lunes, 18 de junio de 2012

Disfrutar del embarazo

Para Espe 

"Disfrutar del embarazo".  Me lo dicen mucho: "Espero que estés disfrutando del embarazo". "El embarazo es un momento para disfrutar". "Se te pone la piel bonita y estás con una luz especial".... 

Vaya. Qué será eso. No sé lo que es disfrutar del embarazo. Estoy hecha una quejica. Cansada en extremo, indispuesta y con nauseas (cuando no vómitos) 24hrs diarias. Con la tripa hinchada de no poder digerir (y tener que aguantar amablemente los comentarios felices hacia mi barriga enorme en la que hay un bebé que no abulta más que un grano de maíz). ¿La piel bonita?  Tengo unas ojeras horribles, me han salido granos, y como se me han reventado las venas de tanto esfuerzo al devolver.... la cara y los ojos rojos. Y lo peor es saber que en mis anteriores embarazos este panorama se mantuvo hasta el último pujo -y no los tres primeros meses de rigor- y que mi cuerpo teme que se repita la historia.



Aunque debo confesar que éste, es el embarazo que mejor llevo... también siento que no es lo mismo embarazarse y tener 18 que 35. Ya no tengo la paciencia de hace años... y el sentirme tan mal me pone de mal humor y triste y me estrello contra todo lo que se mueve. No le tengo miedo al parto ni a criar, pero vaya que le tengo respeto a estos nueve meses eternos. 

Cuento esto porque conozco a muchas madres que pasan por embarazos similares y se sienten culpables de la poca ilusión que tienen por su estado. Que escuchan a otras madres contar sus no-síntomas y no entienden porqué a ellas les resulta insoportable el olor de su propia piel. Y que pasen los días y las horas y no haya cambio, salvo para mal. "El embarazo es horrible", piensan... pero como es políticamente incorrecto decirlo, aguantan estoicamente los malestares probando cuanta posible solución encuentran en foros y vecinas: almendritas cocidas y crudas, galletas saladas, comer poco, comer ligero, comer varias veces, no comer, jengibre,  medicamentos tradicionales, homeopáticos, naturopáticos, marcianos o murcianos; rezar a la luna, dar 9 vueltas con un hilito rojo en la frente.... lo que sea para que se acabe ya. 

Nos enfurece. Y no me malentendáis. No es nuestro hijito el que nos enfada, sino el no poder disfrutar de nuestra gestación. El que las actividades se vean limitadas y el no poder salir si no hay un baño cerca. Desde luego que queremos a nuestros bebés, pero el malestar -especialmente si es constante- nos dificulta la vida y las relaciones con los demás. ¿Qué cómo estoy? Pues mal.

Escribo este post para esas madres, que como yo, disfrutan poco del embarazo y llevan estos males a diario hasta el último día. Para darles mi cariño y comprensión; para decirles que no se sientan solas. Y desde aquí quiero recordar a una madre como ninguna, que pasó un mes ingresada en un hospital madrileño de lo malita que se encontraba. Un 20 de noviembre las enfermeras le despertaron con gran bullicio. Un señor muy famoso había muerto ese día, en el mismo hospital, la misma noche en que esta madre luchaba por salir adelante. ¡¡¡Esperanza!!!! despierta!!!  Él ha muerto y tú has sobrevivido!!!  gritaban las enfermeras mientras le daban palmaditas en la cara.

Me lo cuenta siempre y también el día en que yo nací, meses más tarde, con España rumbo a la democracia.



8 comentarios:

Caro dijo...

Gracias por tus palabras, Claudia. Porque a veces es verdad que una llega a enfadarse... yo lo contaba en mi post 'Cuando el embarazo es una pesadilla'. Realmente es algo que no le deseas a nadie, ni a tu peor enemigo.

Cuando conozco o sé de una mamá que lo está pasando así, se me encoge el corazón. De recuerdos, de empatía, y de impotencia. De saber que no hay nada que pueda hacer QUE FUNCIONE para ayudarla. Y desear de corazón que esa situación cese cuanto antes. En mi primer (y único) embarazo fue hasta los 20 meses. Ojalá este también te de a ti una tregüita.

Un abrazo (no muy fuerte, y afortunadamente virtual y libre de olores :))

Sofia dijo...

yo pasé un embarazo de casi 42 semanas con vómitos y mareos... y cuando decía q estaba deseando q se acabara ya me decían q disfrutara del embarazo (q lo "malo" vendría después al no dormir...)

yo deseaba estar embarazada, pero deseaba estarlo encontrándome bien, sintiéndolo.

no es q no quisiera estarlo pero no me apetecía levantarme del sofá corriendo al baño y no llegar ni al pasillo día tras día tras día...
o perder el primer trimestre 5 kilos así...

creo q quien lo dice o:
1º. nunca ha estado embarazada.
2º. pasó el embarazo genial.
3º- ya hace tiempo y tiene una idea generalizada pero no recuerda todo jejejeje


de todas formas, cada persona es diferente y cada embarazo único.
tú intenta hacer lo q mejor te venga para sentirte menos mal.

y cuando pase y tengas otro retoño en brazos ... habrá merecido la pena jejejeje.

espero te encuentres bien hoy.


saludos

Eloísa dijo...

Te mando un abrazo reconfortante, Clau. <3

Anónimo dijo...

Totalmente identificada! No me acordaba de las marquitas rojas de cuando vomitabas, ja ja! Ahora me río, pero fue un horror, náuseas, ardores, incertidumbres después de un aborto...ánimo, que merece la pena, de verdad!

yo misma dijo...

Espero que se te pase pronto el malestar.
Un abrazo.

Blanca dijo...

Ese de "disfruta del embarazo" es uno de los consejos prácticamente inútiles que todo el mundo da... es cierto que debe disfrutarse cada etapa, pero buf! yo después de escuchar mil consejos durante el embarazo y el primer mes de vida de mi hija, solo hago caso de uno de ellos: "no hagas caso de los consejos" :P
Un saludo!

Bichilla dijo...

Vaya, espero que esta vez desaparezca antes!! Yo estoy embarazada también, de 13 semanas, y este embarazo (el segundo) no está siendo tampoco nada idílico... Tengo ganas de sentir a mi bichito a ver si así se me despierta un poco la emoción. De momento hay cansancio, un resultado chungo en el triple screening al que no pienso hacer caso, y una más que posible diabetes gestacional.. yuju!

Nos iremos contando en nuestros respectivos blogs, espero. El mío es http://teclas-de-celesta.blogspot.com.es/

Un beso!

Anónimo dijo...

Hola, en estos momentos compartimos la lucha por llegar bien hasta el final, porque no es nada agradable tener sintomas de embarazada, y siempre uno se pregunta como seria de genial estar embarazada y sin ningun malestar para poder se realmente felizz, me dan ganas de llorar por sentirme tan mal.

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...