martes, 31 de marzo de 2009

Un nuevo bebé

Es niño!!
Todavía no debe tener más de 25 centímetros, ni más de 300 gramos de peso. Pero está ahí; es una personita.
Un nuevo bebé que nos va a llenar de ilusión, que nos tendrá absortos mirando sus pequeños pies y sus minúsculas manos. Un nuevo bebé para acunar y darle besitos...
Pero esta vez, no soy yo quien será mamá. Esta vez voy a ser tía. TÍA!!
Es mi hermano, -a quien yo he llamado desde siempre Enano con todo mi amor, aunque ahora mida más de 1,80- quien será papá la primera semana de agosto.

Qué increíble. Si hasta hace poco era un crío. No logro imaginármelo de papá sin recordar nuestra infancia y sus juegos de niño. Tenía una imaginación insuperable y jugaba a detectives vestido con una chaqueta beis que ya ni recuerdo de quién era. Se hacía con tapitas, cajas -y lo que encontrase-, unos fabulosos "equipos" para sus muñecos. Sus juguetes favoritos eran el "flash" y las piedras convertibles. Aunque también tenía una pistola vieja, de madera, que una vez olvidó un primo en casa. Jugábamos como locos a la momia (él siempre era la momia y nos perseguía a todos), a las oficinas y al fútbol con los vecinos. Soy la mayor de tres y siempre jugué con ventaja.... lo reconozco. Tal vez ya ni se acuerde... para mí es como si fuese ayer.

Era pequeño y menudo y por eso le llamé Enano toda la vida; ahora es un hombrón y pronto será Papá. Todavía no me lo creo.

Ayyyy me emociona tanto. El otro día, en casa de mis padres, me invitó a que escuchara los latidos del corazón del pequeño y no fui capaz. Me dio un poco de vergüenza que me vean con los ojos húmedos de alegría y de ilusión.

A mi cuñada le ha sentado de maravilla el embarazo. Está radiante y guapa (aunque ella de por sí, lo es). Poco a poco se va notando su tripilla, llena de vida. Hace una semana me llamaron entusiasmados porque el bebé se movía mucho y mi hermano le había sentido por primera vez. Sólo quien ha tenido esa experiencia puede entender cuánto amor pueden transmitir dos pataditas.
Le esperamos todos. ¡Le queremos ya tanto!

Queridos Ale y Jorge: gracias por este regalito. Se siente diferente estar de este lado del escenario. Voy a aplaudiros mucho y a reservar unos cuantos miles de besos para cuando llegue el momento.

Clau.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ves! este sí me ha gustado mucho!
Pequita

Clau707 dijo...

ayyy hermana :-) mi más fiel seguidora y mi más fiera crítitica.

Anónimo dijo...

felicidades!!!!!

maite

Efecto mariposa

No sé si con el paso de los años me estoy volviendo ñoña... pero cada vez valoro más la rutina, la normalidad, el que nuestras vidas sean ...