martes, 5 de junio de 2012

Miedo

Dos meses y pico... parecen años.
Los días se me hacen eternos entre náuseas y vómitos de jornada completa. No paro...  Y sin embargo estoy mejor que con los demás embarazos. Espera, (dulce) espera.

Dos meses y pico y es como una frontera. Estaba tan tranquila... de muy mal cuerpo, pero confiada, sin ningún miedo a nada. Y ayer, de repente, al entrar en la ducha y sacarme el pijama: Sangre. 

Primer sentimiento: Terror. Dios mío no. Por favor otra vez no. Llanto. Sollozos incontrolables. En un segundo han pasado por mi cabeza cientos de imágenes y sensaciones. Cientos de momentos de mi vida; pero especialmente, los dos últimos dos meses... han pasado por mi mente como un rayo.  Ha sido como cuando aquella gente que ha estado a punto de morir cuenta: He visto pasar la vida delante de mí. Juro que he sentido eso mismo, pero con  todas las sensaciones y momentos de mis embarazos. Sobre este embarazo. 

Miedo. Miedo no, pánico. Hago una llamada y hablo con mi madre que viene a casa corriendo. Trae a mi padre. Siempre están ahí. Yo no he dejado de llorar. Pero en cuanto entran por la puerta, me calmo. Sé exactamente lo que tengo que hacer. NADA. 

Segundo sentimiento: tranquilidad.

Nada puedo hacer. Si sigue el sangrado... no hay nada que pueda detenerlo. Si no es nada y es una sangre vieja que quedó por ahí, se irá sola. Esperar. No iré a ninguna parte.  Hago otra llamada a una amiga muy querida y me consuela. Me dice exactamente lo mismo: espera, no hay urgencia. 

Espero. Hoy parece todo normal. No hay dolor. La sangre mengua y se convierte en mancha. Lo que tenga que ser, será. 
Una noche antes tuve un sueño que me llenó de angustia. Me nacía una niña y me la quitaban. "Si tu no la quieres, ¿para qué quedártela? nos la llevamos"... pero yo sí la quería. No la esperaba, pero la quería. La quiero. Te quiero bebé.

Junio comienza así. Y me hace revivir viejos temores, tal vez para que no olvide lo frágil que es la vida. Para vivir cada día intensamente y no dejarla escapar.





8 comentarios:

Rocío dijo...

Ainssss cuanto lo siento!!! Espero que quede en un susto sin importancia y todo vaya tomando otro color. Animo, lo has hecho estupendamente. Besitos.

Eloísa dijo...

Un fuerte abrazo. Deseo con todo mi corazón que solo sea un pequeño susto. <3

yo misma dijo...

Ojalá que todo se quede en el susto.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Querida: ayer estábamos todos arriba y Pauli no quería bajar solo a buscar su pijama, decía que abajo estaba drácula... le dije que yo iba a estar esperándolo, que iba a escuchar atentamente por si necesitaba algo, así que solo tenía que gritar y yo bajaría corriendo, pero sobre todo, que lo hiciera, que bajara, porque así sería más fuerte al subir. Me preguntó si eso iba a ser por haberle ganado a Drácula, que estaba abajo esperándolo. Le contesté que no, que no era por eso, que Drácula no exitía y tampoco podía estar abajo, sino que al subir sería más fuerte porque habría vencido a su miedo.Tú ya estás abajo, Clau, ya solo te queda subir habiendo vencido a tu miedo. Esperar y confiar, en ti, en él, en que se recibe lo que se merece y lo que se desea, e ir subiendo mentalmente la escalera. Un beso, amiga, de los que dan calorcito.

GLORIA dijo...

Hola Clau,

Muchos besos y abrazos y mucha luz....
te recomiendo este ejercicio, es muy liberador
http://ascension101.com/es/ascension-tools/33-ascension-tools/105-fear-processing-exercise.html

@Mousikh dijo...

Vive intensamente cada día y, como dices, lo que tenga que ser será...aunque mi vocecilla interior me susurra que todo irá bien. Mucha fuerza!

Anónimo dijo...

Hola guapa,
hacía mucho tiempo que no me pasaba por tu blog y hoy me he acordado de tí y me encuentro con que muchas cosas han sucedido. Alegrías y otros sentimientos menos felices...
No estás sola, tienes mucho amor a tu alrededor y esa es la energía que todo lo puede. Por eso te envío un montón de pilas recargadas de amor.

Un beso,

Suit

Clau707 dijo...

Gracias a todos por vuestro apoyo.
Ha cesado. Parece ser que no ha sido nada... No me he hecho una eco todavía y no me la haré hasta dentro de diez días, pero intuyo que todo va bien y que solo ha sido un susto.

Besos enormes
Claudia

Un parto triste. Uno más.

Copio y pego, con permiso de la madre, este testimonio.  No he cambiado ni he editado ni una coma para que llegue tal cual es.  Me gust...