viernes, 5 de marzo de 2010

Madre, hay más de una

Cuando hablo de crianza, parto, maternidad en general, tengo que lidiar mucho con comentarios como: "Claro, se nota que eres extrajera, aquí las cosas se hacen de otra manera". Y por eso me gusta mucho contestar a la pregunta del millón (del millón de veces que me lo han preguntado).
¿¿¿De dónde eres??? Pues les digo que soy de Madrid y me quedo tan contenta. Y que si quieren les enseño el DNI, porque para más inri nací en Argüelles; Distrito Moncloa. La gente se queda un poco cortada y tratan de excusar su prejuicio (mi acento, mi piel... delatan indefectiblemente mi origen) y tratan de encontrar la respuesta a ese raro deje sudamericano y a mi pelo negro y rizado, con preguntas más sutiles sobre mi procedencia.

Increíblemente, tengo una amiga de padres chinos -nacida en Sevilla y no es Usun- que se enfrenta a diario a los mismos cuestionamientos por tener ojos rasgados. Y una más, Austriaca casada con un español, a la que le han preguntado porqué lleva a su bebé metida en una bandolera... Y es que al final da igual de dónde seamos.

¿Culturas diferentes? No realmente. De hecho, dar la teta es una cuestión de supervivencia en muchos países. Llevar a los hijos cerca es inevitable cuando hay que trabajar sin descanso y colechar a veces es una cuestión de espacio en casa. Pero cuando se elige estas opciones porque así lo deseamos, seguimos teniendo que dar explicaciones de nuestras formas de criar en dependencia a nuestro pasaporte.

Estaba pensando en esto cuando me ha llegado este vídeo a través de Red Canguro. Lo quería compartir.


2 comentarios:

Maximoto dijo...

Precioso, un vídeo realmente precioso.
Besos.

Maite dijo...

Voy a ver el video. Los prejuicios son muy grandes.

Por cierto, me dejé mi fulard-bufanda en tu casa... y me equivoqué de libro, ya lo había leído, jejeje.

Te dejo una propuesta... http://adivinacuantotequiero.blogspot.com/2010/03/blog-post.html

un abrazo

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...