los hijitos cuando "se portan mal". Lo hacemos por su bien, por que nos desquician, porque "de otra manera no entiende". Y nosotros mismos, como hijos, defendemos "el derecho de los padres" (y de nuestros padres) a pegar y a que nos hayan pegado.
Un círculo vicioso; una cadena de violencia. Se transmite de padres a hijos y de éstos a los nietos. Pegar sigue siendo un instrumento para "educar" y hacer niños buenos. La diferencia es que los niños no tienen voz... Aterrador.

Por eso me ha gustado esta entrevista (un poco antigua, pero igual de válida) que le hacen a Pepa Horno, de Save the Children y me quedo con lo que ella afirma: Pegar a un niño nunca está justificado ni legitimado. Os la dejo en este link: ENTREVISTA


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es realmente terrible que se justifique tan libremente la "palmadita". Yo creo que el problema está en lo que has dicho de que se hereda de padres a hijos y como hijo siempre cuesta reconocer que tu padre se ha equivocado.

Ileana dijo...

Tenéis toda la razón. Yo acabo de descubrir a Alice Miller y estoy emocionada, esta mujer escribe lo que yo pienso, jeje ;-)

Aquí os dejo un enlace a algunos artículos suyos traducidos al castellano, aunque seguro los conocéis:

http://www.screamsfromchildhood.com/articulos_alice_miller.html

Un abrazo!!!

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...